Marcelo Tinelli, el gran showman argentino, abandona la batalla por el control del fútbol

El conductor de televisión renuncia a su cargo en la AFA y a la vicepresidencia de San Lorenzo

Marcelo Tinelli se fotografía con hinchas de San Lorenzo.
Marcelo Tinelli se fotografía con hinchas de San Lorenzo.Télam

Una elección disparatada que frustró sus ambiciones políticas en la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), dos proyectos futbolísticos que no vieron la luz y meses de desgaste en su pelea con otros dirigentes que le provocaron algunos picos de presión. Esas son las causas que alejaron del fútbol a Marcelo Tinelli, el hombre más poderoso de la televisión argentina. “Lo más importante es la salud, y algunos episodios que sucedieron en estos últimos días precipitaron esta decisión”, escribió el conductor de Showmatch en un comunicado que difundió por Twitter para explicar su dimisión en dos cargos de la AFA y la licencia de 18 meses que pidió como vicepresidente de San Lorenzo de Almagro. Además, todavía no puso fecha para el regreso de su show a la televisión, el más visto de Argentina.

La alarma se encendió la semana pasada, cuando Tinelli se bajó del vuelo que el flamante presidente de AFA, Claudio Chiqui Tapia, realizó desde Buenos Aires a Barcelona para reunirse con Lionel Messi y avanzar en la apelación ante FIFA para que se reduzca la pena de cuatro años que le cae al astro por insultar a un juez de línea en el cotejo ante Chile. El conductor alegó un pico de presión que luego confirmaron desde su entorno. El tema lo tiene “bastante preocupado”, dijeron. “Hoy es un día muy especial para mí. Después de muchos años, siento la necesidad de alejarme del mundo del fútbol por un tiempo. Lo más importante es la salud, y algunos episodios que sucedieron en estos últimos días precipitan esta decisión”, escribió el showman, de 57 años.

“He decidido renunciar a mi cargo de vicepresidente de selecciones de AFA, a cargo de coordinador de estatutos y convenio de colaboración con AFA en nombre de la Superliga, y solicité una licencia de 18 meses en mi cargo de vicepresidente de mi amado San Lorenzo”, continúa el escrito. Y finaliza: “Me quedan solo palabras de agradecimiento para todos aquellos dirigentes que me acompañaron y creyeron en mí y a todos los hinchas por los hermosos momentos vividos en estos 5 años. Me voy feliz por todo lo intentado y realizado. Este no es un adiós definitivo. Es un hasta luego. Gracias, gracias, gracias”.

“No creo que lo de Marcelo se haya desencadenado nada más por estas últimas semanas. Desde el '38 a 38' en adelante ha habido muchas situaciones de mucho estrés, mucha exposición. El cuerpo te pasa factura”, contó el presidente de San Lorenzo y ladero de Tinelli, Matias Lammens, en radio La Red. " La referencia es acerca de la bochornosa elección para presidente de AFA celebrada el 3 de diciembre de 2015, que terminó con un inexplicable empate a pesar de que había 75 sufragantes. “Cuando no se pudo avanzar con nuestro proyecto en AFA, se tomó la decisión de arrancar con algo nuevo, que considerábamos superador, como la Superliga. Pero aun así Marcelo sintió que era una situación que lo complicaba personalmente y familiarmente. Cuando el cuerpo enciende una alarma es bueno parar”, dijo Lammens.

Pero todo lo que sucedió en AFA en los últimos años conlleva una doble lectura, o por lo menos eso hacen pensar sus intérpretes. Con el alejamiento de Tinelli el mapa político de la casa madre del fútbol argentino se rediseña. Los que celebran son Daniel Angelici, el líder sindical Hugo Moyano, Nicolás Russo y Víctor Blanco, presidentes de Boca, Independiente, Lanús y Racing, respectivamente. Para muchos, el ala grondonista de la institución, que se hizo con el poder de la institución hace menos de un mes. Estos dirigentes hacía rato querían deshacerse de Tinelli y muchos asumen que el intento más serio fue el comicio frustrado de 2015, en el que el conductor competía contra Luis Segura.

El lugar de los perdedores lo encabeza Rodolfo D’Onofrio, presidente de River, con quien Tinelli iba a compartir el poder de la Superliga que comenzará en agosto próximo. El futuro del mandamás millonario podría estar en la política nacional de cara a las elecciones legislativas de octubre, para las cuales fue sondeado por algunos partidos políticos, entre ellos, el del exembajador argentino en Estados Unidos, Martín Lousteau. El otro que lamenta la partida del conductor es el mismísimo Lionel Messi, quien por estas horas se debate entre la compleja serie que tiene por delante ante la Juventus de Italia con el Barcelona, por Champions League, y la suspensión que lo mantiene al margen de la selección argentina. El astro había encontrado en Tinelli una persona de confianza y con la cual podía entenderse. Algo que al 10 culé parece costarle cuando viste la celeste y blanca.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS