El Levante frena al irreconocible Alavés

El equipo ‘granota’ remonta para lograr su primera victoria en casa ante un huésped desdibujado

Rochina conduce el balón ante Manu durante el partido en el Ciutat de València.
Rochina conduce el balón ante Manu durante el partido en el Ciutat de València.BIEL ALIÑO (EFE)

Brilla el Levante, que respira, y decepciona el Alavés. Primera victoria del conjunto granota en su fortín de Orriols. El grupo de Paco López levantó un 0-1, ganó 2-1, suma siete puntos y se despegó del descenso después de tres derrotas consecutivas. Frenazo al sorprendente Alavés, irreconocible y muy vulnerable en la visita. El bloque de Abelardo, que optaba a la cabeza de la tabla si conseguía la victoria en el Ciutat de València, solo se impuso en los cuatro minutos iniciales de partido y en los cinco finales. El resto del duelo fue siempre a remolque.

El Alavés hizo daño muy pronto. En el minuto cuatro la defensa del Levante, muy blandita, rechazó mal un córner y el balón le cayó a Ibai Gómez, que centró al segundo palo con el exterior de su pie derecho para que Rubén Sobrino cabeceara a gol anticipándose a Prcic.

Empujó el Levante con la zurda de Rochina encabezando las acciones ofensivas. El de Sagunto, que se asomó ayer a la titularidad en un once granota con siete cambios respecto al equipo que perdió el jueves en Valladolid, bombardeó la portería de Pacheco en varias ocasiones antes de poner el balón del empate. En una salida por el carril zurdo, el lateral izquierdo Toño dejó el balón sobre la carrera de Rochina, que se marchó en carrera de Manu García y puso un centro espléndido para que Jason, de cabeza, lograra la igualada. El cabezazo del gallego, tras un gran impulso que no pudo igualar Duarte en su salto, fue un martillazo imparable para Pacheco.

El Levante se proyectó por el corredor izquierdo, donde Toño subía sin parar, como a él le gusta, asociándose con Rochina y Campaña. El Alavés acusó su gol tempranero. El once vasco se metió atrás y no pudo defender el aluvión de llegadas de los locales. El pelotón de Paco López generó tantas llegadas como siete días atrás, cuando fue goleado por el Sevilla, pero en esta ocasión tuvo puntería ante un rival reservón.

En un partido con protagonismo para los jugadores zurdos del bloque granota, Toño hizo el segundo. Morales perdió un uno contra uno ante Martín Aguirregabiria dentro del área, pero el balón fue a parar al lateral alicantino, que con un disparo seco y raso subió el 2-1 al marcador.

Morales y Moses, la nueva sociedad

Las rotaciones que introdujeron ambos entrenadores tuvieron un efecto diferente en el partido. El Levante las digirió bien, mientras que al Alavés se le atragantaron. La entrada en el once de Rochina fue balsámica. El valenciano mezcló bien con Campaña, Morales y Jason, y los granota gobernaron el medio campo. Con Jony y el peleón Calleri, goleador de moda en Vitoria, entrando en combate a partir del minuto 64, Abelardo buscó la igualada con un ataque más reconocible en el que antes Guidetti no había aparecido.

Morales y Simon Moses, dos balas, enseñaron que su sociedad puede hacer mucho daño a partir de ahora. En la parte de atrás y hasta su lesión en el minuto 70, la entrada del uruguayo Cabaco, que jugó de lateral derecho, cerró mejor la defensa local. El curso pasado la personalidad del uruguayo ya fue decisiva. Salió Cabaco del partido y arremetió el Alavés buscando el empate. Ibai estrelló un balón en el palo y Maripan remató arriba una acción de estrategia. En el último minuto Pacheco abandonó su portería para rematar dos acciones seguidas a balón parado que se quedaron sin premio.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS