Claudio Bravo: “Lo fácil es quedarse en el área chica y dedicarse solo a parar”

El portero del Betis repasa su trayectoria en grandes como el Barcelona o el City antes de recibir al Madrid

Bravo detiene un balón ante el Valladolid.
Bravo detiene un balón ante el Valladolid.AFP7 vía Europa Press (Europa Press)

Claudio Bravo (Viluco, Chile; 1983) ha caído de pie en el Betis. En dos partidos y tras ser reclamado por Manuel Pellegrini, el portero se ha convertido en el líder de un equipo que por primera vez en nueve años ha dejado su meta a cero en las dos primeras jornadas. Instalado en La Juliana, a apenas media hora del Parque Nacional de Doñana, Bravo espera en la noche de este sábado al Madrid, el campeón (21.00, Movistar LaLiga).

Pregunta. ¿Cuál es su motivación para mantener la ilusión a los 37 años?

Respuesta. Es muy fácil. Vivimos en un entorno de privilegio y pocas veces nos detenemos a pensar en ello. Me motiva el hecho de que este sueño del fútbol que comenzó hace muchos años aún sigue intacto. Mi motivación principal es disfrutar de mi carrera y jamás dejar de ser competitivo.

P. ¿Por qué se decidió por la oferta del Betis?

R. Fue muy fácil. Me senté con mi familia y planteamos sobre la mesa las opciones que teníamos. Mis hijos me dieron sus puntos de vista y la conclusión fue que coincidimos. Iríamos a un buen club, a un buen país, a una buena ciudad. Estamos todos encantados.

P. ¿Trabajar junto a Manuel Pellegrini fue clave en esa decisión?

R. Si Manuel está detrás de un proyecto significa que hay seriedad y compromiso. Es cierto que tenía deseos de trabajar con él, un entrenador del que considero se puede aprender. Pero también nos movió la idea de estar en una ciudad hermosa y un club del que nos habían hablado muy bien.

P. ¿Cómo ve el partido ante el Madrid?

R. Es un magnífico parámetro para seguir compitiendo. Al Madrid lo veo como todos los años, con grandes jugadores, y con la idea de buscar siempre competir en todos los frentes. Pero nosotros más que preocuparnos del Madrid nos queremos preocupar solamente de nosotros y de hacer nuestro trabajo lo mejor posible.

P. ¿Qué supuso para usted jugar en el Barcelona del último triplete?

R. Fue una etapa maravillosa. Compartí vestuario con grandes jugadores y magníficas personas, por lo que guardo un enorme recuerdo de todo lo que viví allí. Me tocó estar en años en donde se ganó todo. ¡Era un grupo increíble! Jugar con Leo, con Andrés, Xavi, Alves, Gerard, Busi, Ney, Luis, Masche... Teníamos un gran respeto entre todos.

P. Es un buen amigo de Griezmann. ¿Cómo lo ve?

R. A Antu le veo bien. Es un magnífico jugador. Siempre estaré deseándole lo mejor, ya que sé lo mucho que le ha costado llegar donde está.

P. Le tocó pelear con Ter Stegen en el Barcelona y Ederson o Caballero en el City. ¿Pueden convivir dos grandes porteros?

R. Claro que pueden convivir. Es una posición muy compleja. Juega uno y el otro debe trabajar para siempre mantenerte en alerta y no dejar que te relajes. Muchas veces es tu compañero quien te ayuda a sacar tu máximo nivel. Siempre he intentado ayudar a quien esté trabajando conmigo.

P. ¿Es Ter Stegen tan fiero como parece?

R. Marc es una persona muy trabajadora. Más que duro o fiero, es sobre todo un magnífico profesional. Su crecimiento me hace muy feliz.

P. ¿Cómo de importante es para Guardiola el juego con los pies del portero?

R. Para Pep es básico que el portero juegue y genere jugadas desde el fondo. Pero más que nada, debes entender el juego y los conceptos que él te pide. Puedes tener un muy buen golpeo de balón, pero si no entiendes los mecanismos del juego o cuándo pasar el balón y dónde, no te sirve de nada.

P. ¿Usted jugó en el Barcelona y el City por tener un buen juego con los pies?

R. A los que piensan eso les diría que no cualquier portero puede jugar en estos equipos. Es algo que solo lo entienden los que hemos tenido el privilegio estar ahí. Lo fácil es ponerte dentro del área pequeña y dedicarte solo a parar. En equipos como el Barcelona o el City la película cambia. Tu cabeza piensa más cosas. Debes ser un central, ayudar a sacar el balón limpio desde atrás para generar un ataque y así hacer superioridad. Jugar adelantado y saber leer el juego no es cosa de muchos porteros. El que no tiene esta cualidad sufre mucho. Y más en el Camp Nou con 100.000 aficionados poniéndose nerviosos porque el portero no sabe controlar o pasar un balón. No te perdonan que le pegues a la grada. Yo disfruto haciendo algo que muy pocos hacen.

P. ¿Cuántas veces le hablaron de Arconada en la Real?

R. Recuerdo perfecto cuando llego a Donosti y me dicen el primer día: vas a jugar en la portería donde jugaba Arconada. Sabía lo que significaba ponerse ahí. Era una motivación extra y un verdadero privilegio. Mi paso por la Real fue maravilloso. Mis hijas tienen un gran nivel de vasco y Maite, que tiene 13 años, nació en Donosti. Es nuestra donostiarra.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS