Viñales: “Pelear por el Mundial es mucho más difícil de lo que esperaba”

El piloto de Yamaha asume las dificultades de disputar un campeonato con tanta igualdad y afirma que ha aprendido de los errores

Viñales, en Sachsenring, al frente de Petrucci y Espargaró.
Viñales, en Sachsenring, al frente de Petrucci y Espargaró. Mirco Lazzari (Getty Images)

Se va contento Maverick Viñales de vacaciones. Para como pintaban las cosas en este gran premio de Alemania, por lo que les ha costado afinar su Yamaha en un fin de semana interrumpido continuamente por tormentas veraniegas, su rendimiento estuvo a la altura. O eso cree él. Como mucho, decía, podría haber sido tercero. Pero, como se coló Folger en la fiesta, terminó cuarto. El problema es que así está siendo esta temporada, llena de altibajos, con una igualdad mecánica que hace muchos años no se veía, y una nómina amplísima de candidatos a la victoria. Y no ha bajado una pizca el nivel. No hay más que echar un vistazo a las cifras: la de ayer fue la carrera más rápida en Sachsenring en toda la era de MotoGP. Y la ganó Marc Márquez, sí, pero hubo un debutante con una Yamaha satélite que no se le despegó hasta que faltaban dos vueltas para el final, lo que da buena cuenta del campeonato que se está viviendo.

Por todo eso, no le importó a Viñales asumir que no se esperaba tantas complicaciones a principio de curso, después de una pretemporada que pasó a base de vuelta rápida. “Pelear por el Mundial es mucho más difícil de lo que esperaba. Empecé ganando dos carreras seguidas y con mis contrincantes que fallaban un poco. Pero está siendo muy complicado”, reconocía. Afirma que ha aprendido de los errores, especialmente de los de la última carrera, en la que se fue al suelo cuando estaba en plena remontada: “Aquí no me he precipitado tanto como en Assen, especialmente en los adelantamientos; he sido menos agresivo”. Y añadía: “Después del error de Austin, de lo que pasó en Montmeló y en Jerez, perder esos 13 puntos que nos podía dar Assen fue una lástima. Ahora podría estar liderando el Mundial. Todo eso me hace entender mejor cómo competir y que muchas veces hay que guardar en vez de apretar al máximo”.

Esa es una lección que ya entendió Márquez en 2015, temporada trufada de errores para el de Honda. Dio buena cuenta de ese aprendizaje el curso pasado, cuando -con una moto inferior a las de sus rivales (al menos al inicio del año)- supo compensar los resultados más corrientes con victorias en esos circuitos que cree territorio amigo. Como el de Sachsenring. “Aquí tenía que arriesgar, tenía que intentar sacar los 25 puntos. No ha sido un fin de semana fácil, pero siempre he tenido muy buen ritmo”, afirmaba tras la carrera, que ganó. Y ahora es el nuevo líder. “Liderar el campeonato antes de irme de vacaciones era algo que no me podía imaginar. Hace tres carreras estaba a 37 puntos del primero. Había gente que lo veía muy difícil, pero nosotros aunque lo veíamos más complicado… en el equipo los hay que siempre confían, sobre todo Santi [Hernández, su ingeniero de pista]. Y me escribió un mensaje. Me dijo ‘ya verás como te vas de vacaciones siendo líder’ y yo pensé ‘muy buena motivación; lo intentaremos’. Lo típico. Pero lo he conseguido. Y al final esto demuestra que tienes que confiar en tu trabajo, en tu método. En la segunda parte de la temporada puede pasar de todo, pero de momento me voy de verano líder”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Nadia Tronchoni

Redactora jefa de la sección de Deportes y experta en motociclismo. Ha estado en cinco Rally Dakar y le apasionan el fútbol y la política. Se inició en la radio y empezó a escribir en el diario La Razón. Es Licenciada en Periodismo por la Universidad de Valencia, Máster en Fútbol en la UV y Executive Master en Marketing Digital por el IEBS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS