El Barça y Neymar alargan el pleito por 44 millones

El jugador reclama la cantidad en concepto de compensación fiscal y el club entiende que se trataba de un premio por fidelidad

Neymar, el jueves por la noche en Barcelona, con Arthur y Baptistao.
Neymar, el jueves por la noche en Barcelona, con Arthur y Baptistao.Instagram

Neymar y el Barcelona continúan sin entenderse. Y eso que, esta vez, lo intentaron. El Barça y el futbolista brasileño comenzaron a litigar por 43,65 millones de euros. En el inicio del juicio celebrado ayer entre el club catalán y el jugador del PSG, el Barça se mantuvo firme en la postura de que esa cantidad corresponde al saldo de un premio por fidelidad después de que Neymar hubiera aceptado renovar con el club hasta junio de 2021. Como el brasileño no cumplió, el club entiende que no tiene la obligación de pagarle. La defensa del paulista asegura que la deuda del Barcelona es una compensación fiscal, consecuencia de los problemas judiciales a los que se había tenido que enfrentar Neymar en Brasil por su traspaso al club azulgrana en 2013. El pleito no tiene fin.

Más información

En 2016 el Barcelona anunció que Neymar renovaba su vínculo con el club por cinco temporadas más. La entidad catalana se comprometió a aumentar el salario del brasileño y, además, a pagarle un bonus de 64,4 millones de euros, según informaron ayer los abogados del club azulgrana. Ese dinero, contabilizado como prima de fichaje, se tenía que pagar en dos plazos: el primero, de 20,75 millones, se depositó en julio de 2016; el segundo, de 43,65, que se debía abonar en julio de 2017, nunca llegó al bolsillo del brasileño. “Había indicios de que Neymar estaba en conversaciones con el PSG, lo que quedó confirmado cuando fichó por el club francés”, explicó Josep Vives, portavoz de la junta directiva del Barcelona. “Queríamos que se quedara. Por eso le dijimos que, a partir del 1 de septiembre, cuando ya se habría cerrado el mercado, podría pasar a recoger ese dinero”, añadió Román Gómez Ponti, abogado del Barça.

Los letrados de Neymar retroceden hasta 2013, el momento en que el jugador fichó por el club, para explicar por qué el Barcelona está en deuda con el futbolista. “Le dijimos que, por cómo se habían hecho las cosas en el primer contrato con el Barça, teníamos un procedimiento fiscal abierto en Brasil de 42 millones. En principio, le pedimos 95 millones, pero finalmente pactamos 64,4 porque los íbamos a cobrar íntegros a la firma del nuevo contrato”, explicó Gustavo Ribeiro, el abogado del jugador del PSG. No hubo conciliación, aunque estuvo cerca.

La noche del brasileño

De entrada, los letrados del futbolista confiaban en que se podía evitar el juicio. Según informó la Cadena SER, Neymar ofreció al Barcelona retirar la demanda si el club azulgrana se comprometía por escrito a ficharlo en el próximo mercado de verano después de que se frustrara su pase en la última ventana —el PSG tasó en 300 millones el traspaso—. El Barça entendió la petición del paulista como un gesto de buena voluntad. En el acto de conciliación previo al juicio, los abogados de ambas partes aspiraron a pactar un acuerdo. Tras dos horas de conversaciones, se dieron una hora de descanso para volverlo a intentar. No funcionó. “Nos hemos defendido de la manera que creíamos conveniente. Hacemos una valoración positiva”, aseguró Vives. La disputa judicial entre Neymar y el Barcelona continúa. El juez concedió un plazo hasta el 21 de octubre para que se presenten las conclusiones.

La presencia de Neymar en Barcelona potenció la expectación en la Ciudad de la Justicia. El brasileño aterrizó en la capital catalana el jueves por la tarde, junto a su padre y representante y uno de sus amigos, miembro del grupo Toiss, como se hacen llamar. El paulista, que había sido citado en el juicio por sus abogados, aprovechó su estadía en la capital catalana para recuperar viejos hábitos. “Squad”, publicó en Instagram junto a una foto con Arthur y Leo Baptistao, entre otros, antes de asistir a una conocida sala de Barcelona en la que estuvo hasta altas horas de la madrugada. Según confirmó Ernesto Valverde, Arthur “solo fue a cenar con su amigo”. El volante del Barcelona se presentó en el entrenamiento. Neymar, sin embargo, no apareció en la Ciudad de la Justicia. A primera hora de la mañana, el paulista regresó a París porque sus abogados entendieron que su presencia no era necesaria. La disputa entre Ney y el Barça continúa.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción