Tavares y Llull, inabarcables para el Estudiantes

El Real Madrid se apunta el derbi con suficiencia (75-92), con 14 puntos del menorquín en 19 minutos de juego y otra exhibición de poderío del pívot caboverdiano (13 puntos, 13 rebotes y 3 tapones)

Llull roba el balón a Landesberg
Llull roba el balón a Landesbergacbphoto

A medio gas y sin un tercio de su plantilla, el Real Madrid se llevó el derbi ante el Movistar Estudiantes (75-92), con Llull y Tavares como protagonistas. En su tercer partido tras la reaparición, el menorquín sumó 14 puntos (con 3 de 5 en triples) y 17 de valoración en 19 minutos de juego. En otra exhibición de poderío, el caboverdiano se agigantó ante los estudiantiles con 13 puntos, 13 rebotes, 3 tapones y 29 de valoración. Doncic y Thompkins, con 14 puntos por barba, completaron el ejercicio de superioridad madridista para firmar su 26º triunfo en 29 jornadas de la Liga Endesa (el jueves 3 disputarán el partido aplazado ante el Baskonia).

Más información
Laso y la conjura de los ‘pollos’
El Real Madrid abraza la Final Four tras vencer al Panathinaikos
Sergio Llull: Especial también para volver
Llull retoma su leyenda y rinde al Panathinaikos
Llull: “Ver cómo el Palacio se vuelve loco es maravilloso”

Los achaques tras la batalla ante Panathinaikos y la prudencia rumbo a la Final Four empujaron a Laso a configurar una lista de entreguerras (sin Campazzo, Randolph, Rudy ni Ayón; los dos primeros lesionados y los otros dos con pequeñas molestias) y un quinteto inédito: Doncic, Causeur, Yusta, Radoncic y Tavares. A menos de 20 días de viajar a Belgrado a pelear por la Décima, los blancos evaluaron daños en el derbi pero sin renunciar a su ideario competitivo, a pesar de tener una holgada ventaja en el liderato.

Con la defensa de Yusta sobre Landesberg, el dominio de Tavares bajo los aros y la fluidez anotadora de Doncic, el Madrid se hizo pronto con los mandos. Solo Radoncic se quedó destemplado, con tres pérdidas y dos faltas en apenas cinco minutos. El resto del repertorio madridista impuso con solvencia su calidad ante un rival inconstante. Las primeras asistencias de Llull, en su regreso a la Liga 10 meses y 13 días después, sirvieron para que Thompkins comenzara el descosido.

Llull lanza a canasta
Llull lanza a canastarealmadrid

Bajó la concentración el Estudiantes y el Madrid lo penalizó con contundencia. El primer triple de Landesberg en el minuto 17 fue el último mérito de los colegiales antes del descanso. Con cinco puntos de Doncic y seis de Tavares, los de Laso armaron un parcial de 2-11 que resituó a los locales ante una misión inabarcable (31-44, m. 20). Las molestias de Llull en la rodilla operada tras un mal apoyo en una caída fue el único contratiempo madridista. Todo quedó en un susto según confirmó el protagonista rumbo al vestuario.

Nada cambió en la reanudación. Tavares siguió incrementando su influencia con puntos, rebotes y tapones y la renta madridista creció de manera exponencial. Del 31-49 de minuto 21, al 37-57 mediado el tercer cuarto. Del 45-67 tras un triple de Causeur, al 50-74 después del segundo triple de Llull. El derbi se quedó sin intriga ni tensión y el tramo fianl del partido sirvió para que Llull continuara cogiendo rodaje mientras Laso conduraba al resto de sus piezas.

Con el tercer triple del menorquín el roto se estiró hasta los 30 de ventaja (56-86). Mientras Llull sumaba puntos y sensaciones, Landesberg se ofuscaba ante el aro (2 de 12 en tiros de campo mediado el último acto; 4 de 16 al final). Tampoco fue el día de Carroll (0 de 7 en triples). Pero las sonrisas del banquillo ante el sorprendente desenfoque del artillero estaban perdonadas por su sobresaliente eliminatoria ante el Panathinaikos (14,6 puntos de media y un puñado de canastas determinantes en las tres victorias blancas). El último minuto fue de nuevo, como ante el Fuenlabrada, para el canterano Melwin Pantzar, escolta sueco de 18 años y 1,90m, que trabajó en pretemporada con el primer equipo y ejerció de sparring de Llull en el tramo final de su recuperación.

La Demencia se manifiesta contra la sentencia de 'La Manada'

Los aficionados del Movistar Estudiantes, liderados por la Demencia, mostraron durante el derbi madrileño ante el Real Madrid una pancarta que la que se podía leer: “Yo sí te creo”, en referencia a la sentencia del caso de ‘La Manada’. Además, en varias fases del encuentro se pudieron escuchar cánticos de “no es abuso, es violación”.

Sobre la firma

Faustino Sáez

Es redactor de deportes del diario EL PAÍS, especializado en baloncesto. Además del seguimiento de ACB y Euroliga, ha cubierto in situ Copas, Final Four, Europeos y Mundiales con las selecciones masculina y femenina. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS