España, ante el reto olímpico

El equipo masculino peleará por estar en Tokio 2020. El femenino lo tiene más complicado

El equipo español tras el entrenamiento oficial en los Mundiales de Stuttgart  en una foto colgada por la federación en su cuenta de Twitter.
El equipo español tras el entrenamiento oficial en los Mundiales de Stuttgart en una foto colgada por la federación en su cuenta de Twitter.RFEG

La gimnasia artística española tuvo tres representantes en Río 2016: Ray Zapata, Néstor Abad y Ana Pérez. Ni el equipo masculino ni el femenino lograron clasificarse en uno de los grandes deportes olímpicos. En Stuttgart tienen la oportunidad de redimirse. Se reparten nueve plazas para Tokio 2020 porque los tres medallistas del año pasado —China, Rusia y Japón, en hombres, y Estados Unidos, Rusia y China en mujeres— ya están clasificados.

Más información
Patricia Moreno: “Hacer un doble mortal es una sensación única”
Simone Biles revoluciona Río
“Nadia era una máquina de hacer gimnasia”

Néstor Abad lidera una selección en la que no competirá Ray Zapata, gran especialista en suelo, por decisión de los entrenadores. "Se trata de conseguir la clasificación para el equipo", ha escrito el gimnasta en su cuenta de Twitter; "Deseo lo mejor para mi equipo y espero que así se consiga el objetivo que nos hemos propuesto". Zapata puede lograr un billete olímpico individual en el circuito de Copas del Mundo.  Para el equipo masculino, que compite el domingo  a las 19.30, la clasificación olímpica es factible: fueron 11º el año pasado y acaban de brillar en un amistoso en el que superaron a Holanda, uno de sus directos competidores. El equipo lo forman, además de Néstor Abad, Joel Plata, Adriá Vera, Thierno Boubacar y Nicolau Mir.

Las chicas lo tienen más difícil. El año pasado fueron 18ª. Ana Pérez, que ha mejorado mucho sus ejercicios, sigue siendo la líder de un equipo aún en construcción. Cuenta con una experimentada Cintia Rodríguez y con una recuperada Roxana Popa y lo completan Alba Petisco y Marina González. Aunque el equipo ha mejorado en el último año, la competencia es feroz: además de los tres medallistas de Doha, Canadá, Japón, Francia, Brasil, Gran Bretaña y Alemania parecen fuera de todo alcance. Quedarían tres plazas a repartir. Pero ahí está Italia, que el año pasado se hundió pero cuenta con un equipo que lo ha ganado casi todo en su etapa júnior, con Giorgia Vila y las hermanas D´Amato al frente. Bélgica, que cuenta con la campeona en paralelas Nina Derwael. Y Holanda, con la campeona olímpica en barra Sanne Wevers. Pero también Ucrania, en plena recuperación, Australia, Rumania, Corea del Sur y hasta Suiza, que ha recuperado a Giulia Steingruber, pelearán por un billete. España compite el sábado a las 11.00 de la mañana.

Sobre la firma

Amaya Iríbar

Redactora jefa de Fin de Semana desde 2017. Antes estuvo al frente de la sección de Deportes y fue redactora de Sociedad y de Negocios. Está especializada en gimnasia y ha cubierto para EL PAÍS dos Juegos Olímpicos y varios europeos y mundiales de atletismo. Es licenciada en Ciencias Políticas y tiene el Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS