La Liga y ‘El Larguero’ organizan en Miami su mundialito de fútbol sub-12

El torneo será televisado en España por la Sexta y en Estados Unidos por beIN Sports

Raúl con los niños del Barcelona en Miami.
Raúl con los niños del Barcelona en Miami.J. Álvarez (EFE)

Cola tras cola en la zona de llegadas del aeropuerto de Miami, control tras control, lentos y mecanizados, inmigración, equipajes, aduana, el viajero no puede evitar pensar por qué tienen tanto miedo a los que llegan, cuando el enemigo lo tienen dentro, por qué alguien va a ser tan lerdo de introducir armas en un lugar en el que es más fácil comprar una pistola que un antibiótico.

Y más cuando llegan a una ciudad en la que más del 60% de sus habitantes son inmigrantes. Como le dice la latina chula del Ferrari a los anglosajones blancos e indignados del Bloody Miami de Tom Wolfe que le gritan que está en América y que hable inglés: “Esto es Miami, no es América”.

Y más cuando la mayoría de los que llegan en el vuelo fletado por La Liga española son un par de centenares de chavalines, niños uniformados hasta el más mínimo detalle con el chándal del Madrid, del Barça, del Borussia, del Sevilla, Villarreal, Atlético, Valencia, Juventus, Celta o Estudiantes de la Plata, y así hasta 17 equipos que van a jugar un torneo de fútbol sub-12 en Navidad.

Llegan a Miami, la capital de la industria del fútbol en Estados Unidos, o soccer, como dicen allí. Llegan a la ciudad donde se ubican las sedes de las principales empresas de marketing futbolístico, donde tiene sus oficinas centrales la Concacaf, la confederación de 41 países de América del Norte, Central y Caribe, donde a los ejecutivos se les llama ya co-conspirators con nombre o con número según los avances de la fiscalía general de Estados Unidos en la investigación sobre la corrupción en la FIFA. Muchos de los co-conspirators que cita el escrito de acusación de la justicia estadounidense estaban vinculados a la Concacaf y a Miami, como Chuck Blazer, exsecretario general de la asociación, cuya confesión desató todo, o como directivos de empresas de venta de derechos televisivos.

Pequeños Merckx

Contaban de Eddy Merckx, el ciclista, que de niño y cuando empezó era más profesional que los profesionales en su forma de mirar y practicar el ciclismo, en su forma de cuidarse y cuidar su bicicleta y su material, y que esto era porque él solo pensaba en ser ciclista, ni ambicionaba la gloria ni el dinero, su vida era una bicicleta que le exigía devoción absoluta. Los chavales que son futbolistas, los menores de 12 años que jugarán en Miami entre el 26 y el 29 el torneo llamado LaLiga Promises, organizado por El Larguero y la Liga de Fútbol Profesional, son a su manera pequeños Merckx para quienes la vida es un balón y puede que sueñen con gloria y millones, pero solo piden poder jugar al fútbol. Son, bajo esta luz, la inocencia, la pasión original sobre la que los ejecutivos construyen la industria del fútbol.

Si alguien se pasa cualquier tarde, de lunes a jueves, a eso de las cinco por las puertas de La Masia, el centro de formación de la cantera del Barça, verá llegar una flota de taxis de toda Cataluña. Transportan a los niños que terminada la escuela se entrenan dos horas al día cuatro días a la semana. Pequeños profesionales.

Toda superficie, incluso la mirada angelicalmente pilla de los minifutbolistas, es como una alfombra debajo de la que se acumula el polvo y la suciedad. “Estos niños son inocentes a su manera, pero también son tremendamente competitivos”, cuenta uno de los responsables de la cantera que acompaña a un equipo. “Y la competencia no son los propios equipos rivales, sino sus propios compañeros, porque se trata de destacar siempre para pasar las cribas hasta lo más alto”.

El modelo son Iniesta, Fernando Torres, Cesc o Piqué, cracs que se revelaron en el torneo que se inventó en su Brunete José Ramón de la Morena y que ya llega a su XX edición, ahora asociado con la Liga, que con su aventura exterior, apoyada por el Gobierno y el Consejo Superior de Deportes, en palabras de Javier Tebas, presidente de la LFP, “pretende aprovechar internacionalmente la capacidad de convocatoria, valores y éxitos del fútbol español”.

El torneo será televisado en España por la Sexta y en Estados Unidos por beIN Sports, la misma cadena que transmite la Liga en inglés y en español todas las semanas. Y también en la sede de Miami de la cadena televisiva catarí se presentará el lunes a Raúl, el exjugador del Madrid, como embajador de la Liga en el país.

Sobre la firma

Carlos Arribas

Periodista de EL PAÍS desde 1990. Cubre regularmente los Juegos Olímpicos, las principales competiciones de ciclismo y atletismo y las noticias de dopaje.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS