Un Barça ofuscado salva los muebles en Fuenlabrada

Los azulgrana reaccionan al final tras la expulsión de Bartzokas y la eliminación de Dorsey

Bartzokas, en Fuenlabrada, poco antes de ser expulsado.
Bartzokas, en Fuenlabrada, poco antes de ser expulsado.Paco Campos (EFE)

El Barcelona se superó en las condiciones más adversas. Acabó ganando en Fuenlabrada por 75-78 en un partido que se le había puesto muy cuesta arriba. El momento decisivo, el punto de inflexión, se produjo cuando el cuadro azulgrana estaba perdiendo por 66-62 y acababa de ser expulsado por una doble falta técnica su técnico griego Georgios Bartzokas.

FUENLABRADA, 75; BARCELONA, 78

Montakit Fuenlabrada: Popovic (13), Hakanson (8), Paunic (18), O'Leary (3), Diagné (14) –equipo inicial-; Cuéllar (0), Llorca (4), Cruz (8), Smits (5), González (2) y Rey (0).

Barcelona Lassa: Rice (10), Oleson (11), Perpergolou (17), Claver (0), Tomic (12) –equipo inicial-; Dorsey (4), Vezenkov (13), Peno (0), Eriksson (5) y Koponen (6).

Parciales: 20-18, 19-27, 18-12 y 18-21.

Árbitros: Pizarro, Castillo y Fernández. Expulsaron del banquillo a Bartzokas por dos técnicas (m. 33). Eliminado Dorsey por cinco faltas personales (m. 33).

Pabellón Fernando Martín de Fuenlabrada.

Quedaban poco más de tres minutos. Y hacía ya un rato que había sido eliminado Dorsey por faltas técnicas. También Rice había sido castigado con otra falta técnica, la cuarta del total con la que los árbitros sancionaron al Barcelona. Fue entonces cuando salió a relucir el genio y el acierto de Perperoglou, con un triple, de Rice con un tiro de larga distancia, de Oleson con una entrada a canasta y de Vezenkov con un triple. El 0-11 de parcial situó el marcador en 66-71 a falta de menos de tres minutos y dejó vista para sentencia la victoria del Barcelona.

La paradójica desconexión del Fuenlabrada en el momento en que parecía tenerlo todo más de cara le costó la victoria. El equipo de Cuspinera también pagó cara su mala puntería desde la línea de tiros libres, desde la que falló hasta en siete ocasiones. Y le sucedió todo lo contrario que al Barcelona, en los momentos decisivos echó de menos la aportación de los hombres que le habían permitido llevar ventaja en el marcador durante muchos minutos, Diagné, Paunic y Popovic. La actuación de Diagné, el pívot camerunés cedido por el Barcelona al club donde se formó, fue espléndida, con 14 puntos y 7 rebotes. Recibió ocho faltas y se las tuvo tiesas con Dorsey.

Más información
Pau Ribas se rompe el tendón de Aquiles y será baja nueve meses
Rice le evita otro revés al Barça

 El Barcelona las pasó canutas. Le costó echar el lazo a Popovic y a Paunic. Pero el equipo azulgrana se corrigió tras el descanso y pegó un estirón en el marcador (41-49). Sin embargo, se perdió en las refriegas, y Dorsey reincidió en las pérdidas de concentración que ya le han costado varias faltas técnicas. Bartzokas tampoco encontró la mejor forma de encarar los acontecimientos y el arbitraje y acabó siendo expulsado.

Las salidas de tono de Dorsey y Bartzokas empiezan a ser una constante, un problema para el Barcelona. Como lo son su amplia lista de lesionados, la falta de ritmo de Koponen, que pidió el cambio asfixiado tras su larga convalecencia de su accidente de coche y las fases de desacierto de Claver en varios algunos partidos, como fue el caso en Fuenlabrada. Pero cuando pintaban bastos, cuando peor lo tenía en Fuenlabrada, al Barcelona le salvó la reacción de Vezenkov, Perperoglou y Oleson.

Sobre la firma

Robert Álvarez

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS