El Barça de Valverde: mejor defensa, peor ataque

El técnico implica a más zagueros y centrocampistas en compactar al equipo y ofensivamente se entrega a Messi, autor del 44% de los goles

Luis Suárez se marcha de Baysse, del Málaga.
Luis Suárez se marcha de Baysse, del Málaga.Alex Caparros (Getty Images)

El plan de Ernesto Valverde funciona muy bien para suerte del Barça. El entrenador gestiona la plantilla y los partidos con acierto y el equipo es el líder destacado de la Liga —solo ha cedido un empate en nueve partidos y es el máximo goleador (26) y el menos goleado (3)—, ganó los tres encuentros de la Champions y mañana afronta la ida de la primera eliminatoria de Copa en Murcia sin Ter Stegen, Busquets, Iniesta, Luis Suárez, Messi, Paulinho y Umtiti y seguramente con las novedades de Aleñá y José Arnáiz, las figuras del Barcelona B.

Más información
“Messi rompe barreras permanentemente”

El técnico optimiza los recursos y la competitividad azulgrana es extrema si se tiene en cuenta las condiciones de tensión con las que compite por la situación política de Cataluña y la fallida política de fichajes en verano pasado cuando perdió a Neymar, no pudo contratar a Coutinho y prefirió a Dembélé en lugar de Mbappé.

Valverde ha compactado a un equipo que ha mejorado en organización, repliegue y capacidad defensiva y por contra tiene deficiencias en ataque por la lesión de Dembélé y el desacierto de Luis Suárez. Ya no se habla de tridente en el Camp Nou (Messi-Suárez-Neymar), ni siquiera de dúo (Messi-Luis Suárez), sino de Messi. El Barça es hoy más que nunca un plantel que depende del 10, autor de 11 goles en la Liga (15 en total), el 44%, una cifra mayúscula si se tiene en cuenta que el 15% (cinco tantos) corresponde a los goles en propia puerta y el 9% (tres) a Luis Suárez.

El uruguayo, sustituido el sábado por Alcácer, pasa por un momento delicado, condicionado por las molestias que sufre en la rodilla derecha desde el partido de vuelta de la Supercopa y por el dibujo asimétrico que dispone habitualmente Valverde. A Luis Suárez le cuesta encontrar su sitio, a menudo escorado a la izquierda o muy centrado, pocas veces en el área, su zona preferida, el lugar desde donde remataba los centros de Neymar. El sábado falló un gol cantado después de un pase de Sergi Roberto y se fue del campo enfadado pese a la defensa que hizo de su juego Valverde: “Es un jugador impagable”. Los números del ariete en las dos primeras ligas fueron tan sobresalientes —69 goles y 28 asistencias— que ahora sorprende su falta de puntería en acciones aparentemente sencillas como las que se le presentaron contra el Olympiacos y el Málaga.

Titulares y suplentes

El enfado del charrúa el pasado sábado contrastó con la alegría de Deulofeu por estrenarse como goleador en el Barça. Los mejores artilleros después de Messi y Luis Suárez son los medios, Paulinho y Denis Suárez (2). Valverde ha conseguido reflotar a la línea de centrocampistas y también a la defensa, hasta el punto de que hoy la mayoría de posiciones parecen dobladas: Rakitic, Busquets e Iniesta son los titulares en la divisoria mientras Paulinho, Sergi Roberto, Denis Suárez y André Gomes actúan como recambios a la espera de saber el destino de Arda Turan y del lesionado Rafinha.

También la zaga ha aumentado su nónima y prestaciones: Mascherano se ha reivindicado en los últimos partidos como tercer central —los titulares son Umtiti y Piqué— mientras Digne ha sustituido correctamente en el lateral izquierdo a Jordi Alba. La plaza de lateral derecho se la reparten Semedo y Sergi Roberto porque Aleix Vidal ha pasado a competir por el puesto de extremo derecho, uno de los que está más abierto en ausencia de Dembélé.

La Copa del Rey permitirá dar minutos, por otra parte, a Cillessen, que completó una buena pretemporada hasta la llegada de Ter Stegen, y puede que también al central Vermaelen, inédito hasta el momento y candidato a ser traspasado en los próximos meses si finalmente se incorpora a Yerri Mina, zaguero internacional colombiano de 22 años que actúa en el Palmeiras.

Valverde, que reduce todo lo que puede las rotaciones, aspira a aligerar la plantilla en diciembre, incómodo cuando se le pregunta por los descartes después de cada lista de convocados, como pasó antes de recibir al Málaga.

Busquets: “Tenemos que hacer bueno el factor campo”

“El año pasado se nos escaparon puntos muy pronto en la Liga. Todos recordamos el partido contra el Alavés. Así que hay que valorar resultados como el del Málaga. Tenemos que hacer bueno el factor campo”, argumentó Busquets después de la victoria del pasado sábado por 2-0, tantos de Deulofeu e Iniesta, que no marcaba desde noviembre de 2015 en su visita al Bernabéu.

Los azulgrana solo han encajado un gol en el estadio en los cinco encuentros de Liga: fue el de Sergi Enrich, delantero del Eibar. La misma situación se ha dado en la Champions puesto que los barcelonistas cedieron un tanto contra el Olympiacos —Nikolau, m. 89— en el último choque después de golear a la Juventus (3-0).

El Barcelona solamente fue golpeado por el Real Madrid en la Supercopa de España. El equipo de Zidane ganó claramente los dos partidos: 1-3 en el Camp Nou y 2-0 en el Santiago Bernabéu.

La consistencia azulgrana se expresa sobre todo en dos futbolistas: el portero Ter Stegen, titular también con Alemania por la lesión de Neuer, y el central Umtiti, cuyo estado de forma es superior al de Piqué y Mascherano, sus dos acompañantes. “Es un jugador fundamental y extraordinario; estamos contentos con él”, aseguró Valverde de Umtiti. “Tiene salida, agresividad, juego aéreo... Aun así, nos puede dar más”.

Sobre la firma

Ramon Besa

Redactor jefe de deportes en Barcelona. Licenciado en periodismo, doctor honoris causa por la Universitat de Vic y profesor de Blanquerna. Colaborador de la Cadena Ser y de Catalunya Ràdio. Anteriormente trabajó en El 9 Nou y el diari Avui. Medalla de bronce al mérito deportivo junto con José Sámano en 2013. Premio Vázquez Montalbán.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS