Everton, sustituto del sustituto

El delantero del Gremio empezó el torneo como suplente del recambio de Neymar y es ahora el más desequilibrante para Tite

Everton, durante el partido ante Paraguay.
Everton, durante el partido ante Paraguay.Chris Brunskill (Getty)

Por su peinado a lo mohicano, sus compañeros le apodaron Cebolinha, como un personaje de la Turma da Mônica, uno de los tebeos más populares de Brasil. El delantero de Gremio de Porto Alegre empezó la Copa América como suplente. Fue entrando poco a poco en el equipo de Tite hasta no salir más. Con regates, velocidad por la banda izquierda y dos golazos, ha logrado que la afición local y la selección brasileña noten menos la ausencia de Neymar.

Everton Soares (Maracanaú, Ceará, 1996) procede de la cantera del Fortaleza, de Ceará. En 2013, a los 16 años, fue fichado por el Gremio por unos 70.000 euros. Su gran momento llegó en la semifinal del Mundial de Clubes, en 2017, cuando marcó el gol de la victoria contra el Pachuca en su jugada más característica: deslizó la pelota hacia el centro, la llevó a la pierna derecha y finalizó con un fuerte remate cruzado. Una combinación similar a la de su primer gol en la Copa América, cerrando el triunfo por 3-0 de Brasil sobre Bolivia.

Tite no se convenció de que Everton debería ser titular hasta el tercer partido, contra Perú. El entrenador sacó a David Neres de la posición que antes ocupaba Neymar. De los pies de Everton salían las principales jugadas de ataque. A los 31 minutos del primer tiempo, anotó el tercer gol brasileño. Dejó la cancha como el mejor jugador del partido. “Everton fue el máximo goleador del Gremio esta temporada. Se esforzó por merecer la oportunidad en la selección, mostrando personalidad y eficacia”, dice Tite.

El delantero es uno de los símbolos de renovación de la Canarinha. Apareció en la primera convocatoria tras la Copa del Mundo 2018. Pocos minutos en un amistoso contra Estados Unidos, en septiembre pasado, bastaron para que convenciera con su repertorio. Como no tiene miedo a regatear ni a los duelos cara a cara, Everton se ha convertido en el ojito derecho de la afición en Brasil. Su nombre fue el más ovacionado en el partido de cuartos contra Paraguay.

Interés del City

A los 23 años, vive el mejor momento de su carrera. Solo se asentó como titular en 2018, pero ya es la gran apuesta de Gremio para ingresar dinero con una nueva venta al exterior tras la de Arthur al Barcelona. Los directivos del club afirman entre bastidores que sólo aceptan discutir a partir de 40 millones de euros. Clubes como el Manchester City siguen al delantero desde el año pasado. “Todavía soy jugador de Gremio. No quiero pensar en nada durante la Copa América”, afirmó tras la victoria en los penaltis sobre Paraguay. “Este es el mejor momento de mi vida. Necesito mantener el foco en el trabajo para no dejarme llevar por la fama”. Tiene contrato hasta 2022 con Gremio, con una cláusula de 60 millones de euros.

Cebolinha personifica lo que Tite llama “extremo desequilibrante”, un delantero abierto a las bandas, como los punteros de antaño, capaz de regatear y desarbolar las defensas rivales. Es el jugador con el mejor aprovechamiento de regates en la Copa América, por delante de Messi y Alexis Sánchez.

Everton debe ganar aún más protagonismo en el clásico de la semifinal, ya que ocupa un sector problemático para los argentinos. Los tres goles encajados por Argentina en el torneo le llegaron por su derecha. El sustituto del sustituto se anuncia como el arma de Tite para explotar la fragilidad de su mayor rival.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS