Diego Costa vuelve y consolida el liderato del Chelsea

El hispanobrasileño marca el 1-0 ante el Hull tras permanecer castigado fuera de la convocatoria en la última jornada, penúltimo capítulo de su tormentosa relación con Conte

Alonso, Moses y Azpilicueta celebran el gol con Diego Costa.
Alonso, Moses y Azpilicueta celebran el gol con Diego Costa.Richard Heathcote (Getty Images)

Fue la típica velada de fútbol inglés. Hubo tackles,choques de cráneos, conmociones cerebrales, inconsciencia y ovaciones del público local a los heridos visitantes cuando los retiraban en camilla. En medio de la recia confusión reapareció Diego Costa, aquel muchacho que dudaba de sus condiciones para jugar en el Valladolid pero que en la Premier, el campeonato nacional más publicitado del mundo, se maneja como un pachá. Restituido tras una jornada de castigo, el hispanobrasileño abrió el marcador con el gol que cimentó la 18ª victoria del Chelsea. Lo pagó el Hull, hundido en la tabla, víctima de un Chelsea que se afirma en el liderato con 55 puntos, ocho sobre el segundo (Arsenal), nueve sobre el tercero (Tottenham), diez sobre el cuarto (Liverpool), doce sobre el quinto (Manchester City) y catorce sobre el sexto (Manchester United).

No será la primera vez ni la última que la historia del fútbol registra el florecimiento de una hermosa obra allí donde se abona la pelea de un entrenador rigorista y un futbolista díscolo. Hay precedentes. El conflicto que protagonizan Antonio Conte, el entrenador del Chelsea, y Diego Costa, su goleador, es la reproducción del viejo contraste entre autoridades de un mismo vestuario. Muchas veces, estos duelos psicológicos se traducen en una tensión estimulante. A Costa le va la marcha. A Conte también.

Al parecer seducido por una oferta del Tianjin Quanjian, el club chino propiedad de la autoridad del puerto de Tianjin, el delantero hizo algo que a su jefe le molestó hace unos días. Según reveló Oscar dos Santos al diario The Sunday Times, el Chelsea le puso precio: 150 millones de euros por el máximo goleador de la Premier. Oscar tiene información por varias vías. Porque jugaba en el Chelsea, porque fue traspasado al Shanghai SIPG y porque lo representa el mismo agente que trabaja para Costa, el ubicuo Jorge Mendes, primer empresario intermediario entre el fútbol europeo y el chino. Nadie se extrañó que, con estos precedentes alimentando el fuego de un viejo conflicto entre hombres fuertes, Conte apartara a Costa de la convocatoria para jugar en Leicester.

La readmisión de Costa en Stamford Bridge este domingo reavivó los rumores. Hasta que en el minuto 51 Marcos Alonso cambió de orientación de izquierda a derecha para que Victor Moses, en la otra banda pusiera un balón raso en el punto de penalti. Allí fue Costa, recto y tranquilo, y metió el 1-0 a un toque. A modo de celebración exhibió su furia dirigiéndose a la grada. Hizo la mímica de la cháchara con las manos. Como diciendo: ¡Hablen, hablen, hablen ahora!

En China o en Inglaterra, él hablará con goles. Ya suma 15 en esta Premier.

Sobre la firma

Diego Torres

Es licenciado en Derecho, máster en Periodismo por la UAM, especializado en información de Deportes desde que comenzó a trabajar para El País en el verano de 1997. Ha cubierto cinco Juegos Olímpicos, cinco Mundiales de Fútbol y seis Eurocopas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS