La fiesta más loca del Benidorm, que jugará la final de la Copa contra el Barcelona

El equipo alicantino, debutante en el torneo, gana en el último segundo de la prórroga al Cuenca (27-28) y se asegura prácticamente el billete europeo al luchar este domingo por el título con los azulgrana, que vencen en semifinales al León (34-23)

Terçariol, portero del Benidorm celebra durante la semifinal.
Terçariol, portero del Benidorm celebra durante la semifinal.RFEB

Benidorm conquistó a Europa hace décadas por el sol, las playas y la juerga, y ahora algunos la conocerán también por el balonmano. La suya es la historia de la Copa del Rey. Un cuento de hadas inimaginable el jueves por la noche. Hace una década bregaba en categorías autonómicas, subió en 2014 a la Liga Asobal y, en su primera participación en el torneo del KO, se ha plantado en la final y, con toda probabilidad, la próxima temporada disputará competición continental. Su página de Wikipedia, casi testimonial, ya tiene gestas que glosar.

Más información
LEON 26/02/20 Manolo Cadenas , entrenador de Abanca Ademar
Música de ‘after’ para animar la Copa
Dutra, del Cuenca, defendido por Gastón, del Anaitasuna.
Manolo Cadenas: “Me gusta saber que soy el que manda”

Tras fulminar en cuartos de la Copa al Bidasoa, en las semifinales abatió en el último segundo de la prórroga al Cuenca (27-28) con un gol del argentino Pablo Simonet. Un encuentro dramático y abrasivo, fue la final de los mortales ante la misión imposible de derrotar este domingo al Barcelona, que hizo un trabajo limpio y eficaz frente al Ademar León (34-23). Pero el incontestable dominio azulgrana y la tortura que casi siempre supone jugar contra ellos en España a veces guarda un premio que para una entidad modesta como el Benidorm significa el Gordo. Ante el más que probable título liguero del Barça, disputar la final de la Copa ante el conjunto de Xavi Pascual le asegura el billete para la Copa EHF de la campaña siguiente. El año pasado lo disfrutó el Cuenca y este le ha caído al cuadro alicantino.

Su choque fue el momento cumbre del torneo. Un duelo que empezó entre barricadas, donde cada gol se pagaba con sangre, y que acabó en la locura. Lo tenía hecho el Benidorm a falta de medio minuto (22-24). Pero una respuesta inmediata a la contra de Manuel Díaz (23-24) y una pérdida solo propia de novatos con diez segundos aún en el electrónico le abrió la puerta al Cuenca. Natan Suárez recorrió toda la pista, se lanzó como un poseído sobre la defensa y su tiro dobló el brazo de Terçariol (24-24). La apoteosis en una Caja Mágica tomada de nuevo por cientos de aficionados conquenses.

Si había que llegar a ese punto, era justo que el protagonista fuera el central Suárez (siete dianas). Por su exhibición al inicio de la segunda parte, que estiró a su equipo (16-13), incluido un gol por la espalda; y por su aguante final, lastimado en un gemelo, refugiado en defensa en un extremo, y aun así autor de dos tantos en el tiempo extra.

Sin embargo, su resistencia acabó por los suelos, derrengado, cuando Pablo Simonet disparó al Benidorm al mayor momento de gloria de su historia. Un equipo que hasta este fin de semana miraba preocupado al descenso (es duodécimo en la Asobal, quinto por la cola), y que lo seguirá haciendo el lunes, ha encontrado un oasis de felicidad en esta Copa. Sus apenas 15 años de vida y medio millón de presupuesto se las verán contra el Barça (18.00, LaLiga Sports). Pero eso, pensarán en Benidorm, entre la playa de Poniente y la de Levante, será otro cantar. Su proeza ya está hecha.

Si a media tarde se vivió un thriller, el partido nocturno resultó tan previsible como una película de sábado de las 15.30. El Barça no acostumbra a permitir héroes. A Manolo Cadenas, entrenador del Ademar León, le obligó a pedir tiempo muerto en el minuto siete (7-3), harto de no durar ni un asalto contra los muchachos de Xavi Pascual. La trama, no obstante, no cambió. Diez tantos en 11 minutos (10-5) y 20-11 al descanso. El final conocido permitió al público salir antes para no demorar la cena mientras la afición del Ademar versionaba el clásico “Yo soy español, español, español” al “Yo soy de León, de León, de León”. Canciones y fiestas para todos los gustos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS