Enric Mas: “El Tour me ha tratado bastante bien por ahora”

El Tour de su debut era un sueño para Enric Mas (Artà, Mallorca, 1995) hasta que el sábado, en el Tourmalet, topó con sus límites y reventó.

Enric Mas, en la etapa del domingo.
Enric Mas, en la etapa del domingo.Chris Graythen (Getty Images)

El Tour de su debut era un sueño para Enric Mas (Artà, Mallorca, 1995) hasta que el sábado, en el Tourmalet, topó con sus límites y reventó. Fue tal la explosión que 24 horas más tarde no se había recuperado. El corredor del Deceuninck perdió media hora en la etapa grande de los Pirineos. El día siguiente, el día de descanso, Mas, la gran promesa del ciclismo español, repasa su Tour de aprendizaje y hasta ríe a carcajadas recordando sus días malos, días, dice, que le permiten rellenar su diario de páginas de todos los colores.

Pregunta. En el Tourmalet encontró lo que dijo que buscaba, sus límites. No es mala cosa para aprender el Tour, ¿no?

Respuesta. Sí, claro. Aparte de que he reventado y todo, hago una lectura positiva de lo que llevamos de Tour. Llevamos dos semanas, 15 etapas. En la 14ª iba el cuarto en la general, en la 15ª por la tarde iba el 26º... Vinimos aquí para aprender y para intentar hacer un top ten, y esto creo que ya no es posible. Pero, poco a poco, vamos creciendo como ciclista.

P. Y llenando de experiencias de todo tipo su libro blanco del Tour...

R. Así es, así es. Creo que aparte de Ullrich que ganó el Tour a la segunda y Alberto (Contador) a los 24 años, pero era su segundo... No me quiero comparar con estos ciclistas, ¿eh?, quiero decir que el Tour es otra carrera, el Tour es la carrera [y acentúa el la]. Estamos aprendiendo muchísimo. Lo que me pasó el sábado y el domingo en los Pirineos creo que es una cosa normal, ¿no?

P. ¿Se había vaciado alguna vez tanto en una etapa que al día siguiente no se había podido recuperar?

R. En mi primera Vuelta, en 2017, sí. Me acuerdo de que en la segunda semana las pasé putas, pero luego en la tercera me recuperé bastante, y ya el último día, la etapa del Angliru de Alberto, ya iba mejor.

P. ¿Siente que el Tour le quiere?

P. Por ahora creo que el Tour me ha tratado bastante bien. Tengo que estar muy contento con lo que va de Tour, aparte del reventón de los Pirineos, llevamos un buen Tour. Y el equipo está impresionante.

P. Cuando los días de montaña se queda en la grupeta con los culones y los sprinters, ¿odia la bicicleta?, ¿odia el Tour?, ¿se odia a sí mismo?

R. Hablé de ello con Peter, con Sagan. Cuando vas bien y te sientes fuerte, la bicicleta es muy bonita, ¿no?, pero los días jodidos no es tan bonita...

P. ¿Llega a pensar eso de qué hago aquí, sufriendo como un perro?

R. Cuando reventé e iba jodido iba pensando un poco negativamente, pero cuando ya pasó una hora ya dije 'vamos a aprender de lo que me ha pasado hoy', y también, cuando estábamos arriba de uno de los puertos, vino a mi lado Iván [García Cortina, rodador y hombre rápido asturiano que también debuta] y me dijo, 'sé que no estás para chorradas pero intenta disfrutar de las vistas, de la gente y del Tour...'

P. ¿Lecciones para sufrir con dignidad?

R. Sí, sí, y desde ahí hasta meta intenté empezar a ahondar un poco con la gente de la grupeta, a intentar aprender, a pensar un poco en lo que me había pasado...

P. ¿Le dieron duro los de la grupeta, que se supone que disfrutarían viendo entre ellos a uno al que odiaban porque amenazaba con dejarles fuera de control cuando quedó segundo en la Vuelta?

R. Fue todo lo contrario. Subiendo el último puerto iban bajando todos los de la general, y todos me iban no animando, pero me miraban y me hacían algún gesto como decir, vamos, que te vas a recuperar...

P. Dice que el Tour es la carrera...¿Cómo lo definiría?

R. No sé cómo decirlo... Sí que es verdad que con el equipo llevamos 11 días el líder con Alaphilippe. Y desde el primer día hemos tenido mucha presión. Llevamos 15 etapas que han sido 15 etapas de presión. Han sido 15 días en los que hemos ido a ganar la etapa o a defender el liderato cada día. Pero yo creo que tengo que empezar a convivir con eso por si todo va bien en mi carrera.

P. Se supone que los días en los que triunfa le gustará ver en la prensa el relato de sus glorias... ¿Se atrevió a abrir el periódico después de su mal día?

R. Normalmente no miro, normalmente tengo el móvil lleno de mensajes y eso, y solo hablo con la familia y los amigos. Y, sinceramente, el domingo después de la etapa, llamé a la familia y a la novia, y les dije que dejaba el móvil, que teníamos tres horas de autobús hasta Nîmes y cuando terminamos de hablar un poco con los compañeros, me puse La casa de papel en Netflix, y viajé sin pensar de dónde venía en ese momento.

Sobre la firma

Carlos Arribas

Periodista de EL PAÍS desde 1990. Cubre regularmente los Juegos Olímpicos, las principales competiciones de ciclismo y atletismo y las noticias de dopaje.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS