MUNDIAL DE MOTOCICLISMO | ÁNGEL NIETO
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Ángel Nieto, in memoriam

Fue el primero que decidió que su pasión era correr. Y se marchó de Madrid a Barcelona, buscó trabajo y corrió en casi todas las fábricas por su insistencia

Ángel Nieto ha sido una figura primordial en el mundo del deporte español. Al igual que otros pioneros como Santana, Ballesteros y Fernández Ochoa destacaba en un deporte en el que nadie lo hacía. Él lo logró, además, en un sector todavía más difícil. La moto no era nada en España. Había afición, pero se corría por las calles. Él fue el primero que, pudiendo haber hecho como otros, que se quedaron en casa a ganar dinero, dijo que quería ser campeón del mundo y se largó. Mucha parte de los éxitos del motociclismo se los debemos a él. Dio el salto en un deporte que tenía un buen impacto en la opinión pública, a pesar de que la gente consideraba que los que corrían en moto eran unos locos. Fue el primero que decidió que su pasión era correr. Y se marchó de Madrid a Barcelona, buscó trabajo y corrió en casi todas las fábricas por su insistencia. Luego, fue muy bueno. Y no lo tuvo fácil. En aquel momento se vendían en España pocas motos japonesas, que eran las dominantes, por lo que tuvo que correr en categorías pequeñas. Además, al principio era difícil, siendo de Madrid, correr para fábricas que eran todas catalanas y ya contaban con pilotos catalanes en sus equipos. Luego, con eso no le fue suficiente y, aunque le obligaban a correr en España porque a las marcas les interesaba, convenció a Derbi para ir a correr fuera y empezar una carrera que permitió que luego los otros le imitaran. Después de él llegaron Sito, Aspar, Tormo… y todos los demás.

Hizo mucho por la competición. Cuando yo era director del RACE y el gran premio de motos lo organizaba la Federación Española de Motociclismo, en un momento determinado, por alguna controversia, no se compitió en 500cc; Ángel me decía: “Tenemos que intentar hacer las 500cc”. Así que organizamos una carrera de exhibición de 500cc en el Jarama, en el año 81, en la que él participó. Fue él quien me ayudó, porque yo no conocía a nadie en el paddock, a convencer a los pilotos; trajo a Roberts, Sheene, Uncini o Lucchinelli para que compitieran. E hicimos un movimiento para que él también pudiera correr en condiciones: desde el RACE conseguimos llamar a Japón y le dejaron una Suzuki. Fue una carrera particular, en la que se puntuaba por vueltas. Y quedó segundo por detrás de Barry Sheene.

Al año siguiente, conseguimos que se celebrara la carrera de 500cc. Y a partir de ahí, estuvimos haciendo en el Jarama el gran premio de motociclismo del Mundial desde el 82 al 88. Nieto era todo entusiasmo, hacía las cosas con una pasión extraordinaria. Aunque tenía su personalidad y su carácter: cuando no le gustaba una cosa, te la decía.

Sin él, el motociclismo en España hubiera sido diferente. Sin hablar ningún idioma los hablaba todos

En España, sin él, el motociclismo hubiera sido diferente. Sin hablar ningún idioma los hablaba todos. Sabía lo que quería y se movía bien. Él decía que nunca se había imaginado que el motociclismo pudiera estar donde está y gran parte de ese éxito se debe a él. Me alegra que estuviera orgulloso de este logro tan importante.

Con el tiempo, descubrió que este era su mundo, que quería seguir aquí como fuera. De hecho, este era el primer año que no estaba en el Mundial, pero ya estábamos mirando la manera de que volviera el año que viene.

Ángel nos ha dejado muy prematuramente, sobre todo a mí, que soy un año mayor que él. El año pasado decía: “¡Qué bien que nos encontramos, con los años que tenemos!”. Me ha dejado solo, pero me quedo con muy buen recuerdo de él. Ahora lo que tenemos que conseguir es que su presencia y sus hijos continúen aquí tanto tiempo como puedan. Estoy seguro de que harán un gran trabajo porque también son muy buena gente y unos grandes profesionales consolidados en nuestro paddock.

Carmelo Ezpeleta es el Consejero Delegado de Dorna Sports, organizadora del Mundial de motociclismo desde 1992.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS