La Real Sociedad pretende hacer entrenamientos individuales desde el martes

El club establece un plan voluntario de trabajo en Zubieta pese al cierre de las instalaciones deportivas. Los jugadores se rebajarán el sueldo

Mikel Oyarzabal y Martin Odegaard celebran un gol de la Real ante el Mirandés
Mikel Oyarzabal y Martin Odegaard celebran un gol de la Real ante el MirandésJUAN MANUEL SERRANO ARCE (Getty Images)

Los jugadores de la Real Sociedad podrían volver a Zubieta desde el martes, el primer día lectivo en el País Vasco tras las vacaciones de Semana Santa. Serían así los primeros futbolistas de LaLiga en retomar la actividad al aire libre o en el gimnasio de las instalaciones deportivas realistas, aunque no entrenarse en grupo. Así lo pretende la Real Sociedad, según ha anunciado este sábado, aunque su voluntad choca con lo establecido en el decreto del 14 de marzo sobre el estado de alarma, que fijó el cierre de las instalaciones y recintos deportivos. La Real pretende que los jugadores regresen a entrenamientos individuales de manera voluntaria, según un plan que ha preparado el equipo técnico dirigido por Imanol Alguacil, “una vez que el Gobierno ha tomado la decisión de que las actividades no esenciales podrán reiniciar su labor”.

Según el club, el trabajo de los jugadores de la primera plantilla ha sido obligatorio en casa durante el confinamiento, pero ahora podrán elegir si lo siguen haciendo así, o si prefieren trabajar en Zubieta. Se hará, según informa la Real Sociedad, siguiendo los protocolos establecidos a tal efecto, los cuales respetarán escrupulosamente las medidas de seguridad acordadas por las autoridades sanitarias. Quienes decidan entrenarse en Zubieta, lo harán “de forma individual y escalonada. En ningún caso este trabajo será grupal”.

La Real Sociedad también ha anunciado que a pesar de la crisis del coronavirus, no pondrá en marcha un ERTE entre sus trabajadores para “evitar cualquier tipo de medidas traumáticas durante la presente temporada”. Según un comunicado oficial del club, se ha acordado “la reducción de los salarios de los jugadores, mediante un acuerdo con los futbolistas de la primera plantilla profesional masculina”. Supondrá un 20% en caso de que la competición no vuelva a reanudarse y un 5% en caso de que la competición se acabe disputando. El club asegura: “Esta decisión, adoptada con los jugadores, nos ayuda a evitar medidas traumáticas para el resto de trabajadores y contribuye a equilibrar los objetivos económicos de la entidad ante la disminución de ingresos que sufre estos meses tras la suspensión de las competiciones. En este punto debemos agradecer la comprensión, colaboración y generosidad que han mantenido los jugadores en todo momento. Desde estas líneas queremos reconocer el talante humano de nuestro equipo, fiel a los principios que representan a la Real Sociedad”.

Además, el club ha decidido devolver un 20% el importe del abono de esta temporada a todos los socios. “No sabemos si la competición se va a disputar y, si lo hace, desconocemos si será a puerta cerrada o con toda la afición en las gradas, que es lo que nos gustaría a todos. En todo caso, estas medidas se aplicarán incluso en el supuesto de que la competición se reanude disputándose los partidos a puerta abierta”. En el comunicado que firma el presidente de la Real, Jokin Aperribay, se anuncia también la paralización de todas las obras previstas en Zubieta y el Reale Arena, que quedan pendientes de un plan de inversiones que se llevará a cabo cuando la situación se normalice, y que la Real estudiará junto con la Diputación Foral y la Federación Guipuzcoana de Fútbol las medidas a adoptar para paliar la situación en la que puede quedar el fútbol base tras la pandemia.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS