Cómo cambiar de Suzuki a Yamaha le dio a Maverick Viñales más armas en el cuerpo a cuerpo

El piloto español, que se impuso en la primera carrera del Mundial, ha ganado confianza en los adelantamientos con las prestaciones de la moto

Viñales, durante el GP de Qatar.
Viñales, durante el GP de Qatar.NOUSHAD THEKKAYIL (EFE)

La Ducati es la moto más potente. Sin duda. Invencible en las rectas. Pero hace falta algo más para ganar carreras. Incluso en un circuito como el de Losail, con una recta de meta de un kilómetro. Hasta Dovizioso, que se sentía competitivo como el que más, lo sabe. Las carreras de motos se ganan en las curvas, en las frenadas y en las aceleraciones. Y es allí donde se ve el verdadero potencial tanto del piloto como de la máquina. En la primera carrera de la temporada, en Qatar, se vio de qué madera está hecho Maverick Viñales.

Más información
Maverick Viñales hace buenos los pronósticos y gana en Qatar
Márquez: “Nos entró el miedo, cambiar el neumático nos penalizó”

Salía el primero, pero cayó a la quinta posición y tuvo que hacer algunos adelantamientos. Se las vio con Márquez y, especialmente, con uno de los mejores frenadores de la parrilla: Dovizioso. Y salió vencedor. Porque el cambio de equipo no solo le ha dado galones al joven español, también armas para imponerse en las batallas cuerpo a cuerpo.

Lo que más sorprendió al nuevo fichaje de la casa de los diapasones en cuanto probó la M1 fue el agarre que le ofrecía la rueda trasera. Eso le permite llevar la moto por donde quiere y ganar confianza en los adelantamientos. A Wilco Zeelenberg, expiloto y director de su equipo, lo que más le impresionó del pilotaje del español fue la forma en que es capaz de controlar la moto: “Puede parar la moto muy bien y, además, usa muy bien el peso de cuerpo para dominar la máquina”, relata.

Este domingo, en Qatar, echó mano del talento y de su nueva moto para ganar la primera carrera del año. La moto derrapaba mucho y no podía sacar todo el rendimiento a la Yamaha en el paso por curva, no podía ser lo suficientemente rápido en las primeras vueltas, ni se sentía cómodo. Sin embargo, la Yamaha le ofrecía otras cosas. Cuando llegó a la altura de Dovizioso supo que la única manera de deshacerse de él sería con una buena maniobra de adelantamiento. “Dovi me lo ha complicado. He tenido que hacer muchos adelantamientos arriesgando, de esos en los que pierdes el tren delantero y gastas mucha goma”.

“Yo le adelantaba, pero él me volvía a pasar, así que he pensado que tenía que adelantarle en algún sitio que me permitiera coger margen suficiente hasta llegar de nuevo a la recta y que no me adelantara otra vez. Cuando he visto la oportunidad entre las curvas cuatro y cinco lo he hecho y esa ha sido la clave para sacarle un poco más en el tercer parcial del circuito, que era donde yo me sentía más rápido”, explicaba Viñales después de la carrera.

“Con la Suzuki no podía adelantar. Ahora tengo más agarre en la rueda trasera y en aceleración he podido comprobar en esta primera carrera que Dovizioso no se me iba a la salida de las curvas, eso hace que pueda preparar mejor los adelantamientos. El año pasado me costaba mucho esa pelea tú a tú con otro piloto, no encontraba el modo de pasarlo”, concedía.

Sobre la firma

Nadia Tronchoni

Especialista de motociclismo de la sección de Deportes. Ha estado en cinco Rally Dakar y le apasionan el fútbol y la política. Se inició en la radio y empezó a escribir en el diario La Razón. Es Licenciada en Periodismo por la Universidad de Valencia, Máster en Fútbol en la UV y Executive Master en Marketing Digital por el IEBS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS