“Nuestra final y la de las mujeres refleja el cambio en la sociedad”

Perrone pondera el éxito de ambas selecciones de waterpolo, sus sensaciones ante una lucha por el oro que ya vivió hace diez años y su admiración por Estiarte

Felipe Perrone se apresta a lanzar en el España-Croacia.
Felipe Perrone se apresta a lanzar en el España-Croacia.Catherine Ivill (Getty Images)

Felipe Perrone es el atípico capitán de la selección española de waterpolo que se ha plantado en la final del Mundial. Nació hace 33 años en Río de Janeiro, pero se trasladó a Barcelona siendo un chaval y se nacionalizó español. Juega con la selección desde 2005, pero con un paréntesis, con motivo de los Juegos en Río. Aprovechó la normativa que rige este deporte y compitió con la selección brasileña. Regresó a la española y ahora tiene ocasión de luchar por el oro.

Pregunta. ¿Qué lectura extrae del camino de España en este Mundial?

Respuesta. Además de meternos en la final, el hecho de clasificarnos para los Juegos, nos quita un peso de encima. Yo estuve en la final del Mundial de Roma hace diez años y, después de tanto tiempo, volver a la final es un sueño para cualquiera, momentos para toda la vida.

P. En aquella final de 2009 jugaba el ahora seleccionador David Martín, y tiene una espina clavada ¿Qué pasó?

R. Sí. Era una contra de dos contra uno, íbamos ganando en la prórroga, y David, como siempre, muy solidario hizo un pase más y el jugador que le acompañaba no pudo chutar. Serbia empató y nos ganó en la prórroga. Son jugadas que te quedan en la mente. David era como es de entrenador: transmite siempre la idea de equipo. Aquí, ganamos o perdemos todos.

P. Usted es el que arenga a sus compañeros poco antes del inicio de cada partido. ¿Qué les ha dicho antes de la semifinal ante Croacia?

R. Que tuviéramos toda nuestra energía y ganas en el planteamiento táctico. Hay mucha tensión muchas ganas y es fácil de que al final confundas las ganas con conseguir un plan de juego. Fue increíble. Todo el partido seguimos nuestro plan y nuestra idea de juego que para España es fundamental.

P. Ese último cuarto, les ha podido pasar factura.

Más información
España vuela sobre Croacia y todos los campeones
David Martín: “Empieza otra gran generación del waterpolo”

R. David planteó una manera de jugar que muy poca gente juega. Hemos hecho lo que en waterpolo llamamos de zona M. Tenemos siempre un jugador siempre delante del boya, es decir, lo defienden dos. Es una defensa de mucho riesgo, pero seguimos el plan y es lo que nos llevó a la victoria. Si te fijas en el partido, no en el agua, sino antes, cuando hacemos la presentación, ves que jugamos contra gigantes. Los croatas miden todos dos metros. Intentamos llevar el partido siempre a un límite físico y mental porque ahí donde somos buenos.

P. Y antes de la final qué les dirá a sus compañeros.

R. Lo voy preparando entre un partido y otro. Son mucho sensaciones, que tengo del equipo ¿no? Y esto al final lo voy preparando a lo largo del día y, cuando llego allí, les lanzó un último mensaje, que les llegue sobre todo. Es un equipo de chavales que están empezando su historia, la mayoría de 20 y 21 años y creo que siempre puedo aportar algo de experiencia sobre todo teniendo en cuenta final que es mi noveno Mundial ya. Lo que les pueda ayudar para acortar el camino al éxito, pues mejor

P. Se ganó a Italia en el Europeo.

R. Los partidos con Italia son siempre muy curiosos porque ellos plantean algo muy parecido a lo nuestro tampoco son jugadores tan grandes y calidad individual como los croata y húngaros. Es un choque de planteamientos similares. En los últimos partidos les hemos ganado pero la final es un punto aparte. Será partido inolvidable y la gente va a disfrutar mucho.

P. Allí está Gonzalo Echenique, que jugó con la selección española.

R. Son situaciones que pasan en el waterpolo debido a la flexibilidad en las reglas. Chalo tiene una relación de amistad con nosotros muy grande, pero tendremos que olvidarlo e la final.

P. Usted ha vivido ese sentimiento ya que ha jugado con Brasil y con España.

R. En mi caso, mi historia está asociada a los dos países. Es muy complicado. Alguna vez me he sentido más brasileño, alguna vez más español. Luego me he dado cuenta de que siento a los dos. Mi abuela era catalana, he crecido en España, mis padres viven en Brasil… Es una mezcla de emociones, pero al final es un poco el reflejo de la sociedad española, una sociedad cosmopolita. La inmigración que ha habido de Sudamérica lleva a que haya muchas personas que tengan un sentimiento como el que tengo yo.

P. ¿Es cierto que, de niño, junto a su hermano, veía partidos de la selección española?

R. Cuando lo pienso, hasta me emociono. Yo de niño… imagínese, en Brasil, un país que es totalmente de fútbol, ¿no?, a mi hermano le gustaba el waterpolo y siempre sentimos una identificación con el estilo español. Estiarte o Ballart, no fueron jugadores muy desarrollados físicamente. Lo veías como un espejo, como una posibilidad de llegar un día a ser un jugador así. Jugábamos con el balón en casa y siempre había la pelea de quién iba a ser España, porque era lo guapo. Tengo una foto con Estiarte cuando estuvo en Brasil, en el 94, yo con ocho años, la tengo guardada, es muy especial para mí. Hay toda una historia detrás para poder estar aquí con la selección como capitán y llegar a una final.

P. ¿Qué tiene este equipo para haber dado el salto a las finales?

R. He vivido las dos realidades y el camino es muy largo. Con la selección fui tercero en el Mundial de Melbourne y en el Europeo de Belgrado. No me quedan muchos años, pero estos chavales empiezan una historia que es muy larga. Ahora mismo hemos logrado una combinación con jugadores otra época como yo, Fran, Blai y Dani y conseguimos transmitir a los chicos: ‘¡no por favor. no vamos a perder otra vez!’, para que entiendan lo importante que es toda la preparación y la necesidad de estar centrados y la manera de afrontar psicológicamente este tipo de torneos. Quizás antes nos cargábamos mucho, nos poníamos mucha presión y ahora hemos aprendido a gestionar mejor lo que son estos partidos.

P. ¿Qué teme más de Italia?

R. No temo nada. Es un partido muy muy abierto. Ellos tienen un jugador que se está destacando muchísimo que es Francesco di Fulvio que hace un waterpolo muy bonito, muy dinámico, además de Pescara, de una familia histórica del waterpolo, que seguro habrá visto muchos vídeos de Manel (Estiarte) porque tiene cogidas muchas características de él. Y también tienen a Echenique que siempre es un peligro. Pero no será un partido de individualidades sino que explotan más el potencial del equipo.

P. ¿Qué le dice que España esté en la final tanto en hombres como en mujeres?

R. Sin lugar a dudas es el reflejo de todo un cambio en la sociedad española, más en la natación. Se ve también en el balonmano, en el baloncesto, en el fútbol… Todo viene de una idea de igualdad y de fomentar el deporte femenino. Nosotros tenemos a Premaat que patrocina a los dos y a la LaLiga4Sports que apoya a los dos. Al final, el resultado está ahí. Y me gusta añadir que es muy bonito.Tras el partido, las chicas estaban allí esperando para aplaudirnos y lo mismo hicimos nosotros. Vamos todos a una.

Sobre la firma

Robert Álvarez

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS