El Bayern desmantela al Tottenham con póker de Gnabry

Exaltado por el joven extremo, el equipo alemán se sobrepone al 1-0 para acabar arrasando al último finalista de la Champions, que sufre su peor goleada de siempre en el torneo

Kovac felicita a Gnabry tras su póker.
Kovac felicita a Gnabry tras su póker.Steven Paston/PA Wire/dpa (Steven Paston/PA Wire/dpa)

El Tottenham es ciclotímico. El Bayern es impredecible. Se cruzaron en White Hart Lane y desplegaron una variedad de alternativas tan larga como un menú degustación. Al hilo de un partido desaforado hubo tiempo para saborear todo el cartel. Hubo minutos para Son, que amenazó con adueñarse del escenario, para Dele Alli, que ofreció destellos del magnífico volante que pudo ser, y para Ndombelé, que al filo de la media hora se comportaba como un Pogba. También hubo tiempo para que las maravillas del Tottenham experimentaran una rápida mutación hacia la discontinuidad, primero, la irrelevancia después, y, finalmente, la catástrofe. Golpeado sucesivamente por Kimmich, Lewandowski y Gnabry —que metió cuatro—, el equipo inglés se deshizo después de ponerse por delante en el marcador. El 2-7 fue la goleada más amplia que sufrió el último finalista de la Champions en esta competición, en toda su historia. Tras quedar eliminado de la Copa de la Liga por el Colchester, de cuarta división, el palo sumerge al Tottenham —tan feliz en mayo— en una grave crisis.

El partido se inició con dos acciones propias del descontrol y la desatención que se avecinaba. Primero Gnabry se quedó mano a mano ante Lloris, que despejó el trallazo después de un saque de banda. Acto seguido Ndombelé estrelló una pelota contra el cuerpo de Neuer. Como si los centrales no existieran.

Animado por su público, el Tottenham entró al campo con ese punto de energía que tantas veces le ha faltado esta temporada. El empuje le ayudó a organizarse y a superar a un adversario que durante la primera media hora sufrió para crear superioridades en el mediocampo. Con Coutionho desconectado como segunda punta y Lewandowski esperando el último pase, Kimmich y Tolisso se vieron pronto superados por la afluencia de los volantes del otro bando. Bien mandados por Winks, Ndombelé, Sissoko y Dele Alli se juntaron alrededor de la pelota para poner en juego a Kane y a Son con continuidad. Aprovechando la fuerte presión adelantada, Dele Alli despojó a Tolisso de una pelota que acabó en los pies de Son y en el fondo de la red de Neuer. El 1-0 pudo dar paso al 2-0 si Son hubiera estado más fino. El gol del coreano tuvo el efecto ilusorio. Ilusionó a sus compañeros, a su público, tal vez, con una idea de victoria. El espejismo comenzó a desvanecerse por Kimmich.

El canterano del Bayern, que comenzó jugando de mediocentro junto a Tolisso, representó lo peor y lo mejor de su equipo. Destemplado como pocos, le costó manejar los hilos del partido desde la mitad de la cancha pero expresó esa resistencia a la derrota, ese temperamento combativo, que a la postre provocó la superemontada. El hombre es contagioso. Al cuarto de hora replicó al 1-0 con una jugada de alborotador. La inició él y él la concluyó con un tirazo desde fuera del área que acabó reflejado en el marcador: 1-1.

Al filo del descanso Lewandowski se inventó una jugada que desajustó a la defensa rival. Primero por fantasía, después por contundencia. El polaco expuso la laxitud de Winks y sus centrales revolviéndose al borde del área para mandar la pelota pegada al palo sin que nadie le estorbara en la trayectoria de búsqueda de una posición de tiro. A la vuelta del descanso el Bayern reventó a su oponente a partir de los cambios tácticos. Retirado Alaba por lesión, Kovac devolvió a Kimmich al lateral derecho, su hábitat natural, y le dio la manija del mediocampo a Thiago Alcántara. Bastó con introducir esa pieza, la del especialista que marca el cómo, el quién y el cuándo, para que todo el conjunto comenzase a ganar posiciones en un campo que pronto reflejó un solo color. Al dictado de los pases de Thiago surgió otro jugador que llevaba un rato inadvertido: el héroe de la noche, Serge Gnabry.

Partiendo desde la izquierda, el internacional alemán fue imparable para los zagueros que le salieron al camino: más o menos así metió cuatro goles. Sin que Aurier ni Alderweireld pudieran anticiparle nunca. Sin que Vertonghen, demasiado ocupado con Lewandowski, pudiera cerrarle el paso. El Tottenham solo pudo replicar con un penalti que ejecutó Kane. Demasiado poco ante un rival que elevó a la categoría de gol prácticamente cada contragolpe.

Pochettino: "El fútbol es hoy; el ayer no cuenta"

“Fuimos muy buenos durante 30 minutos y ellos fueron quirúrgicos durante el resto del partido”, dijo Pochettino, con aire sombrío, ya en el túnel de vestuarios. “Ellos tienen una gran calidad y cada toque que daban acababa dentro. El fútbol es hoy. Es lo que hagas hoy. El ayer no cuenta. Tenemos que estar juntos, ayudarnos unos a otros, no individualizar culpables y seguir adelante”.

No fue tan emocionante el partido de Manchester. Ahí el City recibió al Dinamo de Zagreb. El equipo de Guardiola tuvo trabajo. Hasta pasada la hora de refriega no metió el primero en una de esas acciones de distracción colectiva que tanto caracterizan sus ataques: Walker sorprendió desde atrás con una apertura a la izquierda, y Mahrez metió el pase atrás desde la línea de fondo sirviendo a Sterling, que hizo el 1-0 entrando al área como un viejo nueve. Foden marcó el 2-0.

Sobre la firma

Diego Torres

Es licenciado en Derecho, máster en Periodismo por la UAM, especializado en información de Deportes desde que comenzó a trabajar para El País en el verano de 1997. Ha cubierto cinco Juegos Olímpicos, cinco Mundiales de Fútbol y seis Eurocopas.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS