Antonio Conte rescata a Diego Costa

El delantero hispano-brasileño disfruta de su mejor momento en el Chelsea después de valorar el pasado verano el regreso al Atlético

Antonio Conte y Diego Costa se saludan tras el triunfo del Chelsea frente al Stoke City el pasado día 31.
Antonio Conte y Diego Costa se saludan tras el triunfo del Chelsea frente al Stoke City el pasado día 31.Eddie Keogh (REUTERS)

“Todos quieren detenernos”, asume Antonio Conte, el entrenador del Chelsea, líder de la Premier League que si vence este miércoles en White Hart Lane, la casa del Tottenham, encadenará catorce victorias seguidas. A ese tope solo llegó el Arsenal cuando ganó trece partidos consecutivos en el final de la campaña 2001-02, venció luego el partido inaugural de la siguiente y empató en la siguiente jornada en Boleyn Ground, la ahora derribada cancha del West Ham. Mucho antes, y en la segunda categoría del fútbol inglés, solo Preston North End en 1951, Bristol City en 1905 y Manchester United un año antes habían sido capaces de sumar catorce victorias de una tacada. Si el Chelsea gana al Tottenham se pondrá ocho puntos sobre su más inmediato perseguidor, el Liverpool. Si además dentro de diez días hace lo propio en Leicester habrá escrito una página inédita en la historia del fútbol más añejo del mundo, donde nadie ganó quince partidos consecutivos. Y Conte recuerda ahora lo que ocurría hace apenas cinco meses: “Casi nadie creía en nosotros”.

Azpilicueta, “en el sitio correcto”

Costa ha marcado siete goles en los últimos nueve partidos, es el vertice de un equipo que suena como una orquesta, pero el candidato del líder de la Premier para ser jugador del mes de diciembre en la liga es César Azpilicueta, que compite contra Lallana, Delle Alli, Payet, Ibrahimovic y Pickford, portero del Sunderland. Acaba de renovar hasta 2020 y él sí que jamás tuvo dudas. “Me he sentido bienvenido desde que llegué, siempre en el sitio correcto y con confianza. Incluso cuando al poco de llegar no estaba jugando”.

El zaguero navarro, que ahora opera como central volcado a la derecha en una línea de tres, es junto a Courtois el único futbolista del Chelsea que ha disputado hasta ahora todos los minutos en lo que va de campeonato. Su equipo ha terminado 11 de las 19 jornadas disputadas con su puerta a cero.

Diego Costa dice que no tenía dudas, pero se planteó salir del equipo el pasado verano. Lo reconoció en fin de año tras marcar su decimocuarto gol en 18 partidos, a los que agrega cinco asistencias. “Tenía la posibilidad de irme al Atlético. Yo tengo la vida en Madrid y había razones familiares para hacerlo”, explicó tras su último partido contra el Stoke City. Venía de un mal año, de perder pie en la selección española y anotar apenas doce goles en la Premier. A estas alturas el año pasado el Chelsea tenía 29 puntos menos que ahora. Si empata este miércoles con el Tottenham habrá igualado su puntuación final (50) del pasado ejercicio pasado. “Han cambiado muchas cosas. También yo, que no era el futbolista que tenía que ser”, apunta Costa. Mudó también el entrenador. Guus Hiddink llevó al Chelsea a puerto tras la ruptura del club con Mourinho, Antonio Conte lo ha llevado a bogar de nuevo entre los grandes. Y el delantero hispano-brasileño se siente importante, algo esencial en un futbolista cuyo juego sale de las tripas. “Desde el primer minuto sentí que confiaban en mí”, asegura.

Si el Chelsea gana en casa del Tottenham habrá sumado catorce victorias consecutivas. Sólo el Arsenal lo logró anteriormente en la máxima categoría y a caballo entre dos temporadas

La conexión entre entrenador y jugador es perfecta. “No solo es el jefe sino una persona con la que podemos hablar y apoyarnos en momentos de dificultad”, estima Costa, que se ha modulado. En las cuatro primeras jornadas vio tres tarjetas amarillas y marcó cuatro goles, desde entonces solo ha sumado dos amonestaciones más, una a finales de septiembre y otra casi tres meses después. Y no ha dejado de ver puerta. “Tenía que cambiar”, reconoce. Conte ha sabido templar gaitas. El pasado mes de octubre durante un partido ya resuelto contra el Leicester, su delantero respondió con enojo ante unas indicaciones que le hacía el técnico desde la banda. Le pidió con luz y taquígrafos, a voz en grito y con gestos desaforados que si no estaba contento le sustituyese. Muchos recordaron como meses atrás había arrojado un peto a Mourinho después de calentar en la banda y que el portugués decidiese que debía salir al campo otro compañero. Con Conte la mecha se encendió en público y se apagó en privado: “Es importante sentirte próximo a un entrenador porque luego en el campo lo vas a dar todo por sus ideas”, resume ahora el futbolista cuando se le pregunta por su relación con el italiano.

“Está muy centrado”, resuelve Conte cuando habla de su mejor goleador. “En cuanto decidió quedarse y me dijo que iba a luchar por nuestro equipo dejé de estar preocupado”. Tras el último partido contra el Stoke el técnico saltó al campo a abrazar a su jugador y ambos se marcharon al vestuario entre bromas y sonrisas. Con una histórica plusmarca a tiro, con la opción de alzar su tercer título de liga en cuatro años tras ganar sendos campeonatos en su última campaña con el Atlético y en su primer año en Londres, redivivo en la selección española, no parece que cualquier canto de sirena del fútbol chino vaya a seducir precisamente ahora a Diego Costa. Se apunta sobre una millonaria oferta del Tianjin Quanjian, un club entrenado por Fabio Cannavaro que acaba de hacerse con los servicios del mediocentro belga Axel Witsel. Que una oferta del Este lograse sacar en media temporada de su equipo al máximo goleador de la Premier obligaría a plantearse muchas cuestiones sobre el futuro y la fortaleza de las ligas europeas, pero Diego Costa asegura que ya no se plantea hacer la maleta: “Estoy muy contento donde estoy”.

Diego Costa celebra su gol al Stoke City, el décimocuarto que logra en la presente Premier League.
Diego Costa celebra su gol al Stoke City, el décimocuarto que logra en la presente Premier League.Eddie Keogh (REUTERS)

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS