Los jugadores convocan una huelga que amenaza la Copa del Rey de baloncesto

"Tenemos garantizado un seguimiento masivo”, explica Alfonso Reyes, presidente de la ABP, que anuncia que todos aquellos que secunden el paro no viajaran a Las Palmas el miércoles según lo previsto

Reunión celebrada hoy en el CSD
Reunión celebrada hoy en el CSDacbmedia

El miércoles 14 de febrero, un día antes del comienzo de la Copa del Rey de baloncesto en Las Palmas de Gran Canaria, se inicia una huelga indefinida de jugadores profesionales. Tras cinco horas de encuentro en la sede del Consejo Superior de Deportes, el sindicato que preside Alfonso Reyes anunció la ruptura total de las negociaciones y la convocatoria del paro por la falta de acuerdo en el punto del Fondo Social, la cuota de 315.000 euros anuales con la que se financia la Asociación de Jugadores. “No nos merecemos una ACB que nos mienta. La huelga es una exigencia colectiva porque si dejamos que esto siga así, desapareceremos. La consigna de los jugadores ha sido clara: ni un paso atrás. Tenemos garantizado un seguimiento mayoritario, masivo”, explica Reyes, que anuncia que todos aquellos que secunden la huelga ni se personarán en las instalaciones de los clubes ni viajaran a Las Palmas el miércoles según lo previsto. “El paro está convocado para los 18 equipos. Los ocho clasificados para la Copa llevarían el peso principal, pero esto demuestra la solidaridad de todos”, sentencia el presidente de la ABP.

En la reunión celebrada en el CSD, dentro de los pasos por la renegociación del convenio colectivo, el Fondo Social se convirtió en el epicentro de la disputa. La propuesta de los clubes de la ACB pasaba por fijar una cuantía de 220.000 euros más el 1% de los ingresos netos de televisión en la temporada 2018-19 y de 105.000 euros más el 1% de los ingresos netos de televisión para los tres cursos siguientes entre 2019 y 2022. Todo con el “complemento” que estaba dispuesto a aportar el CSD, que planteó “nuevas fórmulas para ayudar a la financiación del sindicato”. “El Fondo Social es una parte mínima de los recursos que generan los jugadores y destinan a su asesoramiento y defensa y no estamos dispuestos a renunciar a él. No es una limosna y ya se redujo un 36% en la última revisión. Pero esto va más allá, queremos que los clubes no piensen que el negocio es suyo. Sin los jugadores no hay baloncesto y no se está respetando su figura”, reitera Alfonso Reyes, constatando la enésima crisis en el baloncesto español.

Más información

Ante semejante escenario y a la espera de movimientos que desenquisten el conflicto, a partir de mañana los ocho clubes clasificados para disputar la Copa (Real Madrid, Valencia, Barcelona, Fuenlabrada, Unicaja, Baskonia, Iberostar Tenerife y Gran Canaria) iniciarán una ronda de conversaciones con sus jugadores para que se pronuncien sobre su seguimiento de la huelga y poder completar sus plantillas para la disputa del torneo con miembros de los filiales. “Esperamos que reconsideren cualquier decisión de hacer una huelga. Nos parece que una diferencia sobre la cantidad que la ACB ha venido abonando al sindicato no supone un motivo para romper también el desarrollo de una gran competición como es la Copa del Rey. Esperamos que puedan entender que una cosa es negociar y la otra, la competición, y que no deben perjudicar ni a la ciudad, ni a los jugadores, ni a las aficiones ni al público. Que separen el conflicto laboral de la competición”, señala Esther Queraltó, Secretaria General de la ACB. Otra alternativa, en el caso de que hubiera algún equipo incapaz de completar una lista de 12, sería correr turno hacia los siguientes clasificados de la tabla. “Imagino que la ACB estará recibiendo llamadas de los patrocinadores preocupados. No sé si les merece la pena pasar por esto por una cantidad que supone 17.500 euros por club”, lanza Reyes.

“El Fondo Social es la clave de todo. En el resto de extremos: el incremento de un 10% de los salarios mínimos, el incremento del Fondo de Garantía Salarial, el caso de que si hay deudas con los jugadores el club no tenga derecho de tanteo (…). Todo esto ha sido aceptado, la discrepancia es en el Fondo Social”, apunta Queraltó, enumerando avances que no han corregido el cisma. Entre los clubes se estima que la diferencia entre las cifras actuales y la propuesta planteada al sindicato es menor que la cuantía de los descuentos salariales que sufrirán los jugadores que secunden la huelga en los 18 equipos, que podría ascender al medio millón de euros incluyendo bonus. “Nuestra última propuesta ha sido de 240.000 euros más el 1,25% de los derechos televisivos, con un mínimo de 50.000 euros para, al menos, igualar lo que tenemos. Lo han rechazado y ahora habría que empezar de nuevo con unas condiciones más duras. La fuerza de los jugadores nos ha permitido mantener el pulso. Aquí estamos españoles, comunitarios y extracomunitarios. No nos gusta este escenario, pero no hemos tenido otra salida. La ACB no ha tenido la altura de miras de entender los beneficios de un sindicato fuerte. Su única idea es debilitarnos cada vez más porque les resultamos un incordio y no paramos, como dicen ellos, de darles estopa”, cuenta Alfonso Reyes. ¿Qué escenario se imagina el presidente de la ABP a partir de mañana y antes de que se ponga en marcha la intendencia de la Copa? “Tengo muy poca imaginación. Soy ingeniero. Tendré el teléfono con batería, eso sí”, cierra Reyes.

Sobre la firma

Faustino Sáez

Es redactor de deportes del diario EL PAÍS, especializado en baloncesto. Además del seguimiento de ACB y Euroliga, ha cubierto in situ Copas, Final Four, Europeos y Mundiales con las selecciones masculina y femenina. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción