Los jugadores mantienen su negativa a las concentraciones

El sindicato se apoya en los buenos resultados de los test para evitar la reclusión que pretende LaLiga y exigirá el mismo protocolo sanitario para el fútbol modesto

Los jugadores del Atlético de Madrid (i-d); el defensa inglés Kieran Trippier, el defensa brasileño Renan Lodi, el centrocampista Koke Resurrección, el extremo Ángel Correa, el delantero serbio Ivan Saponjic y el delantero hispano-brasileño Diego Costa; asisten a una sesión de entrenamientos en las instalaciones del Cerro del Espino, en Majadahonda, este martes. EFE/Atlético de Madrid FOTOGRAFÍA CEDIDA/ SOLO USO EDITORIAL/ NO VENTAS
Los jugadores del Atlético de Madrid (i-d); el defensa inglés Kieran Trippier, el defensa brasileño Renan Lodi, el centrocampista Koke Resurrección, el extremo Ángel Correa, el delantero serbio Ivan Saponjic y el delantero hispano-brasileño Diego Costa; asisten a una sesión de entrenamientos en las instalaciones del Cerro del Espino, en Majadahonda, este martes. EFE/Atlético de Madrid FOTOGRAFÍA CEDIDA/ SOLO USO EDITORIAL/ NO VENTASEFE

Los futbolistas profesionales mantienen firme su negativa a concentrarse, pese a que el protocolo de vuelta a los entrenamientos de LaLiga obliga a ello y el Consejo Superior de Deportes (CSD) lo recomienda. La patronal ya concedió esta semana, que debía ser la primera de concentración, que los futbolistas regresaran a sus domicilios al término de los entrenamientos aunque ya empezaran a ejercitarse en grupos de diez. El próximo lunes comienza una nueva fase, también con entrenamientos grupales, pero los jugadores siguen dispuestos a mantener su postura si LaLiga pretendiera recluirlos.

“Después del confinamiento los jugadores no quieren concentraciones porque también tienen familia. La concentración que quería LaLiga era inconstitucional porque podría dañar sus derechos como deportistas y trabajadores. Nuestra postura es clara con este tema. Los resultados de los test han demostrado la responsabilidad de los futbolistas”, aseguró ayer en una rueda de prensa telemática, David Aganzo, presidente del sindicato de futbolistas (AFE). El organismo sindical maneja informes médicos que desaconsejan las concentraciones y hay clubes, según AFE, que les han admitido la ilegalidad que sería someter a los jugadores a una concentración larga en la que, además, solo podrían salir de sus habitaciones para comer, entrenarse o jugar.

Los resultados de la segunda oleada de test es esperada por el sindicato para reforzar su argumentario contra las concentraciones. Los médicos de los clubes también los aguardan con impaciencia para conocer cuál es el grado de inmunidad del colectivo del fútbol profesional. Las primeras pruebas arrojaron que un 10% de los jugadores ya eran inmunes. Este porcentaje estaba por encima de la media en España en el momento en el que se conocieron los resultados.

Dudas en Tercera

Fuentes médicas del fútbol consultadas admiten que “preocupan menos el número de positivos que el porcentaje de inmunes” y señalan que “entre un 30% o un 40% de jugadores inmunes en estas segundas pruebas sería una gran noticia”. En esos niveles de inmunidad, las concentraciones empezarían a dejar de tener sentido. “Estamos pendientes de una reunión con LaLiga en la que saldrá el tema de las concentraciones, pero los jugadores y AFE han sido claros al respecto”, insistió Aganzo.

El presidente de AFE también se refirió en su comparecencia a los problemas que tiene el fútbol modesto, sobre todo los clubes de Tercera División, para cumplir con el protocolo sanitario del CSD e incluso con las recomendaciones de la federación. El organismo federativo que preside Luis Rubiales, tras negarse a pagar los test, rectificó el martes y ahora subvencionará dos pruebas serológicas, antes de empezar a entrenar y a jugar, a través de la Mutualidad de los Futbolistas.

“Pediremos los mismos criterios con el protocolo sanitario que hay en el fútbol profesional. Las instalaciones deberán cumplir con las normas de higiene. La competición es diferente, pero la Orden Ministerial es clara. Las pruebas se harán con un médico especialista y luego se informará a la autoridad competente. Nosotros hemos transmitido a los jugadores lo que tienen que hacer, pedir un plan de riesgos laborales, y asegurar esas condiciones de salud como con cualquier trabajador. Es muy importante. Estas categorías son mucho más vulnerables y estaremos más encima si cabe”, agregó el presidente de AFE.

Sin embargo, muchos clubes de los 72 de Tercera División que disputarán el playoff de ascenso no podrán contratar a un médico que interprete los resultados de los test. La Asociación Española de Médicos de Fútbol se ha prestado a ayudar a los clubes que no puedan contratar servicios médicos. Aún así, son varios los presidentes que se están pensando si merece la pena jugar por el ascenso a Segunda B conociendo las limitaciones de sus plantillas frente a otras y el gasto extra que supone jugar en el mes de agosto como marca el calendario propuesto por la federación.

Aganzo dice sentirse respaldado ante una moción de censura

David Aganzo negó en su comparecencia telemática con los medios de comunicación haber cometido un delito de cohecho, tal y como denunció Antonio Saiz, empleado de AFE, mediante una carta publicada en el diario Marca. “Todo lo que se dijo es falso. He interpuesto yo, personalmente, una querella contra esta persona por calumnias. No estoy ni investigado”, aclaró Aganzo. El presidente de AFE sigue pendiente de una denuncia del sindicato Futbolistas On, avanzada por el diario As, que fue interpuesta en junio en los juzgados de Alcobendas, en la que se le acusa de haber obtenido de manera ilegal información fiscal privada de la citada organización.

En el seno de AFE, Aganzo cuenta con cuatro miembros en la junta directiva, muy ligados a la era de Luis Rubiales como presidente sindical, que están promoviendo una moción de censura: “En agosto ya lo intentaron. Los futbolistas no son tontos. Saben que hay muchos intereses. AFE está en uno de sus mejores momentos por mucho que quieran decir. Por supuesto que no voy a dimitir. Los jugadores están muy dolidos y no tenían conocimiento de ninguna carta de ellos pidiendo mi dimisión. Me siento muy respaldado”.

Aganzo hizo un repaso de las actuaciones del sindicato durante la crisis del coronavirus y ve en ellas el motivo por puede haber instituciones y dirigentes interesados en su dimisión. “Al principio pedimos parar la competición y se nos tachó de irresponsables, nos opusimos a los ERTES, a las bajadas salariales sistemáticas y a la estigmatización del futbolista. Hemos parado las concentraciones y conseguimos que los test no se hicieran hasta que Sanidad dio el visto bueno”

Sobre la firma

Ladislao J. Moñino

Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción