La asombrosa rebelión del Eurogranada

El equipo andaluz ha pasado en un año de Segunda a Europa con la tercera plantilla más barata de LaLiga

Los jugadores del Granada mantean a su entrenador, Diego Martínez.
Los jugadores del Granada mantean a su entrenador, Diego Martínez.Miguel Ángel Molina (EFE)

”Eterna lucha”. Es el lema del Granada, que reza orgulloso en un mural la ciudad deportiva del conjunto andaluz. Por primera vez en 89 años de historia, el Granada jugará en Europa. Es el resultado de una campaña extraordinaria, donde la conjunción de diversos factores ha acabado en un éxito sin precedentes para la entidad.

El Granada jugará las previas de la Liga Europa con un presupuesto de 60 millones de euros y una plantilla cuyo límite salarial quedó fijado en 35, el tercero más bajo de toda LaLiga. Sólo Valladolid y Mallorca dispusieron de menos dinero para confeccionar su formación. El club nazarí ha gastado solo 8,5 millones de euros en fichajes. Son los límites económicos que acechan a un recién ascendido. El Granada se ha rebelado contra ellos para pasar de jugar en Segunda a hacerlo en Europa en tan solo un año. Séptimo con 56 puntos, el equipo andaluz llegó también a las semifinales de la Copa, donde cayó en una eliminatoria muy ajustada ante el Athletic.

Escrito en un lugar bien visible del vestuario, los jugadores rojiblancos pudieron leer la frase que su entrenador, Diego Martínez (Vigo, 39 años), escribió con letra grande y clara. “Más alto que nosotros solo el cielo”. Se trata de una canción de Enrique Bunbury que sirvió de motivación al grupo en vísperas del último encuentro, el domingo ante el Athletic. La victoria por 4-0 les abrió las puertas de Europa. “Quería transmitirles a mis jugadores que no podíamos competir ante el Athletic con nervios ni angustia porque habíamos cumplido de sobra ya con nuestro objetivo en la temporada”.

Varias son las claves que explican el éxito de este Granada. Desde una base de la plantilla que subió a Primera con hambre y ganas de reivindicarse, pasando por la aportación de fichajes como Domingos, Herrera, Machís, Carlos Fernández y Soldado, hasta el enorme perfil competitivo que su técnico, el más joven de toda LaLiga, imprimió a un grupo cohesionado y sin fisuras. Partiendo de esas premisas, el Granada ha sido un equipo de ataque rápido y vertical, poderoso y agresivo en la presión en campo contrario y con muchas variantes tácticas.

“Lo que hemos hecho es extraordinario, sin duda. Si hablamos de las claves de nuestro equipo yo haría especial hincapié en que hemos sido siempre un equipo muy reconocible y, a la vez, bastante camaleónico. Todos hemos crecido mucho y hemos logrado que el Granada juegue de diferentes maneras, con futbolistas adaptados a diferentes puestos y mucha inteligencia en el campo. Creo que casi siempre supimos dar a los partidos lo que se requería para ganarlos”, advierte Martínez. “Contra el Betis, que se ha gastado 30 millones en un delantero, jugamos nueve futbolistas que habían estado en Segunda, uno de Segundo B, Neva, y Soldado. Hemos logrado competir de una manera estupenda. Podría decirle que no somos un 10 en ningún registro, pero dominamos la mayoría de las facetas del juego gracias a nuestra fortaleza mental y nuestra eficacia”, añade el exitoso entrenador del Granada, que se muestra claro en cuanto a las aspiraciones de su equipo para la próxima temporada.

“Vamos a ver, todos sabemos cuáles son nuestros límites. Hemos hecho algo extraordinario, por lo que iremos a disfrutar de Europa, pero nuestro objetivo es y será la permanencia y consolidar al Granada en Primera División”, advierte el entrenador gallego afincado en Andalucía hace ya muchos años, desde que Monchi, director deportivo del Sevilla, atisbó en él algo especial y lo fichó para su entidad como técnico de la cantera en 2009.

La séptima posición lograda este curso no mejora el sexto puesto del mítico equipo andaluz de los 70, que conquistó esa sexta plaza en 1972 y 1974. No obstante, hacerlo en una Liga como la actual con el premio de la clasificación europea, siendo un recién ascendido y después de muchos años de travesía en el desierto de la Segunda B —e incluso la Tercera División (entre 1988 y 2010)—, le confiere un valor añadido.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción