El Real Madrid supera al Armani en el partido a puerta cerrada en Milán por el coronavirus

Los de Laso remontan 17 puntos de desventaja gracias a Tavares y Rudy y vencen en la extraña atmósfera del Mediolanum Forum (73-78)

Campazzo y Tavares tratan de frenar a Moraschini.
Campazzo y Tavares tratan de frenar a Moraschini.Euroleague

Entre el repiqueteo de las zapatillas y los botes del balón, con una acústica de partido amateur y bajo los ecos de la intranquilidad sanitaria, el Real Madrid derrotó al Armani en el partido de la 27ª jornada de la Euroliga que se disputó a puerta cerrada en Milán para contener al coronavirus. Remontó el conjunto de Laso 17 puntos de desventaja y logró su 21º triunfo en la competición gracias a la sobresaliente actuación de Tavares (13 puntos, 12 rebotes, 4 tapones y 29 de valoración en 29 minutos), bien respaldado por Rudy Fernández y Trey Thompkins. Cayó el cuadro italiano, que se tambalea para alcanzar la frontera del playoff. El equipo de Messina cogió carrerilla al inicio de la competición con siete triunfos en las nueve primeras jornadas, pero entró después en barrena. De la 10ª jornada en adelante acumula 14 derrotas y cuatro victorias, solo dos en lo que va de año. Disimularon bien su depresión al inicio, pero el Madrid se desató con un 18-32 en el último cuarto y siguió sumando para intentar hacerse con el factor pista en el cruce de cuartos.

Se acopló más rápido el Armani al ambiente destemplado del Mediolanum Forum y se presentó con un 12-5 de parcial en los primeros cuatro minutos, 17-7 poco después. El 4 de 5 en triples de los locales a esas alturas, con aciertos de Sykes, Roll, Moraschini y Micov desde el 6,75, contrastó con el pobre 2 de 11 en tiros de dos con el que arrancó el Madrid. No le funcionó a Laso la fórmula de reunir en su quinteto inicial a Thompkins, Garuba y Tavares (con Campazzo y Carroll como bajitos), tampoco los amagos posteriores de defensa zonal para frenar el acierto exterior de su rival. En busca de soluciones, el técnico anticipó las rotaciones y tan solo sobrevivió Tavares en pista. Pero, mientras los blancos ajustaban piezas, la renta milanista se disparó hasta los 17 puntos.

Los jugadores del Real Madrid de baloncesto, Trey Thompkins y Facundo Campazzo, en el viaje a Milán
Los jugadores del Real Madrid de baloncesto, Trey Thompkins y Facundo Campazzo, en el viaje a Milán

Una canasta del Chacho, presente a pesar de los pronósticos que le situaban en el parte de bajas aunque renqueante (por un esguince en el tobillo izquierdo y un problema muscular en el muslo de esa misma pierna que arrastraba desde el partido en Kaunas), y tres tiros libres de Nedovic colocaron el 30-13 en el minuto 11. Sin embargo, antes de que se consolidara el demarraje del Armani cuajó la reacción madridista. Agarrados al sobresfuerzo de Tavares, que permaneció en la pista 16m 39s de forma consecutiva, con 6 puntos, 7 rebotes y dos tapones en ese tramo, los de Laso devolvieron un contundente parcial de 0-17 con la aportación determinante de Laprovittola, Rudy y Felipe (30-30, m. 16). Con apenas cinco minutos de acierto, el Madrid maquilló unos deficientes porcentajes de tiro (10 de 27 de dos y 4 de 16 en triples).

Pero, antes del viaje a vestuarios, el Armani tuvo tiempo de enderezarse de nuevo para poner en valor el notable trabajo de Moraschini, Micov y Gudaitis. Aprovechando otra rueda de cambios del Madrid y el viaje al banquillo de Tavares para recuperar resuello fueron los de Messina los que recobraron gran parte de la renta que se les había evaporado antes. El 45-35 del entreacto creció hasta un +14 con el manejo y los puntos de Della Valle (49-35, m. 33). Tavares volvió a sumar para los blancos, pero llegó la tercera falta de Campazzo y la productiva sociedad que sostiene a este Madrid volvió a quedar dividida. A pesar de ello, otra buena versión de Laprovittola (terminó con 13 puntos, 6 asistencias y el borrón de 6 pérdidas) gestionó unos minutos en los que el cuadro visitante contuvo el empuje milanista. Taylor acercó a ocho a los suyos en una acción que le costó un susto por un mal apoyo del tobillo izquierdo, aunque siguió jugando.

Faltaban Randolph, Llull, Mickey, Causeur y Deck en una mermada rotación madridista que, sin minutos para Nakic y con la aportación insustancial de Mejri, quedó reducida a nueve piezas. Para compensarlo se multiplicó Tavares. El caboverdiano alcanzó el doble-doble antes del final del tercer cuarto, con 11 puntos y 11 rebotes en 26 minutos. No bastó para dar fluidez a un ataque que, a nueve minutos para el final, aún no había alcanzado los 50 puntos (55-48, m. 31). Pero no lo aprovechó el Armani y el Madrid enlazó tres triples consecutivos (dos de Thompkins y uno de Rudy), una canasta de Garuba y dos tiros libres del propio Rudy para reengancharse al partido con un 0-16 de parcial, del 55-45 al 55-61 a seis minutos del final. El propio Rudy encarriló el triunfo con dos triples más y, aunque el Chacho y Sykes estiraron la rendición milanista, Micov tuvo que jugarse el triple que hubiera supuesto el empate desde ocho metros y con Tavares encima. No tocó ni aro y Campazzo cerró el 73-78 definitivo.

El Valencia cae en la pista del Asvel (72-65) y recibirá al Armani solo con público local

El Valencia, por su parte, encajó ante Asvel Villeurbanne su tercera derrota consecutiva (72-65) en la Euroliga y dio un paso atrás en su afán por jugar el playoff tras ser incapaz de culminar sus dos intentonas de remontada, la última a cuatro minutos del final y con todo a su favor. El club valenciano anunció que el partido de la próxima jornada, este jueves ante el Armani Milán precisamente, se disputará según lo previsto en la Fonteta, pero sólo podrán entrar al pabellón los aficionados locales y abonados del club taronja, siguiendo las recomendaciones sanitarias por el coronavirus.

Sobre la firma

Faustino Sáez

Es redactor de deportes del diario EL PAÍS, especializado en baloncesto. Además del seguimiento de ACB y Euroliga, ha cubierto in situ Copas, Final Four, Europeos y Mundiales con las selecciones masculina y femenina. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS