Aubameyang frente a Falcao por una plaza en la semifinal

El Borussia Dortmund recibe al Mónaco en un duelo de goleadores y de escuadras con vocación atacante

Falcao celebra el gol contra el Angers en su reaparición el pasado sábado.
Falcao celebra el gol contra el Angers en su reaparición el pasado sábado.STEPHANE MAHE (REUTERS)

No está claro que vayan a chocar estilos a orillas del Rühr, en el majestuoso Signal Iduna Park. Al Borussia Dortmund se le supone frenético y vertical, pero también fomenta una idea que construye el juego desde atrás y a través del piso; al Mónaco se le aguarda prolífico en el toque y la combinación, pero también exuberante por físico. Coinciden ambos también en la capacidad realizadora. Tan sólo el Barcelona (26) marca más veces que los alemanes en la presente edición de la Champions y los monegascos ostentan el liderato entre los equipos más goleadores de las cinco principales ligas del continente empatado justamente con el equipo de prepara Luis Enrique. 88 goles en 31 partidos les contemplan.

Más información
El Dortmund golpea al Benfica
Thomas Tuchel, el último gran innovador
La exuberancia del Mónaco desafía al Manchester City de Guardiola

Pero la meta tiene diferentes caminos y se presupone que hacia ellos apuntarán Borussia Dortmund y Mónaco la primera vez que se crucen en partido oficial. Aubameyang y Falcao que abanderan dos estilos opuestos y llegan a las puertas de las semifinales de la máxima competición europea con un saco de dianas en el zurrón y un indisimulado deseo reivindicativo.

“Tiene el gen que distingue a los grandes delanteros”, explica su compañero Matthias Ginter sobre Pierre Emerick Aubameyang, internacional gabonés nacido en Francia hace 27 años y que pasó seis meses en el Mónaco sin mayor brillo cuando aún era más promesa que realidad. Se pondera su explosividad y aceleración, pero en ese elogio lleva también una carga que le encasilla, una etiqueta que igual no ayuda a valorar su capacidad en el área. En la Bundesliga suma 25 dianas en 26 partidos y en Europa sale a gol por cita. Y ya lleva siete, incluido el triplete con el que sentenció la eliminatoria de octavos de final contra el Benfica. “Es un futbolista ejemplar por su carisma, pero sobre todo por el hambre que tiene”, pregona su entrenador, Thomas Tuchel.

Pierre-Emerick Aubameyang durante el partido contra el Schalke 04 el pasado 1 de abril.
Pierre-Emerick Aubameyang durante el partido contra el Schalke 04 el pasado 1 de abril.PATRIK STOLLARZ (AFP)

Esa voracidad puede ser la que le empuja a mostrar su prisa por dar un paso más. Hace ya varios meses que a través de sus representantes se postula para dar el salto a un equipo con mayor capacidad económica y suscribir un contrato más sustancioso que el que firmó en julio de 2015 y que le vincula a Dortmund hasta 2020. Pero allí no creen que a día de hoy ningún club del más alto nivel se anime a hacer un esfuerzo por Aubameyang. Hans-Joachim Watzke, primer ejecutivo del club teutón, estima que tan solo tendría problemas para retenerle si Real Madrid, Barcelona o Bayern hiciesen una oferta. Y ahí las plazas de delantero semejan más que cubiertas. En la Premier no parece un futbolista del perfil que busca Guardiola para un eventual reemplazo de Agüero, las alternativas del Chelsea a Diego Costa van en otra dirección y Mourinho seguirá con Ibrahimovic en el Manchester United. Liverpool o Arsenal podrían intentarlo, pero a esta altura no ayudarían al futbolista a dar el salto de calidad que pretende. “Creo que se va a quedar con nosotros”, sostiene Watzke.

Radamel Falcao también tiene hambre, por algo es El Tigre. Acaba de cumplir los 31 y se devora a quienes le dieron por acabado después de casi tres años de atonía. Tiene además una cuenta pendiente con la Champions donde en su día el Chelsea le retiró de su lista de inscritos y en la que apenas se ha exhibido hasta la campaña actual. En la competición gala suma 17 goles en 23 citas, con la particularidad de que tan solo ha completado cinco partidos. Anota cada 87 minutos y mantiene ese promedio en la Liga de Campeones, donde lleva cuatro tantos en cuatro partidos, seis de seis si se contabilizan los dos que anotó en la fase previa en la eliminatoria contra el Fenerbahçe. La que enfrentó a su equipo contra el Villarreal se la perdió por una dolencia muscular.

Leonardo Jardim, entrenador del Mónaco durante la rueda de prensa previa al partido contra el Borussia.
Leonardo Jardim, entrenador del Mónaco durante la rueda de prensa previa al partido contra el Borussia.Martin Meissner (AP)

Al juego coral del Mónaco le aporta Falcao su seña de identidad, la del finalizador. Acaba de superar además una lesión de cadera que le impidió disputar el partido de vuelta de la eliminatoria contra el Manchester City y la final de la Copa de la Liga que perdió su equipo ante el París Saint-Germain. El pasado sábado regresó contra el Angers y marcó el gol que dio la victoria a su equipo y lo mantiene al frente de su campeonato. “Su vuelta es importante porque nos da calidad y experiencia”, cree su técnico Leonardo Jardim.

Los problemas de Jardim son ahora otros. “No quiero dar nombres, pero tenemos dos o tres jugadores con dificultades físicas”, desvela. Además el lateral Sidibé, un puñal por la banda derecha, no estará en Dortmund porque acaba de ser operado de apendicitis y tampoco podrá jugar el magnífico mediocentro Bakayoko, que cumplirá sanción. En el Borussia ni Götze ni Schürrle están disponibles y Marco Reus apenas acaba de empezar a trabajar con el grupo tras un mes lesionado. “Él hace que todos los que le rodean sean mejores”, explica Tuchel, que valora llevarle al menos al banco de suplentes.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS