Llega el exquisito Kárpov

Uno de los mejores deportistas de la historia entra en esta serie gracias a uno de sus toques virtuosos

Vídeo: LUIS MANUEL RIVAS

Posición inicial:

Blancas: Td1, Te1, Dc2, Ad2, Ad3, Cf3, Cg3; peones en a2, b4, c3, d4, e4, f2, g2 y h3.

Negras: Ta8, Dd8, Te8, Rg8, Ab7, Cd7, Ag7, Cb6; peones en a6, b5, c7, d6, e5, f7, g6 y h6.

Anatoli Kárpov, nacido en 1951, era consciente en 1973 de la enorme responsabilidad para la que había sido elegido por las autoridades del país más grande del mundo: recuperar el honor nacional perdido un año antes por Borís Spassky ante Bobby Fischer en plena guerra fría entre la URSS y EEUU. Pero ni siquiera podía imaginar que el peso político de sus éxitos deportivos iba a ser mucho mayor aún de lo enorme que parecía, porque luego tendría que defender ese título frente a un "traidor”, el disidente escapado Víktor Korchnói, y contra el símbolo del espíritu renovador del presidente Mijaíl Gorbachov, el también inmortal Gari Kaspárov.

Para afrontar esas hercúleas tareas, Kárpov contaba con un temperamento frío como el hielo -el gélido Tolia fue su apelativo desde muy joven-, una impresionante resistencia física y mental que contrastaba con su escuchimizado cuerpo, y un estilo revolucionario, brillante por su profundísima concepción de la estrategia. Esta última virtud se ve en la partida contra Spassky, jugada en 1973, que glosa este vídeo. Kárpov ya anunciaba su exquisitez.

Sobre la firma

Leontxo García

Periodista especializado en ajedrez, en EL PAÍS desde 1985. Ha dado conferencias (y formado a más de 30.000 maestros en ajedrez educativo) en 30 países. Autor de 'Ajedrez y ciencia, pasiones mezcladas'. Consejero de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) para ajedrez educativo. Medalla al Mérito Deportivo del Gobierno de España (2011).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS