Parker-Gasol, desafío antológico

El duelo entre las dos figuras centra el partido entre Francia y España, que otorgará el pase a la final del Eurobasket y el billete directo a los Juegos Olímpicos de Río

Tony Parker, ante el marcaje del lituano Strelkieks.
Tony Parker, ante el marcaje del lituano Strelkieks.S. N. (EFE)

Francia y España, Tony Parker y Pau Gasol. Un mano a mano crucial, por un puesto en la final y un billete directo para los Juegos de Río. Los campeones de la NBA, de Europa, los líderes de dos selecciones que marcan la pauta en los tres últimos lustros, perpetúan este jueves (21.00, Cuatro) una rivalidad que da para una antología. Se inició en 2001, en Turquía, y pervive aventada por el sueño olímpico que estimula sus dilatadas carreras, las de dos viejos compañeros de fatigas, el base francés de 33 años y el pívot español, de 35.

Más información
Francia y España, la revancha interminable
Claver, héroe de rebote
Parker vuelve a la carga
Pau Gasol: “¡Ahora a ganar a Francia aquí!”

Francia juega en casa y ha elegido como escenario el estadio de fútbol del Lille, el Pierre Mauroy, en el que ha habilitado una grada para más de 27.000 espectadores. Ansía nadar a favor de corriente para revalidar el título de hace dos años y el nivel de excelencia con su medalla de bronce en el Mundial del año pasado. La selección de Tony Parker se conjura para evitar que le devuelva la moneda su eterno rival, propulsado más que nunca por Pau Gasol. La escuadra española, a su vez, se enfrenta al equipo que la ha superado en las dos últimas citas, el Eurobasket y el Mundial. “Debemos confirmar nuestros buenos resultados. España dominó durante cinco o seis años. Nos toca hacer algo parecido. Ninguna generación del baloncesto francés había conseguido lo que estamos consiguiendo nosotros”, afirma Parker, orgulloso y distendido.

Francia fue repetidamente una de las víctimas de la generación de oro española. Las semifinales del Eurobasket de 2013 en Liubliana lo cambiaron todo. Batum, otro de los líderes del equipo francés, lo rememoró en el exclusivo hotel de concentración de la selección francesa en Lille, un antiguo hospicio gantés. “Durante el medio tiempo de aquel partido estábamos absolutamente fuera del torneo”, explicó. “Habló Tony en el vestuario y salimos tan fuertes que pudimos darle la vuelta”. España, que en aquel Eurobasket no pudo contar con Pau Gasol, perdió un duelo que dominaba por 34-20 en el descanso.

Marc Gasol y Parker, en el Eurobasket 2013.
Marc Gasol y Parker, en el Eurobasket 2013.AP

Parker también recuerda las derrotas más dolorosas ante España: la final en el Eurobasket de 2011 en Kaunas, los cuartos de final en el de 2009 en Katowice y en cuartos de los Juegos de 2012 en Londres. “Por eso nuestra victoria en 2013, cuando al fin les batimos y dimos el nivel que todo el mundo esperaba, supuso una gran victoria para el baloncesto francés y para nuestra confianza”. Un año después, y a pesar de la ausencia de Parker, Francia confirmó sus progresos al eliminar a España en los cuartos de final del Mundial, en Madrid.

“Nos encontramos sistemáticamente con España durante los siete últimos años y en partidos decisivos. Durante mucho tiempo se habló de que era nuestra bestia negra, del impacto psicológico de las derrotas”, explica el seleccionador francés, Vincent Collet. “Ahora necesitamos superarnos, jugar nuestro mejor partido ante un rival que ha demostrado su capacidad para imponer el ritmo de juego que más le conviene. Saben conectar muy bien con Pau Gasol. Es el mejor jugador del Eurobasket. Con sus prestaciones ha salvado a su equipo. No se le puede parar totalmente. Podemos pensar en cómo limitarlo, pero nunca en pararlo. Intentaremos imponer el combate físico”.

Superioridad física

Sergio Scariolo le da la razón a su colega: “La superioridad física y atlética de nuestro rival es evidente. Desde el primer día Francia parece el monstruo de la competición, y lo ha refrendado”. El seleccionador español apela a la minuciosa preparación de los partidos y puso como ejemplo la buena defensa sobre Spanoulis y aprovechamiento del rebote ofensivo en el duelo ante Grecia.

“El equipo ha crecido mentalmente. La química y el conocimiento de los roles han ido mejorando, aunque la situación de Rudy es una incógnita”. El aleroestá muy limitado por sus problemas en la espalda. Claver, con una convincente actuación ante Grecia, tomó el testigo. “Víctor posee cualidades defensivas que no tiene nadie en España para defender a treses físicos o cuatros muy perimetrales. Víctor cumple, el problema son las expectativas, cuando son incorrectas. Me alegro de que haya tenido su momento de reconocimiento público”.

Francia apela a su público, a sus líderes, Parker, Batum, Diaw; a Gobert, el pívot que se consagró en aquel partido del Mundial emparejado con Pau; a De Colo, que atraviesa un momento de forma espléndido; y a una sucesión de jugadores de primera fila como Fournier, Gelabale, Pietrus… Su plantel es extraordinario. Lo ha ratificado ganando todos sus partidos. España, en su novena semifinal consecutiva en un Eurobasket y con el billete directo para los Juegos en juego, se mide al rival que le discute la primacía.

Sobre la firma

Robert Álvarez

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS