Escándalo en Argentina: un audio muestra cómo el presidente de Boca amaña sanciones

Angelici pide al titular del Tribunal de disciplina una pena leve para dos jugadores expulsados. Otro llamado revela presiones a los árbitros

El presidente de Boca, Daniel Angelici, arriba a una reunión de dirigentes del fútbol argentino, el 6 de febrero de 2017.
El presidente de Boca, Daniel Angelici, arriba a una reunión de dirigentes del fútbol argentino, el 6 de febrero de 2017.Telam
Más información
El arranque de la liga argentina se retrasa en búsqueda de un acuerdo económico
El fútbol argentino se hunde en el caos tras la muerte del patriarca Grondona

El presidente de Boca Juniors, Daniel Angelici, amigo íntimo del presidente Mauricio Macri, que fue el máximo dirigente de ese club durante 12 años, es un hombre poderoso. Dos audios difundidos por el canal de deportes TyC en Argentina exhibieron con crudeza hasta donde pude influir en decisiones cruciales para su equipo con sólo levantar el teléfono. En enero de 2015, cuando Boca Juniors se jugaba un lugar en la Copa Libertadores ante su compatriota Vélez Sarsfield, llamó a Luis Segura, entonces presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), para que transmitiera al árbitro de ese partido crucial “que se equivoque lo menos posible”. En otra conversación consigue el compromiso del titular del Tribunal de Disciplina, Fernando Mitjans, de que dos jugadores expulsados no recibirán más de dos fechas de suspensión.

Angelici es un personaje controvertido en Argentina. Amigo personal de Macri, abogado muy conocido con contactos de alto nivel en el mundo de la justicia, una aliada del presidente, la diputada Elisa Carrió, lo acusa de querer someter a jueces y fiscales al poder del presidente argentino.

Angelici minimizó el impacto de los audios y negó que puedan dañar su relación con Macri. “Nos conocemos hace años, sabe la persona que soy y yo sé la persona que él es”, dijo en una rueda de prensa. Sin embargo, las dos conversaciones telefónicas no tardaron en generar un escándalo, en momentos en que los clubes negocian si inician o no el campeonato de este año por falta de fondos tras la decisión oficial de suspender los aportes públicos a la televisación.

En el primero, Angelici le pide a Segura por un arbitraje. "Fijate vos de hablar directamente con este pibe [Germán] Delfino [un ábitro] para que se equivoque lo menos posible. Decile que Boca se está jugando mucho" en el partido contra Vélez, dice Angelici. "Yo me ocupo. El partido con Vélez, no te preocupes, que el hincha número uno [de Boca], no tengas dudas, soy yo", le responde el dirigente. Boca ganó finalmente ese encuentro por 1-0 y siguió en carrera en la Libertadores, copa que ese año ganó River Plate después de que Boca fuera eliminado porque sus hinchas arrojaron gas pimienta a los jugadores rivales en el túnel de vestuarios.

En el segundo audio el diálogo se produce entre Angelici y Mitjans, a cargo de aplicar las sanciones a los jugadores. Boca había sufrido la expulsión de Leandro Marín y Cristian Erbes en un amistoso de verano contra Racing Club. Las cinco fechas de suspensión que ambos merecían los dejaban fuera del partido ante Vélez, un problema que Angelici quiso resolver en persona. “Necesito pedirte un favor. Que hablés con los muchachos del Tribunal que a los dos que echaron ayer no les den más de dos. Los necesito para jugar contra Vélez”, solicitó Angelici a Mitjans,  presidente del tribunal. “Yo pensaba tres y dos. Como para que cumplan en amistosos y jueguen en Vélez. Le tengo que dar un poco más a Marín que a Erbes. Pero si le doy tres partidos juegan... ¿Entendés?”, contestó Mitjans.

Pero para el presidente de Boca no fue suficiente: “No juegan ninguno de los dos con River. Pasa que no tenemos centrales, no tenemos laterales”. “Yo te entiendo, Daniel. Lo que pasa es que sacarlo de la cancha, mínimo son cinco partidos. Si le doy dos partidos estamos muy expuestos, Daniel". Finalmente todo llegó a buen puerto para Angelici y Mitjans se ofreció a escribir él mismo la declaración de defensa de los jugadores. "Yo les escribo la declaración. El fallo el jueves a la noche, cuando [el tema] se diluya. Como para que el periodismo no rompa las pelotas", le dijo el juez al presidente de Boca.

Angelici dijo que los audios se encontraban en un juzgado, como parte de una causa abierta contra dirigentes de Boca por presuntos vínculos con la barra brava del club. Por eso vio objetivos oscuros detrás de su difusión mediática. “El momento no es casual, es una percepción que tengo, cuando se definen cosas importantes, en momentos en que nos estamos juntado con las empresas para resolver los derechos de televisión”, denunció Angelici. “Cada una de esas escuchas tiene un contexto, el contexto era luego de varios arbitrajes donde sentíamos que habíamos sido perjudicados”, explicó. También se quejó de que las sanciones aplicadas en los amistosos rigen también para los partidos oficiales: “Por eso fue mi llamado a Mitjans. Seguramente está mal, pero es la habitualidad del fútbol. No hay más que eso, llamar para pedir un buen árbitro y que las sanciones no sean demasiadas fechas”.

El dirigente no ha hecho más que sumar nuevos argumentos contra aquellos que lo ven como un operador del Gobierno. Carrió ha sido su más férrea detractora, pese a la cercanía política que mantiene con Macri, y a finales del año pasado denunció a Angelici penalmente. En noviembre, la diputada dijo que “un tal señor Angelici” que no conocía “hablaba con (el juez federal, Norberto) Oyarbide pidiéndole que se jubilara, almorzaba con jueces y fiscales vinculados a Boca, y que 'ayudaba', como lo dijo el propio presidente en un reportaje en La Nación".

Sobre la firma

Federico Rivas Molina

Es editor de la edición América de El País desde Buenos Aires, donde ejerce como corresponsal del diario desde 2016. Es licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Buenos Aires y máster en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS