Unzue refuerza el liderazgo de Nairo viajando con él a París

Se presenta mañana el recorrido del Tour de Francia de 2018, que pasará su última semana de fiesta grande en los Pirineos

Nairo y Unzue, al comienzo del Tour de 2017.
Nairo y Unzue, al comienzo del Tour de 2017.Diario As

Mikel Landa, el fichaje estrella, disputa estos días en China su última carrera con el Sky; Alejandro Valverde, el español más brillante, no quiere, por ahora, correr el próximo Tour. Razones tenía, pues, Eusebio Unzue, el director de ambos en el Movistar, para mantener la tradición de los últimos años de no acudir a París a la presentación del Tour del año siguiente, la gran fiesta de otoño para adelantar los placeres del verano que llegará. Sin embargo, Unzue acudirá y lo hará acompañando a quien los últimos años ha sido su hombre Tour, el colombiano Nairo Quintana.

“Es un gesto que quería hacer. Que nadie dude que Nairo es nuestro hombre para el Tour”, dice Unzue, consciente de que hace apenas tres meses, la capacidad del escalador colombiano para ganar el Tour fue puesta en duda. En sus tres Tours anteriores, Nairo, de 27 años, subió al podio; en el cuarto, el último, terminó 12º. Un mes antes había terminado segundo el Giro, la primera parte de un intento de doblete que generó más cansancio y dudas que éxitos.

En París, el medio del martes, en su palacio de Congresos, Nairo podrá charlar con sus rivales de los últimos años y de los que vengan, Chris Froome, que en 2018 intentará ganar su quinto Tour o los franceses Romain Bardet y Warren Barguil, y también conocerá al detalle un recorrido del Tour del 18 que los muy aficionados ya conocen a grandes rasgos gracias a las webs dedicadas al intento de romper el secreto. Alberto Contador, recién retirado, también está anunciado.

Un monte de tierra

Aparte de lo anunciado ya por el propio Tour (salida el 7 de julio, San Fermín, de Noirmoutier, en la costa atlántica junto a Nantes; contrarreloj por equipos de 35 kilómetros dos días más tarde en Cholet; final en París el 29 de julio), los investigadores han logrado descubrir que se volverá a Roubaix (y al pavés del Carrefour de l’Arbre) el domingo 15 de julio y que, después de tres años al revés, el Tour volverá a hacerse en el sentido de las agujas del reloj, con unos Alpes más ligeros en la segunda semana, antes de los Pirineos. Junto al regreso a Alpe d'Huez tres años después de la última visita, el momento más fuerte de los Alpes, y quizás la gran novedad de todo el Tour, será la ascensión al Plateau de Glières, una subida de seis kilómetros, dos de ellos sin asfaltar, un ancho camino de tierra. Será una etapa sentimental e histórica: en la cima se alza el monumento a la Resistencia, un recuerdo al Maquis que en 1944 luchaba contra la invasión alemana y que en aquellas tierras alcanzó su mayor grandeza.

La última semana será de fiesta grande en los Pirineos alrededor de Pau. Se volverá a Luz Ardiden (30 años después de que Perico Delgado patentara en sus laderas el término hachazo camino de su victoria en el Tour del 88) y, el sábado último, antes de volar a París, una contrarreloj de 29 kilómetros en el País Vasco francés, en Espelette, junto a la frontera navarra.

Sobre la firma

Carlos Arribas

Periodista de EL PAÍS desde 1990. Cubre regularmente los Juegos Olímpicos, las principales competiciones de ciclismo y atletismo y las noticias de dopaje.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS