El Athletic, en el camino del candidato único

José Ángel Corres, presidente de la Cámara de Comercio de Bilbao, avalado por el PNV, se perfila como aspirante en solitario a la presidencia

José Ángel Corres, durante en un desayuno informativo.
José Ángel Corres, durante en un desayuno informativo.LUIS TEJIDO (EFE)

La maquinaria electoral del Athletic ya está en marcha. Josu Urrutia no figura, desde el pasado día 18, como presidente. Solo, como “primus inter pares”, es miembro de la junta gestora que dirige al club hasta las elecciones, previstas para el 27 de diciembre, aunque a estas alturas, parece barruntarse que no se van a celebrar.

Son ocho los nombres que figuran en esa directiva provisional, una parte de la junta dimisionaria. Entre ellos no figura José Ángel Corres, el vicepresidente, y que, según todas las fuentes consultadas por este periódico, podría ser el candidato “oficial” a la presidencia, y posiblemente, el único nombre que aparezca desde ahora hasta que se cumpla el plazo de entrega de los avales, en forma de firmas, el próximo 7 de diciembre.

Desde que Urrutia anunció su dimisión y convocó elecciones, se han barajado diversos nombres de posibles candidatos. Uno de ellos, José Antonio Jainaga, presidente de Sidenor, fue el único que proclamó hace menos de un año, su intención de pelear por el cargo, pero el tiempo ha enfriado su primer impulso y ahora mismo está claro que no participará. Tampoco se sabe nada del grupo encabezado por Mario Fernández, hijo del expresidente de la BBK y antiguo consejero del Gobierno Vasco. Entre los directivos de la junta de Urrutia, se barajó el nombre de Alberto Uribe-Echevarria, pero esa posibilidad parece esfumarse, como la de Javier Aldazabal, el secretario de la directiva. Su pertenencia a la junta gestora, parece aclarar las cosas. Otro socio que sonaba, el cocinero Aitor Elizegi, se ha encargado personalmente de dar las evasivas suficientes como para descartar su concurrencia a los comicios. El hecho de que cualquier candidato que no haya pertenecido a la junta de Urrutia, tenga que avalar 19 millones de euros correspondientes al 15% del presupuesto, según establece la Ley del Deporte, ejerce como elemento de disuasión de los aspirantes.

Más información

En esta tesitura, el único nombre que aparece es el de José Ángel Corres, hasta hace unos días vicepresidente del club, licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad de Deusto y presidente de la Cámara de Comercio de Bilbao. Corres negó hace una semana su interés por ser elegido presidente, pero en apenas unos días ha variado su posición. Según algunas fuentes, el PNV, partido al que pertenece, y bajo el que ha desarrollado gran parte de su carrera profesional, le ha “sugerido” a Corres que debería ser el candidato, y que su próximo servicio debía ser el Athletic.

El Partido Nacionalista Vasco ha sido, habitualmente, el catalizador de las candidaturas triunfadoras en las elecciones rojiblancas, aunque siempre hayan negado los dirigentes del partido, su influencia directa en las mismas. Ya el primer presidente que adoptó la fórmula de un socio un voto, Beti Duñabeitia, se convirtió años después en alcalde de Bilbao por el PNV. En los últimos comicios, los de 2012, ganados por Josu Urrutia, desde algunos batzokis (sedes del PNV), se procedió a sugerir telefónicamente a los afiliados, que eran además socios del Athletic, que pasaran por dichos locales y avalaran con su firma la candidatura del ahora cesante presidente del club, lo que provocó el enfado de algún dirigente nacionalista, como Iñaki Anasagasti, contrario a politizar las elecciones. “En ninguna asamblea del partido se ha decidido esto”, alegaba hace ya siete años.

Los últimos candidatos que ganaron las elecciones y no contaban con el plácet implícito del PNV –José Julián Lertxundi y Fernando García Macua–, fueron torpedeados en su tarea por los medios nacionalistas. Ninguno de los dos pudo repetir mandato en las siguientes elecciones.

José Ángel Corres, con una destacada trayectoria profesional como directivo de empresas e instituciones, es, curiosamente, el único miembro de la directiva de Josu Urrutia que, hace ya seis años, se salió del carril marcado por el presidente y realizó unas declaraciones, en la segunda temporada de Bielsa, cuando el equipo rojiblanco entró en barrena: “En esta vida, nadie tiene confianza plena, sobre todo si los resultados no acompañan. Bielsa no ha sido cuestionado en ningún momento, pero evidentemente todos tenemos un crédito que se va a agotando”, afirmó. El entrenador argentino replicó, ninguneando al vicepresidente: “¿Cómo se llama?, ¿Cores?, ¿qué oficio tiene? No sé si con intención o no, nada de lo que diga “Cores”, va a mejorar o empeorar nuestras posibilidades, pero lo que ha dicho va en sentido contrario de lo necesario”. No hubo más réplicas. Ni antes ni después, ni él ni ningún otro directivo, al margen de Urrutia, realizó más declaraciones en siete años y medio.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción