El Madrid vive pendiente y dependiente de Cristiano

El jugador, que busca nuevos modos de curar su lesión en el bíceps femoral, ha participado en 21 de los 26 goles del equipo en Champions

Cristiano en el banquillo, en el campo del Manchester City.
Cristiano en el banquillo, en el campo del Manchester City.Jon Super (AP)

El Madrid puso su ataque al servicio de Gareth Bale en Manchester y el partido acabó empatado a cero. La ida de la semifinal de la Champions ante el Manchester City, disputada este martes con un Benzema renqueante y sin Cristiano, de baja por lesión, expuso al Madrid a una situación recurrente. En los grandes partidos al equipo le cuesta generar situaciones que no se originen a balón parado, con centros laterales, o previo error grave del adversario. Esta limitación expone algunas de las carencias del equipo y acentúa la dependencia que tiene de Cristiano Ronaldo, convertido en un definidor único por su capacidad para producir goles sin necesidad de gran elaboración previa. El portugués ha participado con el último toque (16) y con asistencias (5) en 21 de los 26 goles que ha metido el Madrid esta temporada en Europa.

Manuel Pellegrini, técnico del City, dijo la semana pasada que Cristiano elevaba el nivel del Madrid porque era, con amplia diferencia, su futbolista más importante. En esta línea, Pellegrini se jactó después del partido de que su equipo había impedido al Madrid generar ocasiones “en jugada” elaborada. “Solo tuvieron una buena ocasión en un córner”.

El último gol del Madrid en jugada elaborada se lo metió James a la Roma a pase de Cristiano en el minuto 70 de la vuelta de los octavos, en el Bernabéu. Desde entonces ni James ha vuelto a jugar más de cinco minutos en el torneo, ni el equipo ha vuelto a marcar de jugada elaborada. El Madrid suma 290 minutos en Champions sin hacer un gol precedido de una combinación de dos pases. Ni al contragolpe.

En este periodo de tres partidos Cristiano ha participado en los tres goles que ha metido el Madrid, todos contra el Wolfsburgo en la vuelta de los cuartos. Todos sin apenas gestación. El primero, tras un pase de Arnold interceptado por Carvajal en la frontal del área alemana; el segundo a la salida de un córner; y el tercero de libre directo.

El peso de Cristiano en esta Champions es tal que ha sido partícipe imprescindible en seis de los siete goles del Madrid en la fase de eliminación directa. No hay un caso similar en Europa, con la excepción de Messi.

Ramos, Pepe y Casemiro

Cristiano exhibe un promedio de ocho remates por partido esta temporada de Champions. Frente al City, el Madrid no pudo compensar su ausencia. El total de disparos del equipo visitante en el Etihad fue de 13. De esos tiros el portero Joe Hart solo debió parar tres: uno de Pepe, otro de Casemiro y otro de Ramos. Los tres hombres más defensivos del Madrid, incorporados al ataque a la salida de jugadas a balón parado. Bale, el goleador nominal, disparó cinco veces, pero nunca entre los tres palos.

El 0-0 en Manchester alumbra el optimismo o el pesimismo, según los bandos. La evidencia, más allá de la indiscutible condición de favorito del Madrid, es que su ventaja sobre el City se reduce considerablemente si no juega Cristiano. Lesionado desde hace una semana en el bíceps femoral del muslo derecho, músculo capital para los velocistas como él, su salud inquieta al entrenador, Zinedine Zidane, que se encogió de hombros cuando le preguntaron por la participación del delantero en la vuelta del miércoles. “¡No puedo hacer nada!”, dijo.

Más capacidad de maniobra tienen los médicos, pero no demasiada, al parecer. Cristiano acudió ayer a la cínica Ruber para consultar a otros traumatólogos distintos de los que operan en la órbita del doctor Jesús Olmo, jefe de los servicios médicos del Madrid. El portugués pretende hacerse pruebas que determinen otro diagnóstico y otros tratamientos, a la vista de que los ofrecidos no dan los resultados esperados.

Zidane anunció el lunes pasado que Cristiano estaba “al cien por cien” para jugar contra el City en Manchester. A la hora siguiente, durante el entrenamiento, el jugador descubrió que no se encontraba en condiciones, según el entrenador. Como ocurrió con la rotura de Bale en enero, en el seno de la expedición madridista intentan escurrir la responsabilidad. Los médicos señalan a los preparadores físicos y a los entrenadores. Los entrenadores apuntan a los médicos.

Zidane no encuentra alternativas

Sin Cristiano, el ataque del Real Madrid queda en los pies de Bale, Benzema y Jesé, y ninguno de los tres delanteros ha estado especialmente lúcido de cara a gol en la Champions. Los datos son elocuentes: solo cinco goles entre los tres. Especialmente llamativa es la sequía de Bale en la competición continental, donde todavía no ha marcado. Los números europeos del galés, que ha estado bastante tiempo lesionado y solo ha disputado seis partidos, contrastan con sus excelentes datos en la Liga (18 goles, con 10 partidos marcando dos o más tantos). Los 434 minutos de Bale en la Champions han producido dos asistencias.

Benzema, que solo jugó la primera parte ante el City, también está especialmente entonado ante el marco contrario en el torneo doméstico (23 goles), pero en Europa solo suma cuatro, y tres de ellos cosechados en el intrascendente partido ante el débil Malmoe (8-0). Ni siquiera las asistencias salvan el expediente del francés: no ha dado ni un pase de gol en los 526 minutos disputados. Jesé salió tras el descanso por el renqueante Benzema y rozó el gol con un cabezazo al larguero. El canario ha jugado 283 minutos en Champions y solo vio puerta en el partido de ida de octavos en Roma. Fue un tanto importante. Ahora su aportación se prevé esencial si Cristiano y Benzema siguen tocados.

Sobre la firma

Diego Torres

Es licenciado en Derecho, máster en Periodismo por la UAM, especializado en información de Deportes desde que comenzó a trabajar para El País en el verano de 1997. Ha cubierto cinco Juegos Olímpicos, cinco Mundiales de Fútbol y seis Eurocopas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS