Negociación contrarreloj para recuperar el Open de España de golf

La federación, el circuito europeo y el campo del RACE intentan llegar a un acuerdo para celebrar el torneo, desaparecido el año pasado, en Madrid en abril

Sergio García, la semana pasada en Dubai.
Sergio García, la semana pasada en Dubai.Andrew Redington (Getty)

La federación española de golf, el circuito europeo y el campo madrileño del RACE negocian contrarreloj para recuperar el Open de España este mismo año. El reto es mayúsculo porque hay que cuadrar el presupuesto, cerrar la logística y asegurarse la participación de jugadores interesantes en un tiempo récord: el torneo tendría lugar del 12 al 15 de abril, la semana posterior al Masters de Augusta. Las urgencias y la precipitación recorren estos días los despachos.

El Open de España no se celebró el año pasado por primera vez desde 1965. Creado en 1912, el torneo lucía una gran solera y había vivido días de gloria (Seve Ballesteros lo ganó tres veces). Hasta que la falta de patrocinadores públicos y privados, y de un deseo firme por parte de la federación española, acabaron con el torneo y dejaron al Masters de Andalucía en Valderrama (patrocinado con un millón por la Junta y tres por el circuito europeo) como única cita en territorio español. El presidente federativo, Gonzaga Escuriaza, explicó a este periódico que era “una irresponsabilidad” celebrar el Open cuando no habían encontrado patrocinadores, y que la obligación de su organismo era “invertir en la cantera para tener más tarjetas, no hacer un Open”.

Y mientras el golf en España sufría el tijeretazo, el golf español brillaba más que nunca con nueve victorias, la mejor racha desde 1988, el Masters de Sergio García y la irrupción de Jon Rahm. No solo eso, sino que este año la explosión ha continuado: victorias del Niño y de Rahm en enero, y el número uno al alcance de la mano para el vasco. Ante este escenario, la federación y el circuito han reaccionado para devolver al Open donde se merece. Pero el tiempo se agota. Y las prisas pueden traer malas soluciones. La federación, con el apoyo de la madrileña, está dispuesta a aportar cerca de medio millón de euros mientras se negocia con pequeños patrocinadores (no hay una gran marca que aporte lo suficiente) y se baraja que el circuito europeo se rasque el bolsillo con un millón más para un torneo que repartiría un millón en premios. Sería la mitad que en la última edición, en Valderrama en 2016.

La pelota está ahora en el tejado del RACE, el campo señalado para acoger el torneo –sería el primero torneo en Madrid desde 2011-. La junta directiva del club debe dar el visto bueno para ser la sede, algo que no es tan sencillo debido a la premura de tiempo para acondicionar las instalaciones y gestionar la situación con sus 21.000 socios. Las horas corren en contra.

La última pata es el concurso de los golfistas. Celebrar un Open de España sin las grandes figuras nacionales sería un chasco. Sergio García ya ha afirmado que tiene complicada su participación, Miguel Ángel Jiménez se ha descartado, y la gran estrella, Jon Rahm, ha expresado su voluntad de acudir… si todo cuadra. Los jugadores tienen ya cerrado su calendario más cercano, con torneos en Estados Unidos, además de compromisos con patrocinadores.

El circuito europeo ha instado a la federación española a buscar patrocinadores en el extranjero, tal como sucede en otros países, pero de momento la caja sigue vacía. El Andalucía Valderrama Masters (18-21 de octubre) se mantiene por ahora como único torneo del circuito europeo masculino en España este año. A la espera del Open.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Juan Morenilla

Es redactor en la sección de Deportes. Estudió Comunicación Audiovisual. Trabajó en la delegación de EL PAÍS en Valencia entre 2000 y 2007. Desde entonces, en Madrid. Además de Deportes, también ha trabajado en la edición de América de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS