Una nueva España se examina con la Roja ante Macedonia

Con tantas bajas, el duelo clasificatorio de hoy y el del martes, amistoso, en Inglaterra servirán de ‘casting’ para muchos novatos

No es residual el sector de la hinchada que se toma con cierto desdén las fases de clasificación de España, con un puñado de envites de tercera. Para los más escépticos con estos carteles, las jornadas de selecciones tan solo son un engorro, un latoso paréntesis de las grandes emociones de la Liga doméstica y la Champions. Esta vez, la Roja afronta dos compromisos con gancho. Frente la telonera Macedonia (20.45, La 1), la 103ª en la clasificación de la FIFA, más allá de los puntos en juego para el Mundial de Rusia 2018, el mayor atractivo pasa por el nuevo castingde futbolistas a ojos de Julen Lopetegui, el seleccionador, y los aficionados. Sin clasificación por el medio pero el prestigio en juego, la pasarela de novatos se prolongará el próximo martes en Wembley ante Inglaterra. ¿Hay caladero español tras los jugadores clásicos que quedan de las exitosas cumbres? Son tiempos de reválidas, para el entrenador, que maneja un cesto cada día más parecido al que tuvo como seleccionador de canteras, y buena parte del vestuario.

Más información
FUTBOL 16/17
Iago Aspas añade a España otra especie de goleador
CONCENTRACIÓN SELECCIÓN ESPAÑOLA DE FÚTBOL
España examina su reserva de centrales

Hasta 422 partidos internacionales suman los seis jugadores de baja: Sergio Ramos, Piqué, Jordi Alba, Iniesta, Javi Martínez y Diego Costa. En una España tan curtida, en Granada y Londres solo un futbolista habrá pasado del centenar de citas con la Roja (Silva, 107). Junto a él, de los 25 convocados, solo Busquets (92), Mata (40) y Reina (33) superan la treintena de internacionalidades. Si Vicente del Bosque inició desde la cima una primera transición, la que le toca a Julen Lopetegui se acentúa en esta jornada por los infortunios.

Con tanta lesión, puede haber tres debutantes —Iago Aspas, Escudero y Ander Herrera—. Además, la línea defensiva tendrá que apañarse con el andamiaje de tres centrales que suman tan solo 19 partidos: Bartra (11), Nacho (5) e Íñigo Martínez (3). Una zaga que evoca a los aprendices de una selección sub 21 no muy lejana. España, más productiva con el vivero de volantes y delanteros, no tiene a muchos que la defiendan. Frente a Macedonia, todo apunta a que el seleccionador alineará una retaguardia con Carvajal y Monreal en los laterales, y Nacho y Bartra en el eje central.

Pese a lo mucho que significa el vacío de Iniesta, en la zona media es donde más recursos tiene España. El técnico quiere consolidar la pareja Busquets-Koke, espera el despegue definitivo de Thiago y Silva mantiene su pujanza. A rebufo, el experto Mata y su compañero de equipo y novicio Ander Herrera, ambos bajo la tutela de José Mourinho en el Manchester United. Juegue o no en el Real Madrid, Lopetegui tira de Isco, al que ya acunó en las categorías inferiores.

Morata, referente del ataque

Una de las cepas activadas por el entrenador guipuzcoano es la de los extremos. La España inclinada al embudo ha dado paso a un equipo que vuela más por las orillas. Un regreso a los extremos, estirpe en vías de extinción. No en España. Futbolistas como Vitolo, un titular fijo para Lopetegui, Lucas Vázquez, Nolito y Callejón propician que se exploren con más frecuencia las bandas. Si en la trinchera defensiva para estos dos partidos abundan los principiantes, lo mismo ocurre en el eje del ataque con Morata (15 encuentros con la Roja), Aduriz (9) y el recién llegado Aspas. Tres arietes con tantos méritos como diferencias: potente y versátil el madrileño, cañonero el donostiarra y sutil el gallego. Contra los macedonios, sin Diego Costa, de nuevo con un contratiempo, será Morata quien tome la delantera, al menos por lo ensayado estos días. Nunca es un asunto menor alistarse como titular con España. Pero, para Morata, con tanto ruido de fondo a su alrededor, puede tener más valor aún. Estos partidos también puntúan de vuelta a los clubes, al menos para los seguidores.

La selección prevé un partido que exija paciencia, salvo que alguien haga rápido de sacacorchos. Enfrente tendrá un adversario-tabique.

La selección prevé un partido que exija paciencia, salvo que alguien haga rápido de sacacorchos. Enfrente tendrá un adversario-tabique, dispuesto para la mayor resistencia defensiva posible. Solo Liechtenstein salva a Macedonia de ser colista del grupo. Aún no ha puntuado. Como local apuró más de lo previsto a Italia (2-3), pero en terreno rival no muestra el mismo hueso. Con Italia en el cogote, y en un periplo en el que solo se garantiza la plaza mundialista al primero de grupo, España no puede patinar.

De ello deben encargarse, en buena medida, los reclutas de Lopetegui. Es su hora, con tanto pretoriano ausente y un seleccionador decidido a llevar a cabo la renovación que sea necesaria. Pese al parón local que tanto fastidia a algunos, al menos esta vez hay algo más que tramitar un duelo de apariencia menor. Hay que observar si la Roja tiene refresco. No es poca cosa.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

José Sámano

Licenciado en Periodismo, se incorporó a EL PAÍS en 1990, diario en el que ha trabajado durante 25 años en la sección de Deportes, de la que fue Redactor Jefe entre 2006-2014 y 2018-2022. Ha cubierto seis Eurocopas, cuatro Mundiales y dos Juegos Olímpicos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS