Mascherano se pierde lo bueno

El central, que no fue titular ante el Atlético, se lesionó y no estará en la ida de los cuartos de la Champions ante el PSG

Mascherano y Lucas Hernández pugnan por la pelota.
Mascherano y Lucas Hernández pugnan por la pelota.Manu Fernandez (AP)

“¡No cambio, no cambio!”, gritaba Luis Enrique justo después de que expulsaran a Sergi Roberto y mandara a Aleix Vidal de nuevo al banquillo. Era la semifinal de la Copa y el técnico, con uno menos, no quería un lateral ofensivo ante las presumibles embestidas del Atlético sino que se imponía un zaguero con oficio que actuara más de marcador que de carrilero. Por lo que mandó calentar a Mascherano, que en apenas tres carreras ya estaba sobre el césped, exigido como estaba el Barça a una reestructuración defensiva. Poco después, sin embargo, quizá por las premuras aunque seguramente porque con los músculos nunca se sabe, una carrera con Filipe Luis acabó con El Jefecito cojo y su cara un tanto descompuesta, sabedor de que el pinchazo no sería cuestión de horas sino de días. “Las pruebas realizadas han confirmado que el jugador tiene una lesión en el bíceps femoral de la pierna izquierda”, rezaba el comunicado médico azulgrana, que no detallaba el tiempo de baja, por más que se intuya que al menos estará tres semanas en el dique seco. Un contratiempo más para Mascherano, que no está teniendo su año más fácil en el Barcelona.

Polivalencia defensiva

Desde que llegara Pep Guardiola y le convenciera para ser el central del equipo que acompañara a Piqué, Mascherano no había tenido competencia en el eje de la zaga, al menos a ojos de los entrenadores (Vilanova, Martino y Luis Enrique). La llegada de Umtiti en este verano, sin embargo, le quitó la condición de titular indiscutible, hasta el punto de que el martes, por ejemplo, en el capital encuentro copero ante el Atlético, partió el francés antes que él. Pero el 14, que siempre suspiró por ser mediocentro —donde juega con la selección argentina— aunque también siempre admitió que Busquets era una competencia perdida, se ha convertido en uno de los comodines del técnico. “Puede jugar en diferentes posiciones, tiene calidad para salir desde atrás y hay que añadirle su jerarquía en el campo”, explicó Luis Enrique hace dos semanas.

Más información
El Barça se ha olvidado de jugar al fútbol
Messi redime al peor Barcelona
Viva la Copa

Así, además de central, también ha actuado de lateral derecho (como ante el Atlético y el Manchester City) y de mediocentro. Polivalencia que ha exprimido el entrenador del Barcelona, empecinado como está en que las permanentes rotaciones servirán para alcanzar los últimos meses de competición en buenas condiciones. Por eso es el octavo jugador que más minutos (2.126) ha disputado en esta temporada, justo por delante de Umtiti (2.043), aunque lejos de Messi, que es el líder en la estadística con 2.618 minutos.

Dicen en la ciudad deportiva que pocos futbolistas sudan tanto la camiseta en los entrenamientos, que no entiende el fútbol sin sacrificio y compromiso. “Tener a Mascherano en tu equipo siempre es positivo para un entrenador”, convino Luis Enrique. Pero ahora, con el duelo europeo ante el PSG a la vuelta de la esquina, tendrá que sobrevivir sin él.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS