Quique Setién: “El clásico no nos va a dejar secuelas”

El técnico del Barcelona defiende la actuación de su equipo en el Bernabéu y los progresos en el juego antes de medirse a la Real

El técnico del Barcelona, Quique Setién, durante la rueda de prensa previa al partido contra la Real Sociedad.
El técnico del Barcelona, Quique Setién, durante la rueda de prensa previa al partido contra la Real Sociedad.Enric Fontcuberta (EFE)

El Barça ha perdido el liderato de LaLiga, enredado en la clasificación después de que el Madrid se impusiera en el clásico del Bernabéu. Sin demasiadas garantías en la Champions –Messi y Piqué reconocieron que con lo puesto no les alcanzaba para disputar el cetro final–, la competición liguera se antoja superlativa para el equipo de Setién, con dudas respecto al juego y los resultados. Toca la Real Sociedad en el Camp Nou, duelo nada baladí. “Siempre hay que esperar al mejor rival y no solo porque se haya clasificado para la final de Copa, sino porque está jugando muy bien. Es un equipo extraordinario con jugadores en muy buen momento. Será un duelo comprometido, con dificultades porque es un rival que se le puede complicar la vida a cualquiera”, reflexionó Quique Setién, técnico azulgrana. Otra piedra en el camino que deberá sortear tras el fiasco del Bernabéu.

“La derrota siempre es una opción. Es dolorosa y más en un club como este. Estamos preparados para superar las frustraciones como esta. Lo que hay que hacer es levantarse”, argumentó el técnico azulgrana. Ocurre que para Setién tampoco fue nada grave –“No hay nada definitivo hasta que las matemáticas lo demuestren. Pero prefiero ser optimista. Siempre pienso en ganar. Luego siempre hay tiempo para llorar”, convino– y considera que entre ellos y el Madrid se repartirá el laurel final. “Creo que no se puede decir que haya un favorito porque varía cada semana”, señaló. Y lanzó su órdago. “Estoy bastante tranquilo porque hemos superado por completo el clásico. No nos va a dejar secuelas”, sentenció Setién; “en ese partido generamos siete ocasiones claras y eso es un bagaje ofensivo importante. Nos faltaron 10 centímetros y a ellos no. Así que ahora confiamos en hacer un gran partido y demostrar a la gente que queremos estar ahí porque solo estamos a un solo punto del líder”.

Suma 52 días Setién en el cargo –así lo anunció él– y, aunque las cosas no van rodadas, su lectura no puede ser más dulce. “Se me ha hecho cortísimo. Ha pasado tan rápido que me da pena no poderlo disfrutar más. Me gustaría que durara toda la vida”, analizó, al tiempo que piropeó al vestuario: “Cada vez que vengo al entrenamiento o participo en un rondo veo la enorme calidad de estos futbolistas y su buena predisposición para trabajar. Me ha encantado su actitud. No he tenido necesidad de pegar un solo grito”. Pero está imponiendo su modelo y reclama tiempo. “No tengo ninguna duda de que uno se tiene que ganar la confianza… Estos futbolistas llevan ganándolo todo durante años, con ese currículo tan extenso, y cuando llega uno nuevo miran a ver qué puede aportar esa persona. A algunos les convences más rápido y a otros, no tanto. Pero ese es mi trabajo, ganarme su confianza. En eso dedicamos el tiempo y el trabajo”.

Aunque reforzó la idea de la buena comunión entre el cuerpo técnico y el camerino: “No tenemos ningún problema con el vestuario. Pensaba que podía ser mucho más difícil. Esto es una balsa de aceite. Cada vez que les explicamos, tratas de convencer, ellos lo aceptan con una actitud extraordinaria porque también ven que hay cosas que están mejorando. Hay datos objetivos. No se han quejado de nada. Claro que algunos dan su opinión porque la pedimos. Pero tienen claro cuál es el puesto de cada uno”.

En su sitio, claro, estará Messi, que no ha atinado en el remate en seis de los últimos siete partidos del Barça. “Leo no me preocupa. Si marcara sería mejor… Ocasiones está teniendo y eso es lo importante. Lleva 14 años marcando y que ahora no lo haga en un periodo en concreto pues no tiene mayor importancia, por más que los goles siempre ayuden a las victorias”. Para el duelo ante la Real, Setién no podrá contar con Arthur. El medio tiene una lesión en el tobillo derecho y está realizando tratamiento con factores de crecimiento conjuntamente con el equipo del doctor Ramon Cugat.

“Sarabia tiene que cuidar las formas”

Enredado como está el Barça en líos de despachos alejados del balón, a Setién le tocó también hacer de cortafuegos porque su segundo, Eder Sarabia, fue ‘cazado’ por las cámaras en el clásico soltando broncas y exabruptos a diestro y siniestro. “Este tema no da más de sí. Lo único que ha hecho mal son las formas en las que se ha expresado y a mí no me gustan. Lo quiero matizar bien porque la interpretación que pueda hacer la gente de los gritos… Es que es muy normal hacerlo en el campo, demostrar tu carácter, transmitir. Eso me encanta y no me preocupa. Lo que me preocupa son las formas y esto es lo que hay que matizar por si alguien no lo entiende del todo”, señaló Setién; “hemos pedido disculpas porque hay una serie de palabras que no se deben utilizar. En lo demás, el entrenador y el segundo gritan y los jugadores lo aceptan si es para incentivar. Mi malestar es porque tenemos la obligación de guardar las formas porque hay niños viéndonos y tenemos la responsabilidad de cuidar los términos y la imagen. Eder seguirá siendo como siempre. Solo tiene que cuidar las formas. No va a cambiar nada más”.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS