El Andorra desmonta al Madrid

El conjunto andorrano iguala los cuartos con una exhibición de rapidez y entrega ante el equipo de Laso: 89-77

Reyes, del Real Madrid, y Walker, del Andorra.
Reyes, del Real Madrid, y Walker, del Andorra.Fernando Galindo (EFE)

La decepción de la Euroliga todavía deja alguna secuela en el Real Madrid. Con el ánimo frágil, sin rastro de la resistencia grapada en su ADN, el equipo de Laso cayó de forma rotunda en Andorra (89-77), un triunfo que deja en empate la serie de cuartos a falta del desenlace del domingo en la capital. El conjunto andorrano fue un torbellino imposible de parar, impulsado por las piernas de Albicy (15 puntos y ocho asistencias) y los brazos de Shermadini (19 puntos y 11 rebotes). A cada asomo de reacción de los blancos respondieron los locales redoblando la intensidad en la siguiente jugada, dejando sin oxígeno al Madrid, que parecía jugar en un ochomil. Era la primera vez en 21 años que el Andorra se imponía al gigante blanco, y la victoria se celebró como si fuera su particular Copa de Europa.

Más información
‘Playoffs’ ACB 2017: horarios, calendario y resultados de la Liga Endesa
Renfroe pone en órbita al Barça e iguala la serie ante el Valencia
El Real Madrid se ventila al MoraBanc Andorra y pasa página de la Final Four

Carreras, contragolpes, imprecisiones, fallos... Los primeros minutos fueron una secuencia de errores, como si los dos equipos quisieran marcar muy rápido el territorio. Sin nadie que se hiciera con el volante del partido, el Madrid abrazó las primeras ventajas casi por inercia, pero sin estampar de manera firme una superioridad. El Andorra había apostado por el alto voltaje, la mejor manera de desmontar el mecano de un rival golpeado en el ánimo y en las piernas por el bajonazo europeo de Estambul. En ese correcalles, los andorranos se adelantaron una cabeza (26-18) cuando comenzaron a ajustar la puntería.

Albicy era un suplicio para Llull en el uno contra uno, y Shermadini estiraba sus brazos como un pulpo para castigar bajo los aros a los pívots blancos. A los de Laso les mantenían en pie los fogonazos de Llull y los rebotes de Ayón. El mexicano dio un salto mortal para anotar el primer triple de su carrera en la ACB (solo había intentando dos, uno en 2011-12 y otro en 2014-15, y los había fallado) en el último segundo de la primera parte y dar a los blancos una ventaja en el descanso que fue un espejismo: 35-39.

Morabanc, 89 - Real Madrid, 77

Morabanc Andorra: Albicy (15), Jelínek (5), Walker (9), Antetokounmpo (12) y Shermadini (19) --cinco inicial--; Schreiner (7), Stevic (15), Navarro (7), Colom (-), Czerapowicz (-), Maric (-) y Brià (-).

Real Madrid: Llull (12), Draper (-), Maciulis (5), Randolph (5) y Ayón (7) --cinco inicial--; Doncic (8), Carroll (15), Rudy Fernández (1), Nocioni (15), Hunter (4) y Reyes (5).

Parciales: 16-16, 19-23, 34-20 y 20-18.

Árbitros: Jiménez, García Ortiz y Rial. Eliminado por faltas personales Antetokounmpo por parte del MoraBanc Andorra.

Polideportivo de Andorra. 4.470 espectadores.

El Andorra echó toda la leña al fuego en la segunda parte. Intuía que podían ser sus últimos minutos de la temporada ante su gente, y Albicy, Stevic y Antetokounmpo vaciaron sus reservas. A ritmo de triple, el marcador volteó hasta el 57-47, mientras los blancos se estrellaban justo desde el perímetro: 6 de 30 en todo el partido. Más velocidad, más ataques rápidos, más presión. El Madrid se sintió acorralado, y sin respuestas, ni dentro ni fuera. Ni siquiera del milagroso Llull, que no siempre puede sacar un conejo del sombrero. Los 34 puntos del Andorra en el tercer cuarto fueron la piedra definitiva. El Andorra tumbó al campeón.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Juan Morenilla

Es redactor en la sección de Deportes. Estudió Comunicación Audiovisual. Trabajó en la delegación de EL PAÍS en Valencia entre 2000 y 2007. Desde entonces, en Madrid. Además de Deportes, también ha trabajado en la edición de América de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS