El secreto de Tim Krul estaba en una chuleta

El portero del Norwich, héroe en los cuartos del Mundial 2014 con Holanda, clasifica a su equipo en la Copa Inglesa eliminando al Tottenham gracias a unas anotaciones en un bidón para los penaltis

El portero Krul luce su botella con las indicaciones tras clasificar al Norwich.
El portero Krul luce su botella con las indicaciones tras clasificar al Norwich.TWITTER

Se llama Tim Krul, holandés de 31 años que ya ha desfilado por ocho clubes y que hace seis años protagonizó uno de los grandes momentos del Mundial de Brasil. Entonces, nada más salir del banquillo, detuvo dos penaltis a Costa Rica y clasificó a su selección para las semifinales. Fue un golpe maestro de Louis van Gaal, que en el minuto 119, justo antes de que finalizase aquel pulso en el Arena Fonte Nova de Salvador de Bahía, retiró a Jasper Cillessen e introdujo sorprendentemente a Krul. Hace dos días, en los octavos de la FA Cup, el portero volvió a decantar el duelo entre el Norwich y el Tottenham al ser decisivo otra vez en la tanda definitiva.

Tras el 1-1 en el tiempo reglamentario y la prórroga, Krul, especialista en los penaltis, paró otros dos lanzamientos desde los once metros y clasificó a los canaries para los cuartos de la Copa inglesa. Primero repelió el de Troy Parrott y después el definitivo, ejecutado por Gedson Fernandes, después de que Erik Lamela fallase en su turno. “Yo y mi preparador hemos hecho nuestro trabajo”, expuso el guardameta del colista de la Premier League. “Lo tenía todo anotado en mi botella”, precisaba el portero, que antes de abandonar el césped lucía orgulloso el objeto de su secreto.

Alrededor de ese bidón, una sucesión de números, nombres —Sánchez (6), Lo Celso (18), Dier (15), Gedson (30), Parrott (52), Lamela (11) y Skipp (29)— y un matiz: left (izquierda) o right (derecha). El holandés, una torre de 1,93 y 84 kilos, había hecho bien los deberes. Durante la tanda se acercó una y otra vez al exterior de la red para comprobar sus notas. Logrado el objetivo y señalado como indudable héroe de la noche, se dirigió a los 9.000 supporters de su equipo que se agrupaban en una de las gradas del nuevo estadio del Tottenham, localizado al norte de Londres.

El Norwich, a seis puntos de la salvación en la Liga, fundía al cuadro de Mourinho. Y todas las miradas se centraban en Krul, nacido en La Haya (al oeste de Holanda) y asentado desde hace más de una década en el fútbol inglés. Firmó en 2006 por el Newcastle y después de dos cesiones, al Falkirk escocés y el Carlisle, regresó con las urracas; posteriormente jugó un par de temporadas en su país (Ajax y AZ), antes de volver a las islas (Brighton) y hacerse un hueco en el Norwich, con ocho internacionalidades en la cartilla.

“Merecimos ganar tanto en los primeros 90 minutos como en la media hora posterior”, lamentó el técnico portugués, cuyo equipo es séptimo en la Premier, a cinco puntos de los puestos de acceso a la Liga de Campeones, y que el próximo martes (21.00) visita al Leipzig para tratar de remontar el 0-1 de la ida en los octavos de la máxima competición continental.

Posteriormente, el entrenador de los Spurs se refirió al incidente que protagonizó uno de sus jugadores, Eric Dier. El centrocampista, de 26 años, accedió a las gradas a la conclusión del partido y se encaró con un hincha que había insultado a su hermano, que presenciaba el encuentro desde la zona. “Esta persona insultó a Eric y su familia estaba allí. El hermano pequeño no estaba feliz con esta situación y entonces Eric hizo algo que los profesionales no pueden hacer, pero sí algo que todos haríamos”, defendió Mou.

“Sólo sé que la reacción de Eric se basó en lo que le estaba pasando a su hermano, no le gustó lo que estaba sucediendo allí”, continuó. “Si el club quiere sancionarle no estaré de acuerdo, pero lo que hizo está mal”, sentenció el preparador del Tottenham.

Mourinho, siete derrotas en las últimas tandas dirigiendo a equipos ingleses

Esta última caída frente al Norwich supone la séptima seguida de Mourinho (57 años) en los penaltis, la primera con el Tottenham. Previamente perdió una tanda cuando ocupaba el banquillo del Manchester United, en la Copa de la Liga de la 2018-2019, ante el Derby County (8-7); y antes cedió en cinco ocasiones, estando a los mandos del Chelsea londinense.

En su primera etapa con los ‘blues’ perdió (3-0) contra los ‘red devils’ en la Community Shield de 2007, frente al Charlton en la Copa de la Liga de 2005 (5-4) y ante el Liverpool en las semifinales de la Champions de 2007 (4-1). En la segunda, cayó ante el Bradford en la Copa de la Liga de 2015 (5-4) y su equipo registró el mismo resultado desde los once metros en el choque contra el Bayern en la Supercopa de Europa de 2013. Cuando dirigía al Real Madrid, el portugués también cayó ante los alemanes (1-3) en las semifinales de la Liga de Campeones de 2012.

Sobre la firma

Alejandro Ciriza

Cubre la información de tenis desde 2015. Melbourne, París, Londres y Nueva York, su ruta anual. Escala en los Juegos Olímpicos de Tokio. Se incorporó a EL PAÍS en 2007 y previamente trabajó en Localia (deportes), Telecinco (informativos) y As (fútbol). Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Navarra.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS