La plantilla de baloncesto completa el acuerdo del Barça para el ERTE

El pacto final se produce a pesar de la división en el equipo, con algunos jugadores que se resistían a aceptar la propuesta

Mirotic y Abrines en un partido del Barça.
Mirotic y Abrines en un partido del Barça.Quique Garcia

Los jugadores de la plantilla del Barça de baloncesto que no habían aceptado aún el pacto impulsado por la directiva asumieron este martes la propuesta al igual que habían hecho muchos de sus compañeros. Se completó así el acuerdo total de todas las plantillas profesionales, las de fútbol masculino y femenino, el baloncesto, el balonmano, el fútbol sala y el hockey patines.

El acuerdo total finalmente alcanzado alivia los desencuentros que ha provocado la implementación de la rebaja salarial propuesta por la directiva. Messi, capitán del equipo de fútbol y referente de la entidad, hizo explícito el lunes el malestar en la plantilla que dirige Quique Setién: “No deja de sorprendernos que desde dentro del club hubiera quien tratara de ponernos bajo la lupa e intentara sumarnos presión para hacer algo que nosotros siempre tuvimos claro que haríamos”.

Varios jugadores de baloncesto consideran que se han filtrado informaciones falsas y que se les pretendió presionar. El club mantiene que en ningún caso se amenazó a nadie y que expuso a los jugadores la necesidad de los recortes y la conveniencia de un consenso.

Josep Maria Bartomeu, presidente del club, explicó que el recorte salarial que se aplicará supondrá 14 millones para la plantilla del primer equipo de fútbol y dos millones para el resto de los equipos, en el caso de que el estado de alarma se prolongue durante un mes. La rebaja supondría, en ese caso, un 5,75% del salario anual. Si dura 45 días, será de un 8,6% y si dura dos meses, un 11,5%. “Es un acuerdo flexible condicionado al número de días”, indicó Bartomeu.

El comunicado con el que club anunció el lunes el acuerdo con "la mayor parte de deportistas del club, con excepción de algunos jugadores de baloncesto”, indignó en el seno de la plantilla que dirige Svetislav Pesic. Los jugadores de baloncesto consideran que fueron señalados de manera innecesaria y fueron puestos en evidencia. “No hicimos públicos los nombres de los que no aceptaban, pero lo que no podíamos hacer era mentir”, comentaron el lunes fuentes del club.

Proceso convulso

Durante todo el proceso de discusión de la rebaja salarial se produjeron situaciones que provocaron tensiones en el equipo de baloncesto. Mirotic, su estrella, desmintió haberse reunido con el presidente Josep Maria Bartomeu, como se publicó, o haber sido presionado por nadie para aceptar la rebaja salarial. El capitán de la plantilla, Tomic, especificó que, junto a Oriola y otros capitanes del Barça, se reunieron hace unos días con representantes del club y aceptaron rebajarse sus salarios. Después compartieron la propuesta con sus compañeros y les dijeron que comunicaran sus decisiones al director de las secciones, Albert Soler.

Son muy reveladores algunos mensajes de algunos jugadores. “No sé quién filtra cosas que solo se han hablado por un grupo de whatsapp de jugadores y respectivos jefes del club... pero la única razón que veo es que queráis destrozar al equipo. No lo conseguiréis o sí, y os quedareis sin equipo”, tuiteó Abrines el 27 de marzo. “Aquí no son bienvenidas las filtraciones ni manipulaciones que pretenden romper vestuarios. Estamos juntos en esto durante estos momentos complicados para todos!”, expuso Pau Ribas aquel mismo día. Finalmente, el acuerdo ha sido total, pero el proceso para llegar a él ha dejado varias heridas abiertas.

Sobre la firma

Robert Álvarez

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción