Nadal, arrasador en Wimbledon: ‘ko’ técnico a Millman

El número dos solventa su estreno con un rapapolvo al australiano, 137 del mundo: 6-1, 6-3 y 6-2 (en 1h 45m). Es su victoria más contundente en el grande británico. En la próxima ronda se medirá a Young

Nadal, durante el partido contra Millman.
Nadal, durante el partido contra Millman.GLYN KIRK (AFP)

Decía este lunes la radio británica que Rafael Nadal disputa cada punto de los entrenamientos como si fueran una bola de partido para ganar Wimbledon. Tal vez pueda parecer una exageración, pero los ingleses no abusan en el elogio. El número dos impresiona desde la dedicación y el talento, que lo tiene y mucho, de modo que cuando este lunes irrumpió en la pista 1 del All England Tennis Club el gentío se puso en pie y aplaudió a rabiar. Londres tenía ganas de Nadal y este tenía muchas ganas de agradar en su regreso, así que el desenlace fue perfecto para todos, o más bien para casi todos, porque John Millman recibió un buen rapapolvo y se marchó a casa: 6-1, 6-3 y 6-2, en 1h 45m.

Más información
Wimbledon, solo Wimbledon. Por TONI NADAL
Previa | Nadal tiene más hambre

Después de no haber podido competir el curso pasado debido a una lesión de muñeca y el mal poso que dejó la prematura salida de 2015, otros tiempos, el español volvió a la hierba con un formato demoledor. Versión hercúlea para empezar con buen pie, algo que él y su equipo valoran sobremanera en un torneo muy propicio al resbalón en las primeras estaciones. Dice Nadal que toda opción pasa por salvar los dos o tres primeros partidos sin contratiempos, reafirmándose, de modo que la victoria frente a Millman a buen seguro que supone otra inyección de energía antes de afrontar al estadounidense Donald Young.

Ofreció Nadal fiabilidad y cadencia, algunos golpes soberbios y la determinación tan imprescindible que requiere el juego sobre hierba; en realidad, nada nuevo con respecto a lo más reciente, porque si en lugar de verde la superficie hubiese sido terrosa o azul el desarrollo hubiera sido seguramente parecido. El mallorquín está fuerte e intimida; gobierna en la pista y no duda. Ni una sola mancha deparó su estreno. Al revés: nunca había sido tan rotundo; cedió solo seis juegos. En Wimbledon (41-9 es su balance) su mejor marca apuntaba a los siete entregados ante Vincent Spadea (1ª ronda, 2005, en 1h 31m), Werner Eschauer (2ª ronda, 2007, en 1h 35m) y Mikhail Youzhny (octavos, 2008, en 2h 11m).

Ocurrió lo mismo hace un mes en Roland Garros, donde también obtuvo su victoria más lustrosa en el grande francés con una tunda ante Nikoloz Basilashvili. Sin embargo, él, siempre precavido, relativizaba el dato en la comparecencia posterior ante los periodistas, aunque no negaba la importancia de comenzar con tan buen pie. “Necesito apuntalar algunas cosas, porque hacía mucho tiempo que no jugaba aquí, pero estoy feliz”, manifestó el número dos; “creo que he jugado bastante bien desde el fondo de la pista y también he acertado bastante con el saque. En ese sentido estoy satisfecho. Ahora bien, lo de hoy no tiene nada que ver con lo de París, porque la tierra batida es mi mejor superficie y aquí todo es muy distinto. Puede pasar cualquier cosa”.

En el club de las 850 victorias

El australiano, 137 del mundo, apenas pudo decir nada. En todo caso, se encogió de hombros cuando el balear trazó una banana por el exterior de la red y se hizo la pregunta que todos los presentes se hicieron: “Pero, ¿cómo demonios…?”.

Cerró Nadal el primer parcial en poco más de media hora (32’), con tres breaks que anticiparon la tormenta. Después, más agua sobre Millman, al que el público intentó echarle una mano anímicamente por eso de compensar. Cariño para el aussie, que esta campaña no cuenta con victoria alguna y encima se dio un topetazo muy serio intentando cazar una pelota, aunque no hubo mal mayor; Nadal, en la red, interesándose por el rival desde la distancia, y el aficionando londinense, mientras, agradeciendo el gesto de fair play; ante todo, buenas formas, buena maneras. Claro que sí, esto es Wimbledon.

La cortesía no fue óbice para que el de Manacor fuera haciendo más y más grande la brecha. Pegó muy bien con el drive y atestiguó que está engrasando bien los mecanismos para el verde: volea, red, cortados de revés… Fue un arranque sencillamente brillante, firme. Metió miedo Nadal, enseñó las garras y vino a decir lo que expresaba en la antesala del torneo, que está a punto. Sumó su triunfo 850 –solo seis jugadores han alcanzado esta cifra en toda la historia: Connors, Federer, Vilas, Lendl, McEnroe y Agassi– y marcó territorio con un ko técnico. Con una inmejorable forma de arrancar.

“¿Federer en la final? Prefiero a otro, no soy tonto. No me gusta jugar contra los mejores”

A Nadal se le planteó en la rueda de prensa si le gustaría evocar viejos tiempos y medirse a Federer en una hipotética final, el 16 de julio. “Si llego, que no pienso ahora en ello, me haría ilusión jugar contra otro, no soy tonto. Ya hemos jugado demasiadas. No me gusta jugar las finales contra los mejores, eso es obvio”, expresó el balear.

Al margen de su partido, en clave española el día deparó las eliminaciones de Fernando Verdasco (2-6, 7-6, 7-6 y 6-3 con Kevin Anderson) y Sara Sorribes (6-3 y 7-6 ante Naomi Osaka). Sí prosperaron Roberto Bautista (6-3, 6-1 y 6-2 a Andreas Haider-Maurer) y Carla Suárez (1-6, 6-1 y 6-1 a Eugenie Bouchard).

El número uno, Andy Murray, debutó con brillo contra Alexander Bublik (6-1, 6-4 y 6-2), mientras que el tres, Stan Wawrinka, se despidió a las primeras de cambio: 6-4, 3-6, 6-4 y 6-1 con Daniil Medvedev.

Sobre la firma

Alejandro Ciriza

Cubre la información de tenis desde 2015. Melbourne, París, Londres y Nueva York, su ruta anual. Escala en los Juegos Olímpicos de Tokio. Se incorporó a EL PAÍS en 2007 y previamente trabajó en Localia (deportes), Telecinco (informativos) y As (fútbol). Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Navarra.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS