La ACB aplaza el Obradoiro-Fuenlabrada y el Tenerife-Zaragoza por dos positivos

Junto al Joventut-Unicaja que se trasladó al lunes, son ya tres los partidos afectados por la covid-19 en la primera jornada de la Liga Endesa. El Madrid vence al Gipuzkoa (70-86) con Carroll y Llull al frente

Imagen de un entrenamiento durante la Supercopa. acbphoto
Imagen de un entrenamiento durante la Supercopa. acbphoto

El presidente de la ACB, Antonio Martín, repitió durante los días previos al comienzo de la Liga Endesa una idea básica con la que apelaba conjuntamente a la paciencia y a la prevención sanitaria en tiempos de covid-19. “Hay que desdramatizar la suspensión de partidos”, aconsejó Martín. En la primera jornada ya se han vivido tres casos, por la aparición de casos positivos en los clubes. El viernes se anunció el aplazamiento del Joventut-Unicaja, y ayer se conocieron los del Obradoiro-Fuenlabrada y Tenerife-Zaragoza. Salvo nuevos cambios, el primero de ellos se jugará en Badalona el lunes a las 21.30; el segundo en Santiago este domingo a las 22.00 y el último, el más complejo por motivos logísticos, también para el lunes, en La Laguna, a las 20.30 (hora peninsular). Comienzan las apreturas teniendo en cuenta que la segunda jornada se disputa a partir del miércoles.

Para intentar anticiparse a la incertidumbre, la ACB ha preparado 17 modelos de calendario alternativo para esta temporada, en función del espacio entre competiciones y la hipótesis de suspensión completa de jornadas; y otros 20 calendarios más para contingencias más abarcables como la recuperación de partidos sueltos. Un total de 37 alternativas para un curso que suma las apreturas de las ventanas de la FIBA y las fechas olímpicas y que comienza con las dificultades previstas. En la Liga Femenina, por su parte, se han aplazado igualmente tres de los ocho partidos de la jornada: AlQázeres-Araski, Campus Promete-Quesos Pastor, y Cadí La Seu-Zaragoza.

El protocolo de la ACB marca la realización de test a todos los equipos con un máximo de 72 horas de antelación al comienzo de la jornada. Si en esos test aparece algún positivo, como ha ocurrido esta vez en Unicaja, Obradoiro y Zaragoza, el caso en cuestión es sometido a una segunda prueba a las 24 horas (ya con el equipo en régimen de aislamiento). Si el test de refrendo es negativo se retoma la normalidad. Si persiste el positivo, se repiten los test a toda la plantilla y se paraliza la dinámica de competición hasta comprobar el negativo de todos. Una vez certificada la condición de aptos, se procede a la reubicación del encuentro suspendido. Entre el primer positivo y la repetición de test a todos los miembros del equipo pasarían 48 horas, unos plazos más amplios que los que maneja LaLiga de fútbol. En la última actualización del protocolo sanitario de la ACB de cara al comienzo de la competición, se determina la existencia de un brote en un equipo cuando se detecten “tres o más casos positivos por infección activa”.

Llull, tras anotar un triple. acbphoto
Llull, tras anotar un triple. acbphoto

El Madrid supera al Gipuzkoa con Carroll y Llull al frente (70-86)

La secuencia de aplazamientos convirtió el Gipuzkoa-Real Madrid en el partido inaugural del campeonato. Se lo adjudicó el conjunto de Laso (70-86) gracias a los 18 puntos de Llull y a una ráfaga determinante de Carroll en el tercer cuarto. El impulso local chocó en ese parcial con una versión rocosa de la defensa madridista. Magarity, Faggiano, Echenique, Dee y compañía ofrecieron una prometedora imagen, pero demostraron no tener aún fraguado el cemento para contener a semejante rival.

Se presentó el Madrid en Miribilla (hogar temporal del Gipuzkoa mientras duren las obras en Illumbe) presumiendo de rotación y repertorio frente a su remozado rival, recién ascendido. Los dos grandes artífices de la conquista de la Supercopa, Campazzo y Rudy, se quedaron en casa, junto a Randolph y al canterano Tisma. Y, de salida, Laso amplió aún más la rueda priorizando los minutos para Laprovittola, Causeur y Taylor, frente a otras piezas con más carrete hasta la fecha como Alocén, Abalde o Deck. Solo el tute de Tavares reflejó su condición de imprescindible en su equipo en un mal día de Garuba.

Aprovechó el Gipuzkoa los reajustes madridistas y se animó a un intercambio de canastas que fue capaz de sostener hasta bien entrado el tercer cuarto. Con la intensidad de Radoncic, los puntos de Dee y la defensa de Echenique, los de Nicola igualaron las prestaciones de un Madrid sostenido en ese tramo por destellos de Llull, ejerciendo siempre de escolta, y Thompkins (41-41, m. 20). Pero perdieron fuelle los locales y la puntería de Carroll descosió en un santiamén la igualdad en el marcador. El escolta de Wyoming anotó 11 puntos en sus nueve primeros minutos en pista y con ese suministro, más una vuelta de tuerca en defensa y el buen manejo de Laprovittola, el Madrid sentenció. El parcial de 2-11 desembocó en un 49-61 al final del cuarto y en un 53-68 al entrar en la recta de meta. El orgullo del conjunto donostiarra le llevó a arrimarse a cuatro, pero ahí quedó desfondado. Llull aseguró el triunfo blanco con otra ráfaga de puntos.

Mientras, en el Gran Canaria Arena, el Herbalife se impuso al Bilbao Basket en una fiesta anotadora (107-102) que se resolvió en la prórroga. Beirán, Costello, Okoye y Della Valle atajaron a tiempo la sobresaliente actuación del Balvin, que logró 18 puntos y nueve rebotes para un 31 de valoración.

Sobre la firma

Faustino Sáez

Es redactor de deportes del diario EL PAÍS, especializado en baloncesto. Además del seguimiento de ACB y Euroliga, ha cubierto in situ Copas, Final Four, Europeos y Mundiales con las selecciones masculina y femenina. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS