Azpilicueta: “Como central me he sentido una pieza importante”

El defensa de la selección acaba de ganar la Premier liderando el ránking de pases, robos de balón, despejes y faltas

Azpilicueta se anticipa a Armero en el último amistoso España-Colombia.
Azpilicueta se anticipa a Armero en el último amistoso España-Colombia.Alberto Saiz (AP)

José Mourinho dijo una vez que con once azpilicuetas ganaría la Champions. El seleccionador español, Julen Lopetegui, también se emociona cuando habla de Azpi, que nunca se caracterizó especialmente por su sensibilidad para el juego de toque. "Ha mejorado”, sentencia Lopetegui, orgulloso del empeño industrioso del navarro, verificable en su extraordinario recorrido en el Chelsea, en donde acaba de ganar la Premier liderando varios ránkings. El más notable, precisamente, el de pases. Nadie en la última Liga inglesa ha dado más pases que César Azpilicueta, que sumó 2.459 entregas, obligado por su nuevo papel.

“Cuando juegas con defensa de tres, esto es más frecuente”, dice el defensa. “Conte nos pide salir con el balón desde atrás e incorporarnos al ataque, para iniciar el juego y para crear superioridades. Muchos de esos pases los he hecho en campo contrario. Otras veces tienes que saltar líneas con pases largos y buscar a los puntas para crearles espacios, para que ellos puedan generar su ocasión”.

Más información
Diego Costa: “Conte no me quiere. Estoy en el mercado”
Pitos redoblados contra Piqué
El robo del bombo de Manolo
España y Colombia quedan en paz

Hay jugadores de aficionados y jugadores de entrenadores. César Azpilicueta (Pamplona, 1989) es el paradigma de la segunda especie. Modelo de profesional, su caso expresa mejor que ninguno la reputación mundial de la cantera española y las posibilidades que ofrece la selección que mañana jugará su sexto partido de clasificación mundialista en Skopje.

“Es un partido importantísimo”, dice; “porque estamos empatados con Italia en la clasificación y si queremos llegar a septiembre con opciones de ser primeros de grupo tenemos que ganarle a Macedonia en su casa. Esto no es fácil. La última vez que los visitamos hace dos años y medio metimos el 1-2 en el minuto 70. Es una selección dura que sabe muy bien a lo que juega”.

Seguramente Azpilicueta lo vea en el banquillo. Con nervios. Él, famoso desde juvenil por sus cualidades atléticas y sus recorridos constantes, primero como volante en la cantera de Osasuna, después como lateral, ahora debe administrar los esfuerzos como zaguero central. Como el cuerpo le pide más acción, se ha apuntado a todo. Los 38 partidos de la Premier son una exhibición de fuerza. Allí encabezó la lista de los jugadores con más participación del torneo: 3.420 minutos.

Antonio Conte le hizo jugar como lateral derecho e izquierdo, y finalmente como central en un esquema de 3-5-2 junto a Gary Cahill y David Luiz . A base de disputar partidos sin parar ha batido todos los registros del campeonato más frenético que existe. El español es el hombre que más pases dio (2.459), el que más balones robó (304), el que más balones despejó (351) y el que más faltas hizo (81).

“Me he encontrado muy a gusto como central”, dice. “Cuando el míster decidió ponerme en esa posición fue un gran desafío. Pero me demostró su confianza. Me he sentido una pieza muy importante dentro del equipo. Ahí tienes más visión dentro del campo. Participas más con el balón. Cuando estás en una posición lateral tienes que alcanzar la línea de fondo y crear superioridades por banda. En el centro lo que se busca es más participación con balón, incluso tiros desde fuera del área y asistencias”.

Contra Colombia, en el amistoso del miércoles, regresó al lateral derecho. Pero seguramente su futuro en España esté en el medio de la defensa, en donde los sucesores de Piqué y Ramos tardan en aparecer. “No veo estos cambios de posición como un hándicap, sino como algo extra que puedo ofrecer”, afirma. “En una selección la posibilidad de jugar en varias posiciones puede ser más importante que en un club. Permite que el entrenador pueda escoger mejor en menos tiempo”.

Las analogías fabriles se repiten en el discurso de César Azpilicueta, regular en la dedicación como la biela en el motor. “Se trata de ser una pieza importante en un gran equipo”, insiste. “Juegues más o menos minutos”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Diego Torres

Es licenciado en Derecho, máster en Periodismo por la UAM, especializado en información de Deportes desde que comenzó a trabajar para El País en el verano de 1997. Ha cubierto cinco Juegos Olímpicos, cinco Mundiales de Fútbol y seis Eurocopas.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS