Alemania también tira del fútbol femenino

La germana es la primera de las grandes ligas europeas que regresa gracias a un fondo solidario y a un protocolo idéntico al torneo masculino. EE UU anuncia su vuelta con un formato reducido

Sommer (Berghofen) trata de robar a Jakabfi (Wolfsburgo). GETTY
Sommer (Berghofen) trata de robar a Jakabfi (Wolfsburgo). GETTY

La locomotora alemana no solo tira del fútbol masculino en estos tiempos de pandemia mundial. También lo hace del femenino. Su liga es la única de las principales de Europa que, de momento, vuelve a la actividad para acabar la temporada 2019/20. Francia y España echaron la verja hace semanas, e Inglaterra se rindió el pasado lunes después de no encontrar la fórmula económica y logística de retornar. A la espera de saber qué ocurrirá en Italia (en los próximos días habrá una reunión) y con la Champions (se estudia la opción de acabarla en agosto o septiembre con una Final a Ocho), el único faro en estos meses oscuros y repletos de incertidumbres se encuentra hoy en Alemania. El Wolfsburgo, su mejor bandera, dos veces campeón de Europa, liderará este viernes el gran regreso en su partido ante el Colonia.

“El protocolo sanitario y de seguridad es idéntico al del fútbol masculino. No se podría hacer de otra forma”, afirma el español Fernando Carro, el CEO del Bayer Leverkusen, cuyo equipo ocupa la novena posición de 12 en la clasificación de Primera a falta de seis jornadas [el líder es el Wolfsburgo, con ocho puntos de ventaja sobre el Bayern]. Como hicieron ellos, las futbolistas se concentraron siete días antes de la vuelta, para minimizar el riesgo de contagio, y cada semana se les realizarán dos tests. Sobre el terreno de juego no podrán escupir ni abrazarse tras un gol, solo chocarse los antebrazos como método universal de saludo.

La voluntad, sin embargo, necesitó del dinero. Nada hubiera sido posible sin un músculo financiero para afrontar unas medidas de prevención muy costosas y sin la ayuda de las entidades más poderosas. “Antes del regreso de la Bundesliga, los cuatro clubes de Champions -Bayern, Dortmund, Leipzig y nosotros, el Leverkusen- nos pusimos de acuerdo para hacer una aportación total de 20 millones de euros. La idea era crear una bolsa de ayuda que administraría la DFL [Liga de Fútbol Alemana]. 7,5 millones irán para la tercera competición, la equivalente a la 2ªB en España, y para el torneo femenino. En este caso, los equipos femeninos que no tengan uno masculino recibirán alrededor de 300.000 euros”, explica Carro. Además de la Bundesliga, en Alemania también se resolverá la Copa, que se quedó congelada en la ronda de cuartos y cuya final se disputará el 4 de julio. Todos los encuentros se celebrarán a puerta cerrada.

Los cuatro clubes alemanes de Champions aportaron 20 millones para ayudar al fútbol modesto y a la liga femenina

En España no hubo espacio para este tipo de planteamientos y todo concluyó hace tres semanas, cuando la Federación acordó el cierre a falta de ocho jornadas ante la queja de la patronal, que recriminó que la suspensión no fue consensuada. Un nuevo desencuentro entre ambos organismos que resulta difícil desligarlo completamente de una iniciativa planteada poco después: la petición formal de los clubes al Consejo Superior de Deportes (CSD) para que la liga adquiera el estatus de profesional, algo que solo disfrutan la Primera y la Segunda División masculinas, y la ACB de baloncesto (el torneo femenino alemán no lo es). Si la solicitud fructifica, la patronal lograría una mayor autonomía de la institución presidida por Luis Rubiales, organizadora de la competición y con la que mantiene unas tensas relaciones a raíz de la negociación del convenio colectivo. “Nosotros hubiéramos agotado todas las vías para jugar”, señala su presidente, Rubén Alcaine.

El posible salto a la categoría de profesional no sería, no obstante, inmediato. Los equipos, que puntualizan que este movimiento figuraba en su hoja de ruta hace años, descartan que sea para el curso 2020/21 y el propio CSD advierte de que, tras un primer vistazo a la documentación entregada, serán necesarios informes económicos más exhaustivos que los enviados. La entidad dirigida por Irene Lozano apuesta por que el torneo alcanzará finalmente el reconocimiento de profesional, aunque entiende que hará falta mucho tiempo y trabajo debido a la situación financiera de la competición y de las entidades.

El ‘soccer’, como la NBA

Al otro lado del Atlántico, en Estados Unidos, la gran potencia del balompié femenino (su selección ha ganado cuatro veces el Mundial), también se preparan para el regreso. Pero no lo harán con el formato habitual de la liga, sino, siguiendo el modelo que perfila la NBA, con un torneo de un mes (del 27 de junio al 26 de julio), los nueve equipos concentrados en una misma ciudad (Utah, una de las zonas menos afectadas) y sin público en las gradas. Primero se disputará una fase de grupos y luego emparejamientos hasta la final. “Era la única manera de hacer algo en un país tan grande como Europa entera. Te evitas viajes y hay más vigilancia”, señala Vero Boquete, una de las dos españolas, junto a Celia Jiménez, que juega allí (la primera en el Utah Royals y la segunda en el OL Reign).

“Nosotras llevamos 15 días entrenando por parejas y esta semana hemos empezado a hacerlo en grupos de ocho después de superar los test. Por la mañana nos tomamos la temperatura y se la mandamos al club, y cuando llegamos a las instalaciones nos vuelven a hacer un control y nos desinfectamos las manos. Durante la competición nos harán dos test por semana”, explica Boquete. Esta será la primera gran cita deportiva que arranque en Estados Unidos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS