En McLaren es la hora del aprendiz de Newey

La inédita alianza de la escudería británica con Renault pone ahora el foco sobre la aerodinámica del equipo de Alonso, al mando de un pupilo del mejor ingeniero

Fernando Alonso, ayer durante los entrenamientos en Sepang.
Fernando Alonso, ayer durante los entrenamientos en Sepang.FAZRY ISMAIL (EFE)

¿Presión? Quienes consideren que McLaren ha tenido que soportar una presión tremenda por los malísimos resultados que ha acumulado estos tres últimos años, que se preparen para lo que llega a partir de enero. Romper con Honda y unirse a Renault como suministrador de motores era una decisión tan drástica como necesaria para la supervivencia del segundo equipo con más solera de la historia de la Fórmula 1. Pero la llegada de las unidades de potencia de la marca del rombo, teóricamente más fiables que las japonesas, seguramente irá de la mano de un aumento de la exigencia en el departamento de aerodinámica de McLaren, comandado desde hace dos años por un británico para quien ha llegado la hora de la verdad.

Más información
Carlos Sainz: “Renault me ficha para volver a la cima”
Lewis Hamilton saldrá primero en Malasia; Fernando Alonso, 10º

Peter Prodromou es el alumno más aventajado de Adrian Newey, el director técnico de Red Bull y el ingeniero más influyente de la F-1 moderna. El primero siempre fue la mano derecha del segundo, tanto en McLaren (1991-2006) como en Red Bull (2006-2013), hasta que Prodromou decidió regresar a la estructura de Woking para dar un paso al frente y asumir el timón de la vertiente aerodinámica, probablemente la segunda más influyente en el campeonato actual. Sin embargo, sus trazos han quedado en todo momento camuflados por la flojera del propulsor Honda, que nunca ha llevado el chasis al límite por más que Fernando Alonso no se haya cansado de repetir que en lo relativo a eso, el de McLaren no tiene nada que envidiar a ninguno de los de la competencia. “Sin duda, nuestro chasis está entre los mejores”, insiste el corredor asturiano, que todavía no ha aclarado su futuro respecto a la próxima temporada, aunque todo hace pensar que seguirá en McLaren.

El trazo de Prodromou

La nueva alianza entre McLaren y Renault es inédita, circunstancia que seguramente añadirá algo de dificultad al entendimiento entre ambas compañías, que según reconocen desde el constructor francés ya han comenzado a intercambiar información. Cuando hace unas semanas se rumoreó que cabía la posibilidad de que Alonso regresara en 2018 al fabricante con el que se proclamó bicampeón del mundo (2005 y 2006), Cyril Abiteboul, director del área deportiva de Renault, lo descartó argumentando que todavía no estaban en condiciones de ofrecerle al asturiano un coche en condiciones.

Seguramente, al ejecutivo no le seducía la idea de exponerse a que el español pudiera cebarse tanto con ellos como lo ha venido haciendo con Honda, en caso de que su unidad de potencia no estuviera a la altura de las de Mercedes y Ferrari.

Lo que ocurre es que el nuevo acuerdo con McLaren hará que la mirilla del ovetense se sitúe encima de Renault, que a su vez también debería lograr que las maravillas del chasis y los perfiles dibujados por Prodromou y su equipo mostraran todo ese potencial que Alonso proclama. Hasta ahora, el hecho de que el MCL32 fuera el único monoplaza de la parrilla con un motor Honda impedía compararlo con ningún otro, un escenario que cambiará por completo el próximo año, en el que además de su equipo propio, Renault también proveerá a McLaren y Red Bull.

Hace 15 días, en el circuito de Singapur, un trazado en el que el componente aerodinámico adquiere más importancia que el relativo a la potencia, la tropa del búfalo rojo dominó las dos sesiones de ensayos del viernes, y Max Verstappen se coló en la segunda plaza de la parrilla. Y hoy en Malasia (9.00, Movistar Fórmula 1), el holandés y su compañero, Daniel Ricciardo, monopolizan la segunda línea (con Lewis Hamilton primero, Fernando Alonso el 10º y Carlos Sainz, 14º), en una evidencia más del gran prototipo que ha diseñado Newey, el mago del lápiz y el papel que a partir del curso que viene se las verá con su aprendiz.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS