El dulce ‘sufrimiento’ de Zidane

El Madrid, con 13 puntos de los 15 posibles a domicilio, es líder pese a las bajas y a algún que otro sofoco

Zinedine Zidane revisa su libreta durante un entrenamiento.
Zinedine Zidane revisa su libreta durante un entrenamiento. Emilio Naranjo (EFE)

A Zinedine Zidane no se le ve casi nunca echarse las manos a la cabeza. Ni hacer gestos de reprobación. Ni siquiera cuando su equipo no responde como debe o los rivales le tratan de tú y le ponen en un aprieto. El técnico francés pasea de un lado a otro de la zona técnica sin dejar de aplaudir a los suyos. Antes de viajar a Vitoria, repitió el mensaje de siempre: concentración ante todo e independientemente del rival y de la competición porque, para ganar los partidos, dice, no vale solamente con llevar el escudo del Real Madrid.

El sábado en Mendizorroza los blancos saltaron al campo con más ganas de siesta que de correr detrás de la pelota y del rival. Y eso que estaba en juego mantener el liderato. La pasividad con la que Danilo perdió la pelota —en los tres cuartos de campo del Alavés— que generó el gol de Deyverson refleja la modorra con la que los blancos se tomaron el partido. El duelo se le hizo muy cuesta arriba porque el Alavés se dejó el alma en cada jugada, en cada balón dividido y en cada sprint. Supo reaccionar a tiempo el Madrid, que le dio la vuelta al marcador y se fue de Vitoria con cuatro goles. Nadie ganaba en ese campo desde enero. El Alavés, además, le quitó tres puntos al Barcelona y uno al Atlético. No pudo con el Madrid.

Más información
¿Benzema o Morata?
Bale renueva hasta 2022

Y, sin embargo, los blancos no dejan de dar la sensación de que para arrancar y despegar necesitan un pellizco. “No estamos jugando con fuego. Es su sensación, no la mía, pero el fútbol es sufrir, si no sufres no puedes ganar una Liga, y hoy hemos sabido sufrir contra un rival que te lo pone difícil y con un público que aprieta. Ha habido ratos complicados, pero hemos sabido mantener la cabeza fría. Me quedo con eso, con que sabemos sufrir”, explicó Zidane.

Ratos complicados pasa a menudo su Madrid. Los pasó contra el Alavés, en casa contra el Athletic, incluso contra el Legia Varsovia pese a la goleada y a tener el control del partido, contra el Eibar y el Villarreal, contra el Sporting de Portugal y contra el Celta.

Pero lleva 13 de 15 puntos posibles a domicilio (aunque con salidas todavía no demasiado complicadas) y es líder pese a los despistes defensivos y a un fútbol a ratos intermitente. Pese también a las lesiones. Tres de los pilares del equipo están fuera de combate (Sergio Ramos, Modric y Casemiro) desde hace varias semanas y Kroos no tiene descanso.

Carácter para aguantar

A Zinedine Zidane le gusta sufrir. Parece que ha interiorizado que así será toda la temporada. Y celebra que el equipo tenga carácter para hacerlo. Ganó el Madrid la Supercopa de Europa contra el Sevilla en el último suspiro (gol de Carvajal en el minuto 118 de la prórroga). Encadenó cuatro victorias seguidas en Liga y cuando parecía que iba camino de conseguir un importante colchón de puntos, encadenó tres empates seguidos. Barrió luego al Betis en su campo y remontó con goleada al Alavés.

Más de un rival le ha quitado el balón y ha conseguido llegar con facilidad al área de Keylor Navas. Puede que el Madrid no transmita una sensación de dominio constante. Pero de momento no le ha hecho falta para liderar la clasificación. Y el técnico, ya lo ha dicho más de una vez, firma ganar los partidos aunque sea por un gol de diferencia y aunque sea encajando uno a diario. Los suplentes cumplen y los revulsivos funcionan. El juego siempre se puede mejorar; el carácter se tiene o no se tiene.

Sobre la firma

Eleonora Giovio

Es redactora de deportes, especializada en polideportivo, temas sociales y de abusos. Ha cubierto, entre otras cosas, dos Juegos Olímpicos. Ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS; ha sido colaboradora de Onda Cero y TVE. Es licenciada en Ciencias Internacionales y Diplomáticas por la Universidad de Bolonia y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS