El gran desconfinamiento del Villarreal

El equipo se ha convertido en la gran revelación de la vuelta de LaLiga, con 16 puntos sumados de 18 posibles, con las mejores parejas nacionales de centrales y arietes

Gerard Moreno, delante de Moi Gómez, celebra uno de sus goles contra el Betis en el Villamarín este pasado miércoles.
Gerard Moreno, delante de Moi Gómez, celebra uno de sus goles contra el Betis en el Villamarín este pasado miércoles.Manuel Gomez / AFP7 / Europa Pre (Manuel Gomez | AFP)

No hay equipo en LaLiga que haya experimentado mayor metamorfosis positiva posconfinamiento que el Villarreal, un cambio de imagen radical que le ha convertido en la revelación en este sprint de 11 jornadas de las que se llevan disputadas seis. En esta carrera para concluir el campeonato y dilucidar posiciones y objetivos, el conjunto castellonense ha sumado 16 puntos de 18 posibles en esta bendita desescalada para el club amarillo que vuelve a ser lo que era y se espera de él. Ha pasado de suspirar por alcanzar la séptima plaza y la clasificación por los pelos a la Europa League a soñar con la Champions, que disputa con el Sevilla, a tiro de tres puntos.

El Villarreal ha regresado en un estado de forma óptimo, quedando patente el buen trabajo diseñado por el cuerpo técnico amarillo y la profesionalidad y disposición de los jugadores. “El preparador físico, José Romero, se lo curró mucho con sesiones de mañana y tarde y de vídeo que la plantilla ha seguido al dedillo. El club hizo llegar a las casas de los jugadores el material necesario. Los futbolistas no descansaron”, revela Jesús Unanua, el entrenador de porteros y hombre fuerte del organigrama de Calleja.

Más información
Bruno Soriano: “He perdido una parte de mi vida”
Épico regreso de Bruno Soriano

El técnico, Javier Calleja, compite con el protagonismo pasado de Pellegrini y Marcelino, dos referentes para los amarillos y para el mismo Calleja, que pretende aunar lo mejor del ideario de ambos. En una Liga exprés, la mano del madrileño está siendo capital, gestionando esfuerzos y mejorando al equipo con los cambios.

Calleja lo ha tenido claro desde el primer momento y ha aplicado las rotaciones con sentido. Hasta 20 jugadores de la plantilla amarilla han entrado en el equipo en las seis jornadas dispuestas. “Desde la vuelta se está manejando muy bien el tema de las cargas, de cambios, de minutos. A mi entender, el secreto está ahí”, enfatiza Unanua. “Ahora somos sólidos. Con los recursos técnicos que tenemos y la calidad arriba, hace que estemos en un gran momento de juego, eficacia y resultados”, sintetiza Manu Trigueros las causas de la mejor versión del Villarreal.

Desde la marcha de Marcelino del banquillo de la Cerámica, en el debe del Villarreal destacaba el apartado defensivo. En una temporada de luces y sombras a la hora de resguardarse, con 40 goles encajados, el conjunto de Calleja ha mejorado sus registros tras el desconfinamiento, dejando la portería a cero en cuatro de los seis partidos que ha disputado.

Cazorla, el miércoles en el partido de Sevilla entre el Betis y el Villarreal.
Cazorla, el miércoles en el partido de Sevilla entre el Betis y el Villarreal.Fran Santiago (Getty Images)

El Villarreal es más hermético en gran medida por el rendimiento de su pareja de centrales: el experimentado Albiol, de regreso a LaLiga a sus 34 años, sigue manteniendo el nivel mostrado en la mejor fase de su carrera. Ha jugado los seis partidos completos en el retorno de la competición. A su lado, el canterano Pau Torres, de 23 años, está demostrando tener mimbres para ser uno de los mejores defensores de la década en España. Rápido al corte y elegante a la hora de dar salida al esférico, se compenetra con Albiol. Cuando no llega la defensa amarilla, aparece siempre Asenjo, el guardameta, ya recuperado de sus graves lesiones.

Ecléctico centro del campo

Calleja ha dado con la tecla. Sin renunciar al 4-4-2, el centro del campo se sostiene con el músculo de Iborra y Anguissa, centrocampistas físicos y de buen pie, bien complementados por Trigueros y a los que se ha sumado Bruno Soriano y aporta Morlanes, que dan libertad a la creatividad y toque de Cazorla, diez años rejuvenecido el asturiano, o la explosividad de Chukwueze, que vuelve a deslumbrar. El trabajo de Moi Gómez y el revulsivo de Ontiveros otorgan empaque a la medular.

El gol en el Villarreal es nacional. De los 53 tantos marcados, el tercer equipo más realizador del campeonato tras el Barça y el Madrid, 40 llevan la firma de jugadores españoles, más que ningún equipo de LaLiga. Los castellonenses tienen el lujo de contar en sus filas con dos delanteros internacionales. Gerard Moreno es el pichichi español con 15 goles, cuatro de ellos tras el retorno del campeonato. “Gerard lo tiene todo: gol, trabajo e inteligencia”, se felicita Calleja. Cazorla suma otros ocho tantos. Moreno se entiende a la perfección con Paco Alcácer, de regreso a España en enero tras su paso por la Bundesliga. El de Torrent lleva anotados cuatro goles, dos de ellos en las últimas tres jornadas. Bacca, que se encarga de dar descanso al catalán y al de Torrent, ha marcado un gol y participado activamente en otros dos. A todos ellos los espera el Barça este domingo (22.00, Movistar LaLiga) en el Estadio de La Cerámica en un duelo clave para los blaugranas si quieren mantener opciones para pelear LaLiga y vital para los castellonenses en su lucha por Europa.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS