Leo: “No hay nada más que hablar, sino que demostrar”

El capitán del Barcelona, ‘pichichi’ histórico y mejor asistente de la Liga, lanza un mensaje conciliador con Setién y azuzador para el vestuario de cara a la Champions

En foto, Messi festeja su primer gol al Alavés ante la impotencia de Roberto. En vídeo, Leo Messi se muestra satisfecho con el trabajo de su equipo.Video: ADRIÁN RUIZ HIERRO (EFE) / VÍDEO: EFE

Una Liga para olvidar, un campeonato en el que el Barça, según Messi, “no dio para más”. Tampoco ha sido el mejor curso del 10, pero sus cifras, aunque mortales si se tienen en cuenta los registros pasados, le bastan para subrayarse de nuevo. Como hizo en Mendizorroza; como casi siempre. Pichichi y mejor asistente, caramelos amargos en un torneo perdido. “Los premios individuales son secundarios. Podría ser una marca muy importante por lo significativo, pero me hubiese gustado que fuera acompañado de la Liga como otras veces”, resolvió el 10, conciliador. Y agregó: “Creo que necesitamos un poco de tranquilidad durante este parón para limpiar la cabeza y volver con más ganas que nunca. No hay nada más que hablar sino que demostrar”.

Entre otras cosas porque hace unos días criticó la gestión del club y de Setién. Lejos del discurso expuesto en Mendizorroza: “Se respondió de otra manera en actitud y compromiso, que es lo primero que hay que tener. En ganas no nos puede ganar nadie y entonces el juego será una consecuencia”.

Pacificador, Leo envió un mensaje a Setién, con quien se reunió el sábado durante más de una hora –según reveló Catalunya Ràdio-. “Debemos ser mucho más regulares. Como decía el técnico, tuvimos minutos y partidos muy buenos, y eso hay que mantenerlo”, reflexionó, antes de añadir: “Lo principal era hacer autocrítica de puertas para dentro. Nos dimos cuenta de cosas y este es un paso importante para lo que viene, que será complicado”. Se refería al Nápoles, a la Champions. Setién, que se mostró tranquilo por su futuro, añadió: “Hemos hablado y este partido servirá para afrontar el futuro con mucha más confianza y un estado de ánimo diferente”·

También quiso hablar de Leo. “La relación entre nosotros es más o menos como con todos. Hay jugadores que son más abiertos, que te comunicas mejor, que tienes más o menos relación. Pero con Leo es buena, de un entrenador con un jugador. Con sus cosas evidentemente”. Y, ya como míster, piropeó su fútbol: “Leo suele decidir dónde ubicarse y generalmente lo hace bien. Ante el Alavés lo hizo en los últimos metros y en un jugador con esas capacidades, cerca de la portería rival, pues es mejor porque ahí no es fácil recibir. Pero a veces se le necesita un poco más atrás para guardar el balón y en ocasiones fuera del área es más difícil de detectar”. No fue así en Mendizorroza.

Reñido con los palos el Barça, pues en tres ocasiones los postes escupieron los disparos azulgrana (Riqui Puig, Messi y Arturo Vidal), Leo decidió ponerse el frac. Recibió en el costado, levantó la cabeza y aguardó a la llegada de Ansu Fati para regalarle un centro que acabó por empalar y embocar. Asistencia de gol, la número 21 —sale a una media de 0,63) en una temporada que nadie le ha discutido la estadística, pues Oyarzabal, segundo en la lista aunque con el envite ante el Atlético por disputar, sumaba 11.

0,75 goles por encuentro en la Liga

Quedaban más dudas por el máximo goleador, con Benzema pisándole los talones, 21 dianas por las 23 que sumaba Leo antes del Alavés. Lo probó de falta pero lo festejó en una contra tras un pase medido de Riqui, amago y a la red. Nada que no repitiera en el segundo acto, después de ponerle, a bote pronto, el lazo a un centro de Jordi Alba. 25 goles en 33 partidos (lo que sale a una media de 0,75 por encuentro) y un Pichichi que supone todo un récord histórico porque es la séptima ocasión que lo consigue por los seis que consiguió Telmo Zarra (entre 1944 y 1953).

Es la cuarta vez consecutiva que Leo se proclama el mejor goleador de la Liga, registro solo compartido por Di Stéfano (del 56 al 59) y por Hugo Sánchez (del 85 al 88). Pero ni los tantos ni las asistencias de Leo le han servido al Barça para mantener el trono.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS