Año y medio para encontrar a España

Tras la eliminación de la Liga de las Naciones y con la Eurocopa de 2020 todavía lejos en el calendario, La Roja encara un periodo de reflexión y profundo análisis

Luis Enrique, durante el partido de España ante Bosnia.
Luis Enrique, durante el partido de España ante Bosnia.LLUIS GENE (AFP)

Constatada la eliminación de España para la final four de la Liga de las Naciones tras la victoria de Inglaterra sobre Croacia en Wembley, el calendario deportivo de La Roja hasta el comienzo de la próxima Eurocopa en 2020 ha sufrido un aclarado considerable. A falta de año y medio para la inauguración de una competición para la que deberá empezar su recorrido clasificatoria el próximo mes de marzo (el 20 y el 28 ante unos rivales que se conocerán en el sorteo del 2 de diciembre) el balance tras la precipitada eliminación en el Mundial de Rusia sumada a la del recién estrenado torneo arroja una conclusión inmediata. España sigue en transición, y Luis Enrique, en los seis partidos que ha dirigido hasta el momento como seleccionador nacional, sigue en pruebas.

Más información
España, sin consolación
Harry Kane derrota a Croacia (y a España)

Son 33 los futbolistas que han participado hasta el momento en los últimos enfrentamientos de España, con una variación sustancial en la parcela defensiva, auténtico banco de pruebas para el técnico asturiano y una de las parcelas que mejor ha escenificado las debilidades actuales de La Roja. La retirada de Gerard Piqué y el episodio de Jordi Alba, ausente hasta el último encuentro ante Croacia por motivos nunca aclarados, han abierto un agujero por el que sigue desangrándose el juego de España. Solo en la holgada victoria ante los balcánicos en el Martínez Valero (6-0) y la obtenida en el amistoso del domingo ante Bosnia (1-0) se produjo con la portería a cero, recibiendo ocho goles en los otros cuatro partidos.

Con la salvedad de Sergio Ramos, hasta seis jugadores han sido puestos a prueba como su posible compañero en la zaga (Nacho, Iñigo Martínez, Hermoso, Bartra, Albiol y Diego Llorente), sin que ninguno de ellos se haya asentado en el puesto. A la experimentación defensiva se une la inestabilidad de De Gea bajo palos, a quien Luis Enrique siempre ha defendido en sus intervenciones ("Las críticas le harán más fuerte"), pero que sigue sin convalidar su nivel en la Premier League con el Manchester United con el de arquero de La Roja. Los 11 goles que encajó en los 12 disparos recibidos durante el Mundial de Rusia siguen siendo una losa difícil de disimular, y que reluce cuando sus discretas actuaciones, como la realizada en la última derrota ante Croacia, hacen acto de presencia. 

La medular también es otro nicho de experimentación, donde solo la figura de Busquets parece destinada a permanecer imperturbable. A pesar de contar con un catálogo tan variado como extenso, la marcha de Iniesta y Silva ha dejado vacantes dos puestos por los que disputan una serie de jugadores que no parecen haber puesto su nombre en la taquilla. Solo la entrada de Saúl resulta algo más estable, no así la participación fija de futbolistas como Thiago o Koke (este ha probado el amargor de verse incluso fuera de las convocatorias) o Suso, otro experimento, en un campo en el que también se han testado jugadores menos habituales como Brais Méndez. Tampoco se han mantenido estables los rendimientos de Isco, Marco Asensio o Ceballos, lo que ha impedido que la estructura creativa del juego haya anclado sus cimientos.

Algo similar ha sucedido con la punta del ataque, aunque, eso sí, las reiteradas bajas de Diego Costa por lesión no han dejado ver si el jugador del Atlético volverá a ser el eje de ataque de España como lo fuera antes para Julen Lopetegui. Iago Aspas, Rodrigo Moreno, Morata o Alcácer han tenido su oportunidad, aunque ninguno haya argumentado su titularidad con una bolsa de goles inapelable.

A falta de algo menos de 600 días para la llegada de la Eurocopa y con el billete todavía por facturar, a España le espera una larga travesía en el desierto por la que repasar no solo lo ocurrido en los últimos meses, sino lo que está por venir. Y todo salpicado de espejismos, para facilitar todavía más la tarea.

Sobre la firma

GORKA PÉREZ

Es redactor de la sección de Economía y está especializado en temas laborales. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Antes trabajó en Cadena Ser. Es licenciado en Periodismo por la Universidad del País Vasco y Máster en Información Económica de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS