Morales da vida al Levante

El extremo madrileño, abre el marcador e interviene en los otros dos goles granotas que derrotan a un Getafe de respuesta tardía y sin pegada

Rossi celebra el segundo gol del Levante.
Rossi celebra el segundo gol del Levante.MANUEL BRUQUE (EFE)

El Levante no se rinde, sigue vivo gracias al veloz Morales, inagotable en el esfuerzo, su jugador más determinante. A sus 28 años, el extremo madrileño está en plenitud de forma en la temporada más difícil del Levante en el último lustro, víctima de errores propios tanto como de un calendario exigente en el inicio de las dos vueltas del campeonato. Morales marcó un gol a la carrera, fue objeto de un penalti que Rossi transformó y asistió finalmente a Verdú para dar una victoria clara y vital al conjunto de Rubi, mejorado con los fichajes invernales, ante un Getafe de respuesta tardía y sin gol. El descenso se aprieta.

Giuseppe Rossi inició el partido con un eslalon que concluyó en el borde del área del Getafe derribado por Yoda. El lanzamiento de falta de Verza fue la primera oportunidad del Levante al primer minuto de juego. Nada comparable con la ocasión posterior de Deyverson tras un cabezazo a bocajarro del brasileño que Guaita afortunadamente se encontró. No cabía especulación alguna en el Levante al que Rubi dotó de un once ofensivo, con tres futbolistas de buen pie, Verdú, Rossi y Morales, secundando a Deyverson.

La clara intención del Levante tuvo pronto su recompensa. Al tercer aviso, a los diez minutos, Morales trazó una larga diagonal de izquierda hacia el centro del área azulona, con la permisibilidad de la defensa del Getafe, para batir a Guaita de disparo cruzado con el recurso de la puntera. El sexto gol de Morales, de largo el mejor jugador del Levante en lo que va de temporada.

Aturdido en el primer cuarto de hora por el ímpetu local, el Getafe pudo poco después empatar en una acción afortunada, tras un rebote que favoreció a Álvaro Vázquez que se topó con Mariño, perfecto en el achique el portero gallego. La mejora del Getafe fue fútil, con escasa chispa. Mejor dispuesto, el Levante siguió metiendo en problemas a la zaga de Fran Escribá que desde la banda mostraba su desconcierto por la poca aplicación de su equipo, superado en intensidad por el conjunto de Rubi, eficiente a su vez defendiendo a Mariño.

La mejor actitud granota quedó reflejada al filo del descanso, tras un balón largo hacia Morales que el madrileño convirtió en penalti, derribado por Vergini, que en su intento de remediar su error en el control se llevó por delante al extremo granota. La pena máxima la ejecutó con tranquilidad Rossi, que asumió con naturalidad de un líder la responsabilidad. El primer acto concluyó con bronca camino del vestuario, reclamando Deyverson un empujón más que aparente de Damián Suárez en el área azulona, recriminado por Guaita. Ambos recibieron la amonestación del árbitro.

La prudencia aconsejó a Rubi a dejar en el vestuario a Deyverson, un peligro el carácter del brasileño. Aprovechó el técnico catalán para reforzar el centro del campo con la entrada de Camarasa. La ventaja en el marcador requería de organización y paciencia. El Getafe tampoco se lanzó con alegría al ataque, más contenido de lo esperado. Con todo, tuvo sus opciones el conjunto de Escribá. Un remate de cabeza de Álvaro halló respuesta en una buena mano de Mariño. No era la noche del delantero badalonés, que vio como el palo evitaba que el Getafe se metiera en el partido mediado el segundo periodo. Verdú, asistido por Morales, refrendó una victoria que da esperanza al Levante.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS