Y esta vez el penalti lo lanzó... Neymar

Dos semanas después de su encontronazo con Cavani, el brasileño del PSG ejecuta ante el Girondins de Burdeos una nueva pena máxima

Neymar lanza el penalti frente al Girondins de Burdeos.
Neymar lanza el penalti frente al Girondins de Burdeos.CHRISTOPHE SIMON (AFP)

Dos semanas después de que Cavani y Neymar discutieran a la hora de lanzar un penalti durante el partido de liga entre el PSG y el Olympique de Lyon —y que se saldó en favor del uruguayo—, el fútbol ha provocado que aquella esperpéntica escena tuviera una segunda parte. Un nuevo capítulo que en este caso ha terminado por parecerse más a un reboot(un nuevo comienzo) que a una secuela cinematográfica. A diferencia de lo ocurrido anteriormente, el delantero uruguayo esta vez sí permitió que el brasileño patease el balón desde los 11 metros. Una escena que da por concluido aparentemente uno de los episodios que más revuelo ha causado en los últimos años en el fútbol internacional.

“Tenemos muchos jugadores listos para tirar los penaltis, y que quieren tirarlos. Con las estadísticas en la mano, yo quiero que sean Cavani y Neymar quienes compartan esta responsabilidad. Vamos a tratar de tener muchos penaltis para que los dos puedan tener oportunidades de tirarlos”, respondió Emery tras la bronca de sus jugadores. El programa de actividades diseñado por técnico español que tenía por objeto terminar con el distanciamiento existente entre ambas estrellas parece haber dado sus frutos. Si durante la goleada al Bayern de Múnich el pasado miércoles en Champions (3-0) se pudieron observar gestos de complicidad entre Cavani y Neymar, en el partido de ayer ante el Girondins de Burdeos (6-2) esa exaltación de la amistad volvió a ser expuesta.

“Se inventan muchas cosas. Dicen cosas que no saben. Intentan entrar a nuestro sector privado, en nuestro vestuario. Terminamos hablando de cosas que no existen. En fin, está todo bien”, se despachó el brasileño tras la victoria europea.

Con el partido resuelto desde el minuto 21 de la primera mitad (Neymar, de falta, Cavani y Meunier ya se habían ocupado de resolverlo), y a pesar del tanto de Sankhare para el conjunto de Gourvennec, el árbitro del encuentro, Francois Letexier, señaló el punto de penalti en el 40 tras una mano de Otávio. El brasileño, esta vez sin mediación de Dani Alves, que observó el partido desde el banquillo, cogió la pelota, la colocó en el césped y engañó a Costil con un buen disparo raso ajustado al palo izquierdo.

Neymar y Cavani celebran el gol de penalti del brasileño.
Neymar y Cavani celebran el gol de penalti del brasileño.CHRISTOPHE SIMON (AFP)

Celebración conjunta

Tan pronto observó cómo el balón se alojaba en el fondo de la portería se apresuró a señalar a Cavani, en forma de dedicatoria. El uruguayo le correspondió con un abrazo de hermano mayor después de chocar las manos. Lo cierto es que el asistente del gol de Cavani había sido el propio Neymar con un buen pase entre líneas, por lo que puede que el gesto cómplice entre ambos tuviera que ver con una especie de saldo de cuentas pendientes.

La fiesta del PSG no terminó solo con la que parece la reconciliación más costosa del fútbol moderno. En lo puramente deportivo el equipo de Emery funcionó como un reloj suizo. Constante en el juego y provisto de una cantidad ilimitada de recursos individuales, pasó por encima de un voluntarioso Girondins. Entre tanta estrella atormentada emergió Draxler —hasta la conformación del tridente uno de los valores más pujantes del PSG—, para asistir a Mbappé después de convertir con la pierna izquierda una volea inapelable tras un gran centro del francés. El gol de penalti de Malcom en el último minuto de partido no empañó la goleada ni la reconciliación.

Con su doblete ante el Girondins, Neymar suma esta temporada ocho goles, tres menos que Cavani (11). Mbappé firma tres. Ante tantas buenas noticias recientes, es cuestión de Emery establecer el orden de los festejos para esas conquistas.

Morata se lesiona frente al Manchester City

G. P.

Álvaro Morata se retiró lesionado en el minuto 35 de la primera mitad del encuentro entre el Chelsea y el Manchester City y podría perderse los dos próximos encuentros con España, según adelantó el técnico de los blues, Antonio Conte.

“Sufrió un problema muscular. No creo que sea serio ya que paró antes de que agravara. Cuando notó que le empezaba a doler me llamó. Todavía tenemos que ver qué dicen los médicos del club, pero no creo que pueda ir con su selección”, lamentó el técnico italiano, que al infortunio de la lesión de Morata sumó también la derrota ante el conjunto de Guardiola, que se llevó la victoria de Stamford Bridge gracias a un gol de De Bruyne (0-1).

Sobre la firma

GORKA PÉREZ

Es redactor de la sección de Economía y está especializado en temas laborales. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Antes trabajó en Cadena Ser. Es licenciado en Periodismo por la Universidad del País Vasco y Máster en Información Económica de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS