El Barça arranca fuerte ante el Fuenlabrada

Satoransky, Tomic y Perperoglou marcan la diferencia con un récord de asistencias y de diferencia

Satoransky y Tabu.
Satoransky y Tabu.ALEJANDRO GARCÍA (EFE)

Uno, dos, tres, cuatro. Para empezar el partido, los playoffs, cuatro triples. La declaración de intenciones del Barcelona fue tan rotunda que el Fuenlabrada quedó casi noqueado cuando no había roto a sudar. Poco tiempo más transcurrió cuando Jota Cuspinera empezó a poner aspas rojas en su pizarra. El entrenador del equipo madrileño se las veía y se las deseaba para resolver la ecuación. Si cargaba el esfuerzo defensivo sobre Tomic, Perperoglou, Doellman o Satoransky les cosían a triples. Si cerraba sobre Satoransky, movía el balón Navarro. Su equipo se enredó, perdió cuatro balones en un abrir y cerrar de ojos y recibió los triples con una rapidez inusitada.

BARCELONA, 99; FUENLABRADA, 65 (1-0)

Barcelona Lassa: Satoransky (7), Navarro (7), Perperoglou (13), Doellman (10), Tomic (15) –equipo inicial-; Abrines (9), Vezenkov (6), Eriksson (7), Samuels (10), Oleson (5) y Arroyo (10).

Montakit Fuenlabrada: Tabu (8), Popovic (9), Paunic (5), Wear (8), Sobin (6) –equipo inicial-; Urtasun (1), Úriz (2), Llorca (12), Smits (7), Demetrio (2), González (0) y Scott (5).

Parciales: 31-15, 23-17, 20-17 y 25-16.

Árbitros: Cortés, Castillo y Rial. Señalaron una falta técnica al Fuenlabrada.

Palau Blaugrana. 4.052 espectadores. Primera jornada de los cuartos de final de la Liga Endesa, al mejor de tres partidos. El segundo se juega el domingo, en Fuenlabrada.

El Barcelona no se dejó ir. Escamado por sus recientes episodios de irregularidad, mantuvo la intensidad y la concentración. Las diferencias crecieron hasta los 12, hasta los 24, hasta los 34 puntos finales: 99-65. Esos 34 puntos suponen una plusmarca, una diferencia que ningún equipo había obtenido en unos playoffs en los últimos 15 años. El Barcelona también obtuvo un récord también con 29 asistencias, superando la anterior marca, también en su poder, desde 2010 ante el Gran Canaria.

El primer partido de los cuartos de final de la Liga Endesa quedó visto para sentencia muy pronto. No hubo rastro en el Palau de la mejor versión del escolta serbio Paunic, del pívot croata Sobin, del ala-pívot estadounidense Scott, de casi ninguno de los jugadores que han llevado al Fuenlabrada a un hito histórico al clasificarlo para los playoffs, aunque fuera en la última jornada y gracias a la derrota del Bilbao con un triple de Sastre desde 20 metros sobre la bocina.

La defensa impulsó al Barcelona. El Fuenlabrada no encontró manera de romperla y no pasó de un tope de 17 puntos en cada cuarto. El partido fue un bálsamo para los azulgrana. Se regocijó Xavi Pascual por la versión que brindó Tomic, parecida a la de sus primeros partidos del curso. Tras un largo bajón en su rendimiento, el pívot croata vuelve a transmitir grandes sensaciones y números: 15 puntos, nueve rebotes, dos asistencias, tres balones recuperados, una hoja de servicios casi impecable en 19 minutos.

Satoransky movió bien a su equipo y no pasó excesivos apuros frente a Tabu. El inicio de Perperoglou fue fulgurante, implacable en los triples. Arroyo se reivindicó después de una época sin continuidad en el juego ni buenas vibraciones en el engranaje de Pascual. A los aleros azulgrana les costó algo más ponerse a tono. Navarro, en un papel más secundario, repartió cinco asistencias y obtuvo dos canastas preciosas. Oleson no estuvo fino en los triples y Samuels falló en los tiros libres. Pero el Barcelona jugó sobrado. Y Eriksson se reivindicó como cañonero en apenas cinco minutos. El segundo asalto, el domingo en Fuenlabrada. Y hoy, empiezan los otros cuartos de final: el Madrid recibe al Murcia, el Laboral Kutxa al Gran Canaria y el Valencia, al Unicaja.

Sobre la firma

Robert Álvarez

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS